Sharp Objects, la genialidad de Gillian Flynn

Sharp Objects

Sharp Objects

4.5 Stars

Summary

Camille Preaker es una reportera que vuelve a su pueblo natal para investigar sobre los asesinatos de unas jóvenes.

Coder Credit

Amy Adams se pasa a la televisión en la que probablemente sea una de las mejores series de esta temporada. Sharp Objects (Heridas Abiertas en España) se estrenó en HBO el 8 de julio y durante ocho semanas nos ha tenido en vilo e hipnotizados por las actuaciones de su reparto, en concreto, sus tres protagonistas absolutas.

Este artículo contiene spoilers de toda la serie, así que abandonad la página si no la habéis visto. Quien avisa no es traidor.

Jean-Marc Vallée se pone detrás de las cámaras para dirigir todos los episodios de esta serie basada en la novela de Gillian Flynn del mismo nombre. La autora de Perdida publicó este thriller en 2006 (la primera de las tres que ha escrito de momento) y ha colaborado en la realización de la serie, tanto como guionista como productora ejecutiva.

Camille "no sin mi vodka" Preaker

Emmy Amy Adams interpreta a Camille Preaker, una reportera con problemas de todo tipo a sus espaldas, que regresa a su pueblo natal, Wind Gap, para escribir sobre unos asesinatos que se han cometido. Las víctimas son dos chicas jóvenes y sus muertes han sido bastante violentas, por lo que, claro está, la policía piensa que el culpable ha de ser un hombre por la fuerza ejercida contra las muchachas.

Ya desde el inicio, tendríamos que haber sabido que Gillian Flynn daría la vuelta una vez más a las convenciones y nos traería una historia en la que las mujeres son las auténticas protagonistas, una historia en la que las mujeres son víctimas sí, pero también culpables, una historia en la que nada es lo que parece y que se libera de etiquetas y de roles preestablecidos.

Empezando por la protagonista, una joven que ha tenido un pasado muy duro y que trata de liberarse del yugo de su madre Adora, Camille no es perfecta ni pretende serlo. Es más, ella misma se ve como poco más que una superviviente (que ya es bastante de por sí aunque ella no parezca creerlo) que simplemente huye de sus problemas (en ocasiones, literalmente). Todos simpatizamos con ella casi automáticamente, pese a que le da demasiado a la bebida y a que no es que tome las decisiones más acertadas en todo momento, y casi puedo asegurar que la mayor parte de culpa la tiene el excelente trabajo de Adams, que otorga a Camille un millón de matices y expresiones.

Adora "la odiosa" Crellin junto a su hija

No podemos hablar de Camille sin hablar de su madre, Adora, interpretada maravillosamente por Patricia Clarkson. Y digo maravillosamente porque creo que desde el minuto 1 en el que sale, todos la odiamos sin poder evitarlo. Adora es una madre con más problemas de los que pensábamos al principio (... que ya es difícil): controladora y con su dosis de trauma en el pasado. Pero que la mujer pasara por cosas terribles en su infancia no le da derecho a comportarse como lo hace.

Pese a que sus acciones son horribles (¡¡¡Adora envenena a sus hijas para poder cuidarlas!!!), lo único que podemos pensar cuando por fin se revelan es... «Ni siquiera me extraña que esta persona tan horrible esté matando a sus hijas». A veces la sorpresa no está en el hecho en sí, sino en nuestra reacción ante él y cómo encaja dentro de la personalidad que se ha ido construyendo ante nuestros ojos. «Pues claro que las envenena, es Adora. Qué otra cosa nos podíamos esperar de ella». La actuación de Clarkson es de 10 también, como ya he dicho, y sus tics (¿por qué tanto tocarse las pestañas, señora?) y su forma pausada de hablar al comentar cómo nunca ha querido a su hija como quien comenta el tiempo que hace, nos ponen nerviosos y nos hacen sentir inquietos y frustrados (incluso puedo llegar a decir que sentí miedo de ella) cada vez que aparece en pantalla. Todo sin despeinarse y vestida de forma impoluta. Si es que, a veces, la aparente perfección es lo más terrorífico de todo.

Por último, en este trío de damas tenemos a Amma, la medio hermana de Camille. Un personaje al que conocemos casi sin darnos cuenta, para luego revelarse como la hermana de la protagonista. Creo que puedo decir también sin miedo a equivocarme que todos pensamos en algún momento «esta niña era muy rara». Modosita en su casa (bajo el yugo de Adora, tal y como sufrió Camille en su momento), Amma da un giro de 180º cada vez que sale del «panteón» de la familia Preaker-Crellin y se convierte en lo que en principio parece una típica chica rebelde de instituto.

Amma "qué rara eres" Crellin

¡Qué equivocados estábamos! Tras odiarla, perdonarla o incluso entenderla, el guión vuelve a sorprendernos con el giro final: Amma es la culpable de los asesinatos y junto a ella, sus dos amigas que siempre la acompañan. Estamos ante un claro caso de «abeja reina» y sus lacayas que, por miedo seguramente, hacen todo lo que ella ordena. Eliza Scanlen sólo tiene 19 años y 6 créditos en imdb, pero ha entrado en el mundo de la interpretación por la puerta grande.

La serie no profundiza en los motivos por los que Amma ha cometido tales terribles actos, pero ¿realmente importa? Ese final, que puedes perderte si te despistas y no ves los créditos al completo, es tan potente, tan sorprendente, que realmente no hacen falta explicaciones ni saber qué hará Camille tras encontrar los dientes en la casa de muñecas. «No se lo digas a mamá» es la última frase que oímos en la serie y sinceramente, como final puede parecer frustrante, pero en mi opinión, es un desenlace para no olvidar.

Además es que es imposible creer en la redención de Amma tras las escenas post créditos, pues a los dos asesinatos ya cometidos al inicio de la temporada, se suma el de la nueva amiga de la chica, a la que vemos morir en dichas escenas. Ni siquiera podemos pensar que con Adora entre rejas, Amma deje de asesinar, ¡lo ha vuelto a hacer en cuanto ha podido!

Hay muchos más personajes en la serie, desde el marido de Adora que tenía todas las papeletas para ser el asesino porque la tiranía de la mujer no se extiende sólo a sus hijas, pasando por el hermano de Natalie al que todos piensan culpable de los asesinatos, y acabando con los policías que parecían centrarse más en investigar a Camille que en hacer su trabajo, pero ninguno de ellos llega a eclipsar ni por un segundo a las tres mujeres de la familia.

Alan "a nadie le importas" Crellin y su esposa

Si es que, si lo miramos con perspectiva, era lógico que una historia tan centrada en la oscuridad de una misma familia tuviera la solución al enigma dentro de ella, pero no sabíamos lo lejos que llegaba la podredumbre. Queríamos creer que todo en Wind Gap era culpa de Adora porque era la malvada perfecta y, aunque se puede discutir que finalmente lo sea por la crianza de Amma (aunque aquí también entraría la teoría crianza vs naturaleza), Gillian Flynn nos demuestra que hay maldades de diferentes tipos y junto a ellas, mujeres que encajan en todos ellos.

Da miedo pensar que, al haberse estrenado este verano, la Academia de la Televisión pueda olvidarse de Sharp Objects el año que viene en las nominaciones (y premios) de los Emmy. Confiemos en que eso no ocurra y que alguna de sus actrices se lleve una merecida estatuilla por el gran trabajo que han realizado en Sharp Objects.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.