Shadowhunters 3×17: Heavenly Fire

Shadowhunters 3x17: Heavenly Fire

Shadowhunters 3x17: Heavenly Fire

Series: Shadowhunters

4.5 Stars

Summary

Izzy idea un plan para ayudar a Clary a liberarse de la influencia de Jonathan, pero necesitará la ayuda de Simon.

Coder Credit

Esta semana Shadowhunters nos ofrece un capítulo lleno de tensión, sobre todo a los que hemos leído los libros y nos preocupa la suerte de algunos, y de drama para todos los gustos.

Tenemos tres tramas bastante diferenciadas (aunque algunas se cruzan): por un lado, seguimos con el problema de Clary y Jonathan, por otro tenemos a los Malec con su drama particular y por último, nos encontraremos con nuevos shadowhunters y otros a los que no veíamos hace bastante tiempo.

Este capítulo se caracteriza por la tragedia y parte de esa tragedia se centra en Magnus: pese a que Alec está en su mundo de yupi y de «voy a pedirle a Magnus que se case conmigo», Magnus sigue fatal por haber perdido sus poderes. Es evidente que ambos se quieren mucho, pero el exbrujo tiene la cabeza lejos de su relación con Alec y sólo piensa en la ausencia de magia. Después de miles de años con ella, yo también me tomaría mi tiempo para llorarla.

Magnus no pasa por su mejor momento

Alec le propone una cena especial y Magnus acepta, pero cuando llega la hora a la que han quedado, Magnus no aparece hasta más de media hora más tarde. Y encima, borracho. Su cuerpo (ahora mortal) no aguanta tanto como antes el alcohol y se ha pasado ahogando sus penas. Alec intenta hablar con él, pero Magnus quiere estar solo... menos mal que Alec se muestra firme y al final, Magnus acaba derrumbándose en sus brazos llorando a moco tendido. Y hasta aquí la trama de esta pareja, porque claro, Alec no le pide matrimonio en ese momento tan duro.

Las otras dos tramas se entrelazan, pues la historia comienza con Clary y Jonathan y seguirá con Simon e Izzy y un plan que idean entre los dos. En el capítulo de la semana pasada, Clary había logrado capturar por fin a Jonathan, al que tienen encadenado (para que no se autolesione, hiriendo a Clary en el proceso) y con un bozal a lo Hannibal Lecter en una celda.

El chico no quiere hablar con nadie que no sea su hermana, y esta acepta porque confía en que sus sentimientos por Jace la ayuden a centrarse y no caer en la influencia de Jonathan. Jonathan comienza a contarle cómo era su vida en Edom y cómo Lilith lo torturaba y cómo él pedía ayuda a cualquiera que pudiera hacer algo. Podríamos pensar que nadie lo escuchaba allí abajo, pero lo cierto es que, con la descripción que le da Jonathan, Clary recuerda unas pesadillas que tenía de pequeña y que dibujaba en sus cuadernos por consejo de su madre.

Clary empatiza con su hermano y se siente culpable

Pese a que de aquellas Clary no sabía ni que tenía un hermano (ni siquiera sabía de la existencia del mundo de las sombras), la chica se siente culpable porque piensa que si lo hubiera ayudado antes, podría haber cambiado su forma de ser. Jace no lo tiene tan claro... La verdad es que creo que, tras ver todo lo que sufrió Jonathan y una espectacular escena en la que Luke Baines hace un trabajo increíble haciendo que empaticemos con su personaje, no soy la única que ha sufrido por él en este capítulo. Aunque vemos a Clary muy afectada por la situación, al final también le da la espalda... y es que lo que ha hecho hasta ahora no es fácil de olvidar: su pasado nos hace entender por qué es así pero no justifica nada de lo que ha hecho.

Clary necesita más que nunca la espada de Miguel, Gloriosa, poseedora supuestamente del fuego celestial, y la única pista que tienen son los datos de Izzy sobre el programa secreto de la Clave que se llama precisamente Fuego Celestial. Izzy acude a Simon y le pide su ayuda: la idea es «detener» a Simon (ahora se hará llamar Zeke Russo) e infiltrarlo en el programa Fuego Celestial, al que envían a subterráneos con un determinado perfil.

Alec no parece muy convencido del plan, pero Simon e Izzy insisten y, además, contarán con la ayuda de los anillos seelies para comunicarse telepáticamente entre ellos. Así que, mientras Simon acaba en una celda junto a más subterráneos, entre los que está Raphael, Izzy estará en el Instituto siguiendo sus pasos... o eso pretendía, pero las runas no funcionan tan bien como deberían y acabará pidiendo ayuda a Aline.

La hija de la Cónsul no quiere ayudar al principio a Izzy, pero acabará haciéndolo con la promesa de que, si la ayuda, podrán separar a Clary y a Jonathan y este podrá recibir su castigo. Entre investigaciones y conversaciones con Simon, descubren que Aldertree está dirigiendo este programa, que no es otra cosa que un experimento en el que les quitan a los subterráneos sus poderes, volviéndolos humanos de nuevo.

Aline acaba ayudando bastante a Izzy

Raphael consigue sin saberlo, su sueño de volver a ser humano y poder ver la luz del sol otra vez (GRACIAS GUIONISTAS POR DARLE ESTE FINAL FELIZ, AHORA DEJADLO TRANQUILO YA), pero otros subterráneos como la bruja Iris no están tan contentos con la novedad. Iris acaba muriendo, por cierto, cuando se dan cuenta de que Simon está allí infiltrado y no como un preso verdadero y ayuda a Simon y a Raphael a luchar contra los shadowhunters que los tienen presos. En todas estas escenas, aparece una nueva shadowhunter (que es medio seelie), de la que no sabemos su nombre hasta el final: Helen Blackthorn. Otro guiño a los libros.

El objetivo de Aldertree es liberar la sustancia que han creado a partir de una esquirla de Gloriosa en los conductos de agua de la ciudad para así transformar a todos los subterráneos en humanos, pero gracias a que Helen ayuda a Simon y Aline a Izzy, logran destruir toda la sustancia excepto unos cuantos viales que se llevará Simon al Instituto y con los que esperan poder separar a Clary y a Jonathan. Ah, y detienen a Aldetree.

Entre medias de todos estos sucesos, nos alegra ver pequeñas escenas entre algunos de los protagonistas: Jace y Alec (Jace sabe que su parabatai está nervioso por algo, Alec le confiesa que le va a pedir matrimonio a Magnus y Jace se alegra por él), Simon e Izzy (Simon sin camisa en su casa e Izzy tirándole una camiseta para que se la ponga), Helen y Aline (se conocen y se presentan la una a la otra... no quiero estropear la sorpresa a quienes no hayan leído los libros) e incluso hay un mini momento curioso entre Jace y Simon (Jace le da una palmada en el hombro a Simon como de felicitación por lo que ha conseguido y Simon se queda sorprendido y lo mira con una sonrisa....... no soy yo, es el Domberto).

¿Lograrán separar la conexión que los une?

Me ha parecido un episodio lleno de emoción y tensión, prácticamente perfecto, y sólo eché un poquito de menos a Luke, pues no sabemos cómo le ha ido con el Praetor. ¿La próxima semana quizás?

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas.