Star Wars Episodio IX: El Ascenso de Skywalker

Star Wars Episodio IX: El Ascenso de Skywalker

Star Wars Episodio IX: El Ascenso de Skywalker

2.5 Stars

Summary

La batalla entre La Primera Orden y lo que queda de la Resistencia se aproxima a su final, pero una nueva amenaza se esconde en los confines de la galaxia.

Coder Credit

Llega el esperado desenlace de la nueva trilogía que pone punto y final a las aventuras de los Skywalker, y lo hace con una película irregular y que suscita diversidad de opiniones. La impresión que nos queda en que han querido apelar a la nostalgia de los fans más acérrimos de la saga pero la historia se queda algo coja y con un guión bastante flojo. Os contamos nuestra opinión sin Spoilers.

No vamos a decir que El Ascenso de Skywalker es una cinta aburrida porque no lo es, tiene acción a raudales y unos efectos especiales y visuales maravillosos, pero si le quitamos todo eso nos quedamos con un argumento muy sencillo que no nos aporta demasiado. La historia de Rey y sus amigos se desvanece entre tanto combate, nos dan algunas respuestas pero no terminan de resultar satisfactorias.

¿Se puede disfrutar de la película? Por supuesto, pero hay que ir sabiendo que no nos vamos a encontrar una trama elaborada y bien enlazada, sino que más bien presenciaremos multitud de escenas de acción, luchas y peleas perfectamente coreografiadas y poco más. Seguiremos a Rey, Finn y Poe quienes emprenderán su propio camino con la esperanza de encontrar la manera de derrotar a sus enemigos.

 

La Resistencia con la General Leia Organa a la cabeza continúa al pie del cañón, cada vez quedan menos pero se niegan a rendirse a la amenaza que representa un Kylo Ren cada vez con más matices. La evolución del personaje de Adam Driver es lo mejor de toda la trilogía, y podemos ver en su rostro todos los debates internos que padece y la eterna lucha entre la luz y el lado oscuro, si al principio su fichaje no terminaba de convencer a algunos de los espectadores no podemos más que acabar alabando su labor, aportando algo de sustancia a una película que, salvo en algunos momentos, parece carecer de alma y corazón.

Seguramente toda la parte de la Resistencia habría tenido un mayor peso en la historia de haber podido contar con Carrie Fisher, la veremos en varias escenas recuperadas de metraje no empleado anteriormente pero no le hacen la justicia que merecía uno de los personajes más icónicos de la franquicia.

También veremos rostros y lugares conocidos que no habían aparecido hasta ahora en la nueva trilogía, un punto más para contentar a los fanáticos de las películas clásicas pero en algunos de estos casos su presencia no termina de resultar convincente con el canon que ya conocemos.

Otro de los problemas a los que se enfrenta el Episodio IX es que hay momentos en los que no sabemos si realmente estamos viendo La Guerra de las Galaxias u otra cosa, porque nos queda la sensación de que nos hemos perdido algo y ahora la Fuerza es capaz de hacer cosas que antes ni siquiera podíamos soñar. ¿Tanto es pedir un poco de consistencia en este sentido?

 

Al final la pregunta es clara: ¿Recomiendo ver El Ascenso de Skywalker? Sí y no. Si sois fans de las dos entregas anteriores y os recreáis en cada escena de acción acompañada con la siempre fantástica música de John Williams y tembláis de emoción con el sonido de un sable láser: la respuesta es un rotundo sí, disfrutaréis con la película. Si, por el contrario, preferís que haya un argumento consistente que acompañe a la acción, seguramente salgáis decepcionados de la sala del cine.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.