Strike 3: Career of Evil

Strike 3: Career of Evil

Strike 3: Career of Evil

Series: Strike

3.5 Stars

Summary

Después de que Robin reciba la pierna de un cadáver, la mujer y Strike comienzan a investigar quién puede ser la víctima y el remitente de tan macabro envío.

Coder Credit

Cormoran Strike y Robin Ellacott están de vuelta para un tercer caso basado en la novela del mismo nombre de Robert Galbraith, seudónimo de la escritora J.K. Rowling. Al igual que ocurriera con el libro anterior, la trama se divide en dos episodios y otra vez echamos a faltar algo más de tiempo para presentar bien el caso y los personajes. El ahorrar gastos quitando un capítulo provoca que los espectadores que no hayan leído el libro puedan sentirse perdidos en más de una ocasión.

Tras más de cinco meses desde la emisión de las adaptaciones de los dos libros anteriores, llega “El Oficio del Mal”. Además del caso principal y único que involucra directamente a nuestros protagonistas, sabremos algo más sobre su pasado sobre todo del de Robin y el por qué abandonó la universidad, hecho que habían mencionado con anterioridad pero sin explicarnos sus motivos.

También veremos cómo el prometido de la mujer, Matthew, sigue sin estar contento con el trabajo de Robin y mantiene su odio y desconfianza hacia Strike, quien también va a pasarlo mal con el caso ya que lo obligará a recordar momentos amargos de su pasado. La historia comienza bien estructurada pero hay que admitir que la resolución del caso es demasiado confusa y enrevesada, algo que podría haberse evitado concediendo más minutos a la adaptación. Deberían replantearse regresar al formato de tres episodios para el próximo libro “Lethal White” (cuyo lanzamiento se espera para este año).

La pareja tiene cada vez más compenetración

Episodio 1.

La vida sonríe a Robin cuya boda está cada vez más cerca y, pese a que no tienen demasiados casos, se siente muy a gusto con su trabajo como detective. Comenzamos viéndola tomar algo con Mathhew y unos amigos, una quedada en la que no faltan las críticas a Strike, pero a la vez nos lo intercalan con la escena de una adolescente llegando a un edificio al que también llega Strike. No sabemos muy bien lo que ocurre pero la joven acaba siendo asesinada.

Es a la mañana siguiente cuando Robin recibe un paquete de un mensajero al que no vemos la cara, está muy atareada con los últimos preparativos del enlace pero todo queda en un segundo plano cuando abre la caja y encuentra una pierna humana. Strike se encuentra en su oficina y corre a ver lo que ocurre, llamando enseguida al detective Wardle para que la policía lo investigue. Mientras tanto, nuestro protagonista ha visto unas marcas en la pierna y empieza a tener una idea de quién puede ser la víctima y la persona que la ha mandado.

Strike tiene tres posibles sospechosos que lo odian, tres hombres a los que investigó en el pasado cuando trabajaba como policía en el ejército o que forman parte de su pasado. En primer lugar está Niall Brockbank, un pederasta que abusaba de su hijastra Bettany pero la adolescente retiró su denuncia y el tipo quedó libre. Hay que añadir que Strike llega a pensar incluso que la pierna es la de la joven. El segundo nombre es Donald Laing, también militar que maltrataba a su mujer y su hija y acabó en prisión gracias a Strike.

El tercer sospechoso surge cuando la policía examina la caja que contiene la pierna y encuentran una nota con la letra de una canción que la madre de Strike tenía tatuada. Éste piensa enseguida en su padrastro: Jeff Whittaker, de quien piensa que asesinó a su madre aunque nunca pudo probarlo. Toda la investigación se centrará en estos tres hombres, encontrar su paradero y ver si han tenido la oportunidad de cometer el crimen.

Robin se asusta al abrir el terrible envío que ha recibido

Strike pide ayuda a un amigo para que localice a Whittaker, mientras que Robin y él serán los que se encarguen de localizar a los otros dos sospechosos. El problema viene por parte, como no, de Matthew que vuelve a molestar con su mera presencia en escena. Esta vez se dedica a preguntarle a su prometida por lo ocurrido y a comentar que no entiende la lealtad de Robin a Strike, ella argumenta que únicamente son amigos y le da por comparar su amistad con la de Matthew y su amiga Sarah.

Lo que ella no sabía es que Mathhew la engañó con su amiga varios años atrás, una noticia totalmente devastadora que hará que rompa el compromiso. Cuando no aparezca a trabajar en la oficina, Strike se preocupará y no tardará en buscarla y dar con ella en un pub donde ha bebido de más. Allí nos enteramos del secreto que Robin ha estado guardando todo este tiempo, abandonó la universidad porque fue víctima de una violación. Se encerró en casa de sus padres y, para colmo, acaba de enterarse que su novio le fue infiel en esa época.

