‘Secretos de un Matrimonio’: el final de la pasión

Secretos de un Matrimonio 1x01: Inocencia y Pánico

Secretos de un Matrimonio 1x01: Inocencia y Pánico

Series: Secretos de un Matrimonio

5 Stars

Summary

Adaptación de la serie de 1973 de Ingman Bergman. Jonathan y Mira son un matrimonio que tras un día cargado de tensión tienen que hacer frente a una noticia inesperada.

Coder Credit

Cuando HBO anunció a bombo y platillo el remake de Secretos de un Matrimonio a más de uno le asaltaron las dudas. La serie de culto del genial director sueco Ingmar Bergman es un clásico atemporal. Hay que estar muy loco para atreverse a revisitar el trabajo de un genio y esperar salir indemne del proceso. 

Más de uno puso incluso el grito en el cielo al conocer la noticia. La ficción del cineasta sueco es una obra maestra muy difícil de repetir e imitar. Tal vez por eso una de las grandes genialidades de esta nueva adaptación sea el haber actualizado la historia y trasladarla a nuestros días.  Hagai Levi (In Treatment) coge la historia de la pareja original y plantea un interesantísimo cambio de roles en el que ahora es ella la que goza de gran éxito profesional mientras que él es quien pasa más tiempo en casa cuidando de la hija de ambos. 

Esto permite que veamos cómo las dinámicas de pareja, a pesar de la inversión de roles, siguen siendo las mismas. Los problemas a los que se enfrentan la pareja protagonista siguen siendo los mismos que la serie original de 1973. Si en el material original Bergamn nos presentaba un hombre controlador y machista, esas mismas cualidades se plasman de forma más sutil en este remake. No hay más que ver esa primera escena de Jonathan (Oscar Isaac) y Mira (Jessica Chastain) en la que son entrevistados por una estudiante de doctorado acerca de su matrimonio. Es él quien lleva la voz cantante. A pesar de alabar las virtudes y el éxito profesional de su esposa no duda en interrumpirla. Mira parece estar siempre en un segundo plano. Retraída, pensando cuidadosamente cada respuesta, como si tuviera miedo de decir lo que realmente siente o piensa. Un reflejo de esa nueva masculinidad en la que el hombre ayuda en casa pero que sigue escondiendo todavía el machismo estructural típico de nuestro tiempo y que deja permear esos comportamientos sexistas que creíamos desterrados. 

En esta misma primera escena vemos pistas de que esta historia no va a ser bonita. La estudiante les pide que se describan y Jonathan no duda en decir un montón de adjetivos sobre su persona. Nunca se define como el marido de Mira. En cambio, Mira, no duda en definirse como mujer, madre y esposa. Esto es tan solo una muestra de las grietas de este matrimonio.

La propuesta de Secretos de un Matrimonio es audaz. Al haber adaptado el material original a nuestro tiempo permite que el debate se centre en las relaciones matrimoniales de nuestros días. Aquí tienen cabida otro tipo de matrimonios nada convencionales en 1973, como el poliamor o las relaciones abiertas. Esto nos permite obtener distintos puntos de vista y analizar cómo no importa el tipo de matrimonio o de relación amorosa que tengamos, los problemas a los que nos enfrentamos probablemente sean los mismos: celos, rutina, fin del amor… 

La serie permite que nos cuestionemos todo este tipo de situaciones sin perder nunca de vista a Mira y Jonathan. Esta es su historia. En su primer episodio se dejan ver las primeras grietas de un matrimonio que de puertas para fuera parece perfecto. Unas grietas que amenazan con terminar con su historia de amor. Desde el principio vemos cómo han caído en una serie de patrones rutinarios que funcionan en el día a día pero ya se intuye que se guardan secretos. Les falta comunicación como pareja. Pero, sobre todo, les falta pasión.

Es precisamente esa falta de pasión la que parece vertebrar toda esta historia. Cuando les preguntan por su historia de amor Jonathan y Mira se limitan a contar una historia como quien ha visto una película. Apenas hay una mirada o un gesto de cariño. Pero no es el único momento en el que se deja ver esta falta de pasión. Tal vez sea la rutina, el haber pasado doce años juntos o la paternidad, el caso es que por el camino han ido perdiendo esa pasión el uno por el otro. Son compañeros de piso pero ¿siguen siendo compañeros de vida?

Esta es la gran pregunta que parece rondar a nuestros protagonistas aunque ni siquiera la planteen. Los silencios entre ellos dicen más que todas las palabras que puedan decirse. Las escenas finales de este primer episodio son agónicas. Tanto nosotros como espectadores como nuestros protagonistas intuimos que algo va mal entre ellos. Esta historia parece tener los días contados a menos que encuentren la forma de llegar el uno al otro. 

El final del episodio es puro sufrimiento. Oscar Isaac y Jessica Chastain hacen un trabajo magistral. A lo largo del episodio dejan entrever esa emoción contenida de cada uno de sus personajes. Chastain nos muestra a una Mira contenida, que se guarda para sí lo que realmente siente por miedo a que no se la entienda o se la juzgue como esposa, madre y mujer. Un papel sutil y complicado en estos primeros compases de la serie donde los pequeños gestos y las miradas dicen más que las palabras. Por su parte, Isaac nos deja ver un Jonathan que cree que es un hombre moderno, diferente de lo que fueron sus padres. Un nuevo estereotipo masculino que roza casi la perfección. Con una apariencia de seguridad en sí mismo que se resquebraja en los minutos finales cuando no sabe muy bien qué hacer ni qué decir. 

Levi hace uso del primer plano para mostrarnos todas estas emociones contenidas que poco a poco parecen escapar como un torrente. Conforme pasan los minutos estos primeros planos se van haciendo más y más incómodos. Las emociones empiezan a desbordarse a través de las grietas de un matrimonio que se resquebraja sin que sus protagonistas sepan muy bien el motivo. 

De lo que no cabe duda es que Secretos de un Matrimonio es clara candidata a serie del año. La actualización del clásico de Bergman es una de las mejores series que hemos podido ver este año. Sería raro que Jessica Chastain y Oscar Isaac no vieran reconocido su trabajo en forma de nominaciones y premios. Sus desgarradoras interpretaciones en las que dicen más con miradas y silencios que con palabras son de lo mejor que se puede ver en televisión actualmente. La historia de lo que podría ser el final del matrimonio de Jonathan y Mira es dolorosa y angustiosa. Aún así, es una aventura en la que merece la pena embarcarse. Como cualquier matrimonio.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.