Shadowhunters 2×05: Dust and Shadows

Shadowhunters 2x05: Dust and Shadows

Shadowhunters 2x05: Dust and Shadows

Series: Shadowhunters

3 Stars

Summary

Clary tiene problemas para aceptar que su madre ha muerto y esto la llevará por terrenos pantanosos...

Coder Credit

Esta semana y como no podía ser de otra forma, nos encontramos con los personajes enfrentándose a las repercusiones de lo que ocurrió en el anterior episodio. La más afectada claro, es Clary, aunque Alec no lo está pasando nada bien por motivos obvios.

Precisamente es con Alec con quien nos encontramos primero, pues está bastante tocado por haber matado a la madre de Clary. Aunque no fuese él realmente, no puede evitar pensar que podría haber luchado algo más y evitado tal desenlace. Tan amargado está, que no quiere aceptar las palabras de su parabatai y salta de la azotea (tranquilos, con ayuda de una runa), marchándose del Instituto y alejándose de Jace.

¿Y a dónde va? Pues evidentemente, a casa de Magnus, y a él parece que le hace un poco más de caso con los consejos. Pero antes de todo esto, tenemos a Clary que no acepta la muerte de Jocelyn y en una charla con Simon se da cuenta de que, si trajo a Simon de vuelta ¿por qué no va a poder hacer lo mismo con su madre? El razonamiento puede parecer una locura, pero después de ver todo lo que han visto ¿quién la culpa?

La cara de ambos cuando la bruja piensa que son novios es un poema

Clary le pide primero ayuda a Magnus, pero éste se niega a ayudarla por motivos obvios (magia negra=malo) y en el proceso nos enteramos de que la madre de Magnus se suicidó porque no soportaba la idea de que hubiera dado a luz a un demonio. En los libros se explicaba que los demonios tomaban forma humana y así engañaban a las que serían las madres de sus hijos, pero aquí no dicen nada y… más sobre esto al final.

Lo malo es que Clary no se da por vencida y la bruja a la que va a pedir ayuda no es que parezca trigo limpio. Pero la chica, cegada por querer volver a abrazar a su madre, accede a las peticiones de la bruja, Iris Rouse, que no son otras que, por un lado, traerle algo de su madre para poder revivirla (Clary le lleva un mechón de pelo porque eso de cortarle las uñas no pinta muy bien) y por otro lado, el pago por el servicio.

Clary no tiene dinero y parece que todo su ser lo dice a gritos, pues Rouse la cala enseguida y lo único que le pide es un favor a cambio. ¿Qué favor? Oh, nada muy raro… sólo ser usada como recipiente para gestar y dar a luz al hijo de un demonio. Claro que sí guapi. A ver, Clary no se entera de esto hasta más tarde (no va a aceptar una cosa así de antemano) y se queda igual de horrorizada que todos nosotros cuando nos damos cuenta de que la tal Rouse lleva un negocio de bebés brujos. Por qué exactamente, no lo sabemos, pero sí que vemos alguno de los niños que viven por allí.

La señora turbia de la semana

Total, que cuando Clary vuelve a la casa de la bruja, con Alec de acompañante que quiere expiar sus pecados, y le da a Rouse el mechón de pelo de Jocelyn, la bruja comienza a recitar el hechizo con el que Jocelyn regresará. Pero a mitad del proceso, Clary ve cómo el pájaro que Rouse revivió antes para mostrarle que la magia funcionaba no se comporta de manera normal e interrumpe a la bruja y le dice que ya no quiere que reviva a Jocelyn.

La bruja no va a dejarla marchar así como así y le explica su plan: le ha dado un té con algo chungo que permitirá que un demonio la deje embarazada. Y quizás, sólo quizás, pensaríamos que el demonio sería lo bastante inteligente como para aparecer con una forma humana (¿Jace? No sé, es una idea que lanzo al aire) para engañar a Clary, pero nada, en cuanto vemos al demonio, se asemeja más a los hijos de Ruby en “Ash vs. Evil Dead” que a cierto rubio que yo me sé.