Strike la escucha en silencio dejando que se desahogue pero no permite que se vaya a un hostal de mala muerte sino que la lleva hasta un bonito hotel, alguien los está siguiendo en las sombras. Strike se da cuenta por lo que le pide a Robin que cierre bien la puerta y no abra a nadie, será cuando salga corriendo para tratar de dar alcance a su acosador pero ya sabemos que el hombre no puede forzar la pierna y lo acabará perdiendo entre las calles de Londres.

Robin se negará a quedarse apartada del caso, necesita centrarse en el trabajo y no hay quien impida que haga algo cuando ya lo tiene decidido. Para entonces reciben noticias de la policía y es que la pierna pertenece a una adolescente de 16 años, lo que descarta la teoría inicial de Strike de que perteneciera a Brittany. Pero también han encontrado información en el teléfono de la chica que dan a entender que Strike la citó allí y las cosas comienzan a complicarse para el detective privado.

Robin le confiesa todo a Cormoran

Pero eso no los va a detener y cuando encuentran una posible pista sobre dónde podría estar Brockbank, Robin y Strike no dudan en salir de Londres y conducir hasta una localidad alejada para enfrentarse con la hermana de su sospechoso. Strike no puede hablar con ella porque lo reconocerá, así que será Robin la que haga el trabajo, simulando ser una abogada que puede conseguir una cuantiosa indemnización para el hombre por ser veterano de guerra.

La mujer culpa a Strike de todo lo que le sucedió a su hermano, pero la idea de poder conseguir algo de dinero le suelta la lengua y le explica que Brockbank vive en Londres actualmente. Antes de regresar a la capital del país hacen otra parada cuando Wardle les da un pista sobre Laing, quien ya cumplió su pena en prisión. Así llegan hasta la ex pareja del hombre, éste le robó todas sus joyas y dinero pero no les da información que sea útil.

Cuando vuelven a Londres, cada uno con sus propios demonios personales, veremos el enfrentamiento de Strike con su padrastro pero no logra sonsacarle nada. Pero las cosas empeoran porque alguien ha filtrado a la prensa una fotografía en la que Strike sale en un bar junto a la joven asesinada, incriminándolo como principal sospechoso.

El detective sigue sin perdonarse la muerte de su madre

Episodio 2.

Seguimos justo donde nos quedamos, ahora Strike tiene que prestar declaración ante la policía aunque ha quedado claro que ni Wardle ni su compañera creen que sea el asesino. Por su parte, Robin ha logrado contactar vía telefónica con Brockbank y está preocupada porque al llamar por teléfono respondió una niña pequeña, conociendo el historia de abusos y pederastia del hombre, no se va a quedar tranquila y necesita hacer justicia.

Será Strike quien vaya en busca del tipo ya que sabe que trabajaba en un club de streaptease e irá recorriendo varios locales hasta dar con una bailarina que le ofrezca algo más información, como el nombre de su actual novia. Robin tampoco ha perdido el tiempo y logra encontrar el edificio donde vive Laing, el problema es que hay muchos apartamentos y van a tener que ir uno por uno preguntando a los vecinos. Strike tropieza casualmente con el criminal que está hecho polvo y tiene dificultades para caminar, motivo por el que el detective lo tachará de su lista de sospechosos.

Vemos que la relación entre Strike y Robin se ha ido estrechando, pero si bien en el libro éramos mucho más conscientes de ello debido a los pensamientos de uno y otro, en la serie todo ocurre muy precipitado y no parece que haya nada más que una bonita amistad aunque en realidad se esté gestando algo más, como podemos ver en un sueño que tiene Strike donde su madre le dice que alguna vez querrá mucho a una mujer y resulta muy evidente que ésta es Robin. ¿Pero cuándo ha ocurrido?

Otra vez vuelvo a criticar la falta me metraje para ir viendo mejor como los sentimientos de Strike van cambiando, pero los cambios con respecto al libro son más exagerados que en las otras dos novelas. Si ya me quejaba de lo poco que cuentan del hermanastro de Strike o de sus amigos Nick e Ilsa, está claro que ver cómo su cariño y preocupación hacia Robin se convierten en algo más tampoco nos es mostrado como es debido.

