‘Somos los Mejores: Una Nueva Era’ apela a la nostalgia

Somos Los Mejores: Una Nueva Era

Somos Los Mejores: Una Nueva Era

Series: Somos Los Mejores: Una Nueva Era

3 Stars

Summary

Cuando Evan es expulsado del equipo de hockey sobre hielo de Los Patos, su madre hará lo imposible por crear su propio equipo para que pueda jugar.

Coder Credit

La nueva serie de Disney+  apuesta por la nostalgia de toda una generación de niños que crecieron viendo como un grupo de inadaptados terminaba convirtiéndose en grandes estrellas del hockey sobre hielo.

Han pasado casi treinta años desde que Disney estrenara la película de Somos Los Mejores. Una cinta familiar protagonizada por Emilio Estévez y un jovencísimo Joshua Jackson que empezaba a dar sus primeros pasos en el cine y la televisión. La película funcionó muy bien entre el público y se convirtió en toda una franquicia a principios de los noventa que terminó contando con dos películas más.

Somos Los Mejores: Una Nueva Era apela al espíritu nostálgico de la generación de niños que crecieron viendo al equipo de los Patos y que ahora tienen, muy probablemente, hijos pequeños con los que poder disfrutar no solo de la historia original sino, también, de esta nueva propuesta. 

El primer episodio de la serie recuerda mucho a la película original. En él seguimos la historia de Evan, un niño de 12 años al que no seleccionan para formar parte del equipo de Los Patos, el mejor equipo juvenil de hockey sobre hielo de Minnesota. Su madre, Alex (Lauren Graham), le anima a que forme su propio equipo. Hasta aquí la trama recuerda mucho a la historia original, sin embargo, el gran acierto de la serie es expandir un universo ya existente, actualizándolo al mismo tiempo que cuenta su propia historia.

Si en las películas veíamos un equipo de jóvenes deportistas que simplemente querían pasarlo bien jugando al hockey y en las que el éxito deportivo no era sino una feliz consecuencia de ello, en esta nueva era se nos plantea la misma historia desde un punto de vista totalmente opuesto. Los Patos es ahora un equipo ultracompetitivo que lucha por estar siempre en lo más alto. Su nivel de exigencia es tal que los chavales ya no juegan para pasarlo bien sino porque se esperan grandes cosas de ellos. En esta atmósfera ¿qué pasa con aquellos que no son lo suficientemente buenos? 

Esta es la historia que quiere contar la serie y para ello no duda en hacer que aquellos que antaño fueron los héroes de la historia sean hoy los villanos. Si en los noventa el equipo de Los Patos surgió como una respuesta natural que luchaba contra los equipos elitistas y ultracompetitivos, el mismo equipo hoy en día ha sido fagocitado por el hambre de títulos deportivos. Su espíritu está muy lejos de aquello que los hizo grandes en un primer momento y sin darse cuenta se han convertido en aquello que detestaban. Esta inversión de roles funciona muy bien en el episodio piloto. Todo un acierto que dota de personalidad e interés a la historia que pretende contarnos, y hace que los que crecimos viendo a Los Patos nos llevemos las manos a la cabeza. Ya no reconocemos a este equipo como el nuestro y mentiría si no dijera que estoy deseando llegar al final de la temporada para ver como el grupo de inadaptados perdedores les da una buena lección de deportividad.

Parte del éxito de la historia original residía en el cásting, liderado por Emilio Estévez. El grupo de chavales que aprendía a jugar al hockey estaba lleno de personajes interesantes e inolvidables. Por eso no es de extrañar que para la serie hayan logrado un reparto que nada tiene que envidiar al original. La voz cantante la lleva Lauren Graham, la madre coraje que hará lo que sea con tal de hacer que su hijo Evan vuelva a disfrutar del deporte que ama. Es la única voz de la razón en un grupo de padres que parece más preocupado en que sus hijos logren éxitos casi imposibles que en la propia felicidad de los chavales. Un papel que la actriz resuelve de manera más que solvente. 

Aunque el corazón de la serie es, sin ninguna duda, el nuevo equipo de chavales liderado por Evan (Brady Noon). Este primer episodio nos deja con un simple vistazo rápido a sus integrantes, cada uno de ellos con una historia propia y que previsiblemente se irá desarrollando conforme vaya avanzando la temporada. Entre ellos destaca Nick (Maxwell Sinkings) un joven entusiasta que rápidamente se convierte en todo un robaescenas. Y es que es imposible no cogerle cariño al preadolescente que siempre tiene un comentario gracioso a punto para  la ocasión.

Pero sin duda el gran acierto de la serie es recuperar el personaje de Gordon Bombay (Emilio Estévez). El entrenador que construyera el equipo original de Los Patos es hoy un exjugador de hockey sobre hielo que no duda en mostrar su desencanto con un deporte que parece haberle dado algún que otro disgusto. En este primer episodio su presencia es casi anecdótica, manteniéndose siempre en un segundo plano, dejando muy claro que no quiere tener nada que ver con el mundo del hockey. Pero su actitud no engaña a nadie. Todos sabemos que es cuestión de tiempo que se ponga al frente del equipo de perdedores. Aún así, la serie sabe dejar muy claro que los protagonistas son los niños. El regreso de Bombay no es más que un ingrediente más para una fórmula que funciona por sí sola. 

La historia de los “buenos” desamparados que solo quieren pasarlo bien no es nueva. Es una fórmula que siempre ha funcionado y que se lleva explotando en el cine y la televisión desde sus inicios. Somos los Mejores: Una Nueva Era no es la excepción. Su propuesta amable, inocente y familiar funciona. El espíritu de lucha de este equipo de perdedores es el verdadero sello de identidad de la franquicia, más allá del nombre o del logo que caracteriza al equipo. Tal vez tarde en llegar el éxito deportivo aunque el éxito entre el público ya lo tienen asegurado.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.