Obviamente, Clary está aterrorizada porque una cosa extraña e informe va a violarla y sólo está armada con su estela, pero resulta que con eso es suficiente: en una visión, Clary ve una runa y no duda en dibujársela en la mano. ¿El resultado? Acaba con el demonio en un pis pas. Esa es mi Clary. Ni siquiera le da tiempo a Jace a hacer nada, pues llega justo en el momento en el que el demonio termina de desaparecer y lo único que le dice a Clary es que no comente con nadie cómo se ha deshecho del monstruo. Se ve que eso de tener visiones de runas raras no es muy común.

Puede que Clary sea la peor que lo pasa en este episodio, pero el resto no está nada a salvo tampoco. Por una parte, tenemos a Simon que, sorprendentemente, es el personaje que más se asemeja a su homólogo en las páginas de “The Mortal Instruments”. Por lo menos en lo que le pasa, pues cuando Clary lo anima a que le diga a su madre ahora que puede que la quiere, Simon decide hacerle caso y volver a su casa para cenar.

Ay Simon...

Pero la cena se alarga y Simon se queda dormido en su propia cama. Su hermana llega al día siguiente y lo despierta, y no tarda mucho en darse cuenta de que algo pasa con Simon. No ayuda que descubra su termo lleno de sangre. Blegh, Simon ¿de qué vas? Malas noticias para Simon, su hermana se lleva la sangre para tirarla y el sol ya ha salido y Simon comienza a tener hambre. ¿Cómo va a soportar hasta que se haga de noche para conseguir más sangre?

La madre de Simon se pasa, cómo no, por la habitación de su hijo y Simon, que se está quedando sin excusas plausibles, acaba contándole que es un vampiro. Su madre, pasado el shock inicial, parece que acepta lo que Simon le ha contado. Nada más lejos de la realidad, pues Elaine lo primero que piensa es que su hijo necesita un psicólogo (y no la culpo después de que presencie cómo Simon bebe la sangre de una rata, así en vivo y en directo y sin anestesia).

En el lado del Instituto, tenemos a Aldertree que a cada capítulo que pasa parece más y más turbio. Por un lado, perdona a Jace por haberlo salvado pero al mismo tiempo lo culpa porque Valentine se haya escapado con el segundo de los Instrumentos Mortales en su poder. Por eso, confina a Jace en el Instituto y le prohíbe ayudar en las misiones.

Por otro lado, y muy sospechosamente, ayuda a Izzy con su herida. Recordemos que a Izzy la poseyó el demonio de la semana pasada y Clary tuvo que apuñalarla por la espalda, y la herida parece que no está sanando como debería. A Aldertree no se le ocurre otra cosa que darle Yin Fen, una droga que los lectores de “The Infernal Devices” conocemos demasiado bien y que va a traer cola. ¿Sucumbirá Izzy a la adicción? ¿Qué demonios pretende Aldertree? ¿Trabaja para Valentine? ¿O simplemente quiere acabar con los chicos?

Un Alec sonriente para que os alegre el día

Al que no vemos demasiado durante el capítulo es, desgraciadamente, a Luke, que cuando finalmente lo vemos, parece que está llorando la muerte de Jocelyn al estilo hombre lobo: aullando bajo la noche y transformándose en un lobo, mientras el resto (excepto Simon, porque Luke y él tenían prohibido el acceso) llora por los muertos en un funeral muy blanco (el blanco es el color de luto para los Shadowhunters) que nos llega al alma y en el que por fin Clary rompe a llorar, aceptando que su madre nunca volverá.

¿Qué os ha parecido este episodio? Creo que ha sido una mejora sobre el anterior, pero sigo enfadada porque hayan decidido acabar con Jocelyn, pues habiendo sido la mujer de Valentine y probablemente la que mejor lo conozca, habría sido un activo muy importante para acabar con el villano. Pero bueno, ya sabemos que en las series no pasa nada por matar a una mujer para que la historia de otros personajes avancen (nótese el sarcasmo).

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.