Las cosas evolucionan entre los protagonistas

¿Y qué sucede con Robin? La mujer también se siente más unida a Strike pero no da muestra de que haya nada más, después de todo acaba de romper su relación con su novio de muchos años o eso creíamos, porque al volver a casa se encontrará con Matthew que quiere disculparse... ¡Y ARREGLAN LAS COSAS! Con lo inteligente que es Robin y duele ver que sea capaz de perdonar a Matt por lo que le hizo, lo siento, pero no hay nada que este hombre pueda hacer para que me caiga mejor. No es solo que la engañara cuando más vulnerable estaba, es su continuo desprecio a Strike, el querer forzar a Robin a que deje su trabajo...

Por si nos quedaba alguna duda de que el detective está enamorado de su compañera nos lo dejan perfectamente claro cuando va a visitarla a la mañana siguiente y ve que vuelve a llevar el anillo de compromiso. Accede a que Robin vuelva a su pueblo para seguir con los preparativos de la boda, al menos estará a salvo fuera de Londres, y continúa él solo con el caso. Su primera visita es la hermana de la joven asesinada para presentarle sus condolencias y buscar alguna pista.

La mujer se muestra partidaria a hablar con él y ayudarlo, mientras que su novio no quiere que Strike entre en casa y menos aún mantener una conversación, por lo que tan solo será la hermana de la chica la que responda a sus preguntas. Nos desvelan que Kelsey, nombre de la víctima, era una gran admiradora de Strike y éste usa la típica excusa de tener que ir al baño para indagar por la casa y sacar fotos de todo aquello que encuentra interesante.

Strike saca información de donde puede

La vuelta de Robin a Londres trae una buena y una mala noticia, la buena es que tiene la dirección de Brockbank, la mala es que el asesino se ha colado en la casa que comparte con Matt y ha dejado un dedo humano. La investigación prosigue pero todo se tuerce cuando Robin es atacada de noche por el criminal, podría haberla matado pero la mujer logra defenderse y activar una alarma antiviolaciones que lleva consiga y que lo obliga a huir.

Es entonces cuando Matthew ya pierde del todo los estribos y culpa a Strike de estar poniendo en peligro a Robin, pese a que la mujer sigue queriendo mantener su trabajo y le explica a su jefe que Whittaker no puede ser su agresor porque es muy delgado y el tipo que la atacó tenía una constitución más recia, por lo que solo queda un sospechoso: Brockbank.

Pensando que Strike no va a hacer nada por el momento, y temiendo que el pederasta pueda hacer daño a las hijas de su novia, Robin decide ir a hablar con la pareja del tipo para decirle que Brockbank es un peligro. Para ello pide la ayuda de Shanker, el amigo de Strike, como refuerzo por si las cosas se tuercen. El criminal escapa, pero Robin logra abrir los ojos a la mujer y eso la hace sentirse mejor. Su alegría durará poco ya que Strike se enfada con ella por haber hecho que pierdan la pista del único sospechoso que tenían y la despide.

Con Robin malherida, las cosas no pueden estar más tensas entre Matthew y Strike

A partir de aquí todo pasa tan apresurado y tan pobremente explicado que más de uno se habrá perdido con la resolución del caso. Comienza con Strike regresando al cementerio a visitar la tumba de su madre, allí encuentra una maceta con una planta dentro que su tío ha dejado allí. Tras una rápida llamada a su pariente, que le comenta que la planta florecerá en junio y Strike ya sabe quién es el asesino.

Y es que ha recordado haber visto esa misma planta en una foto en la casa de la hermana de la víctima, ¿conclusión? El novio es el asesino. Pero no solo eso, sino que se trata de Laing que es un maestro del disfraz y engañó al detective fingiendo tener unos problemas para caminar que en realidad no padece.

Strike se cuela en casa del culpable y allí encuentra pelucas, lentillas y otros elementos de maquillaje además de varios cuchillos y trozos de cuerpos humanos congelados en la nevera. Laing llega de improviso y ambos forcejean pero Strike sale victorioso y lo detiene. Ahora solo queda comunicárselo a Robin pero no puede contactar con ella porque Matthew ha bloqueado su número para que el móvil de la mujer no acepte las llamadas del detective.

La solución del caso es lo que hace que el episodio acabe cojeando mucho

Strike convence a Shanker primero para ir a hablar con Brittany para comunicarle que su padrastro ha sido detenido y disculparse por no haber podido encerrarlo antes. Y después irá deprisa y corriendo hasta la boda de Robin y Matthew donde llega por los pelos, organizando un pequeño caos al tirar unos jarrones y haciendo que todos se giren. Robin sonríe al verlo allí, y justo da el sí quiero, completando su unión con su ahora marido.

Ahora que sabemos que Strike está enamorado de Robin pero ella es una mujer casada veremos a ver cómo pueden seguir trabajando juntos y cómo lidiará con ello el protagonista. Así nos quedamos hasta una fecha aún por determinar.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.