Stéphanie Di Giusto: “Creía que no era capaz de hacerlo”

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Stéphanie Di Giusto, directora de la película La Bailarina, de la cual ya publicamos nuestra opinión.

Un biopic acerca de la bailarina Loïe Fuller protagonizada por Soko y Gaspard Ulliel y que se estrena en España el próximo 4 de noviembre.

Series On Day: Es tu película debut, ¿cómo te ha cambiado la vida?

Stéphanie Di Giusto: Me estás haciendo una pregunta que me puedo echar a llorar ahora mismo. Creía que no era capaz de hacerlo.

SOD: ¿Cómo te introdujiste en este mundo? ¿Hubo alguien que te inspirara?

SDG: De hecho, siempre me había apasionado el cine. Pero estaba como muy inhibida con la idea de hacer cine. Para mí los grandes eran Jane Campion, que es una de las primeras directoras que me cambió cuando vi "Un ángel en mi mesa" o "El piano", por ejemplo. No soy muy original cuando digo esto, pero creo que cambió a mucha gente, transformó a mucha gente con esas películas. Por ejemplo también "El espejo" de Tarkovski. Eran cosas con las que vivía todos los días porque yo estudié bellas artes, por tanto todo lo que es hermoso me interesa: la pintura, la fotografía, la literatura… Cuando leo, cuando escucho música pienso "¿pero cómo podemos componer esto?".

SOD: ¿Cómo surge la idea para la película?

SDG: Fue una pura casualidad. Encontré una foto en blanco y negro de un torbellino de velo y veía a través de esa gasa a una mujer y empecé a leer sobre ella. Y entonces pensé "¿cómo no existe una película sobre ella?". Veía como el cine no la prestaba atención. Me parecía una locura. Y no reflexioné, no pensé en nada, empecé a escribir sin pensar que podía ser una película, pero escribí un guion.

Luego dejé de hacerme preguntas y lo hice. Fue ella la que me dio realmente el valor para hacer mi primera película.

stephanie-di-giusto-creia-que-no-era-capaz-de-hacerlo-2

SOD: Has trabajado tanto de directora como de guionista, ¿con qué parte has disfrutado más?

SDG: Todo era nuevo, creo que me gustó todo y sobre todo en cada etapa iba apreciando la cosas porque cuando empecé a escribir hay una especie de inconsciente, una especie de fe de la primera vez que te empuja. Cuando empecé a escribir me pareció formidable. Luego cuando buscaba productor… no me lo creía. Me dije que esta película no iba  a poder existir, era demasiado complicada, una película de época, muy cara… Y quería tener a Soko, una actriz que no es muy conocida. Sabía que era prácticamente una misión imposible.

Luego, no se que ocurrió cuatro semanas antes, que un actor me dejó plantada y la preparación de la película se paró. Entonces luché para que otro actor viniera y poder volver a hacer la película. Y cuando volví a rodar me parecía un milagro; dije “por fin voy a hacer mi primera película”. Por tanto te va llevando un poco ese empuje y esa fe que hace que apreciara cada momento. En condiciones extremas conseguía disfrutar porque sabía que era una suerte increíble.

SOD: ¿Por qué Soko era la perfecta Loïe y no otra actriz?

SDG: Porque la conocía bien, para empezar. La había visto en "Agustine", donde era protagonista en la película de Alice Winocour. Es muy buena actriz y era muy importante para mí tener una persona con una feminidad fuera de la norma que estaba muy lejos de los clichés y de las mujeres que aparecen en las revistas. Me gustaba su lado punk, necesitaba ese punk para el personaje. Y también es importante porque Soko no es solo una buena actriz, sino que también es cantante, compositora... Es una artista. Y pensaba que Fuller iba a dialogar con ella e iban a hacer algo personal. Y que Soko sobre todo se implica muchísimo cuando hace cine. Además no se la dobló en ningún momento, todas las imágenes que ves, no hay dobles, es ella. Se entrenó durante dos meses ocho horas al día. Le dolía toda las mañanas el cuerpo y como dice muy divertida ella: “nunca había bailado en su vida, era como el hipopótamo de clase”. Para ella era un reto que pensaba que nunca iba a conseguir. Nunca dudé de ella.

img_5225

SOD: Louis d'Orsay, el personaje que interpreta Gaspard Ulliel no existió en la realidad, ¿por qué decidiste crearlo?

SDG: Antes de permitirme inventar este personaje hay que tener en cuenta que Loïe Fuller se casó con un americano, del que creo que no consiguió divorciarse, que le permitió conseguir un poco de dinero para lanzar su carrera. Por tanto, me permití esa licencia, esa creación. Quería poner en tela de juicio la sexualidad de Loïe. Ella era homosexual, pero precisamente, y lo que es interesante era enfrentarla a un hombre. Y no cualquier hombre. Lo que me gustaba en Louis d'Orsay es que encarna ese siglo que nos enmueve y es como si conociera  a un fantasma que está anclado en su época y que no quiere evolucionar, contrariamente a ella, que ya está en el siglo nuevo. Y me pareció interesante enfrentarles a los dos.

Tienen un punto en común de ser autodestructivos, en cierto modo. Él es adicto a la droga y ella es adicta a su arte. Por tanto, todo eso es una manera de plantear la cuestión. Y también contar la historia de dos impotentes, me parecía interesante. Y al final nos damos cuenta que hay una pareja que se crea y no hay amor posible. El único combate de él es ella porque está enamorado, es evidente, pero sabe que es imposible, me parecía hermoso. Cuando está en el baño con ella, en la escena en la que están en la bañera no hay sexualidad pero hay mucha sensualidad entre ellos. Y me gustaba la idea de crear algo nuevo. El cine sirve para eso. Pero no quito para nada la homosexualidad de Fuller, no la niego. Se ve muy bien con su relación con Isadora Duncan (Lily-Rose Depp) y en la relación con la mujer de su vida que es Gabrielle (Melanie Thierry), que se quedara toda su vida con ella. Pero lo primero de todo para Loïe Fuller es el arte, su pasión.

SOD: Ya para terminar, ¿estás trabajando ahora mismo en algún proyecto?

SDG: Sí, de momento estoy escribiendo. Espero no tardar otros 6 años en hacer mi próxima película. Estoy escribiendo varias cosas, tengo dos proyectos en paralelo, y que gane el mejor.

The following two tabs change content below.

Miriam Cortés

Los hermanos Winchester me metieron en este mundo llevándome hasta el mismo Infierno y así conocer otras historias. En mis ratos libres estudio magisterio para así crear la próxima generación seriéfila.

About Miriam Cortés

Los hermanos Winchester me metieron en este mundo llevándome hasta el mismo Infierno y así conocer otras historias. En mis ratos libres estudio magisterio para así crear la próxima generación seriéfila.