Santa Clarita Diet – Temporada 2: ¡Una de bazos y dedos para la mesa dos, por favor!

Santa Clarita Diet - Temporada 2

Santa Clarita Diet - Temporada 2

Series: Santa Clarita Diet

3.5 Stars

Summary

Sheila se descontrola cada vez más y su familia tendrá que hacer lo imposible por encontrar bilis de un ciudadano serbio para administrarle una posible cura.

Coder Credit

El 23 de marzo regresará a Netflix la comedia protagonizada por Drew Barrymore y Timothy Olyphant y sus fans pueden esperar más gore, más muertes y más situaciones absurdamente cómicas si tenemos en cuenta que no nos debería hacer tanta gracia ver cómo muere gente a manos de una zombi.

Si bien he de reconocer que el año pasado, durante el visionado de los primeros capítulos de la serie, me costó cogerle el punto a la serie, a partir de la mitad ya había caído rendida a los pies de esta comedia irreverente. Santa Clarita Diet aprovecha los puntos fuertes de los actores y en esta segunda temporada abraza aún más si cabe el descaro que se ha apoderado de su protagonista, Sheila Hammond.

Sheila did it again, oops

La temporada anterior dejamos a Sheila encadenada en el sótano de su propia casa a la espera de conseguir una cura para su «enfermedad» y ahí la recuperamos al inicio de la segunda. ¿Podrá su familia lograr el preciado vómito de un serbio? ¿Dará siquiera resultado en el caso de localizarlo? ¿Qué pasará con Sheila si no consiguen detener su deterioro físico y su agresividad?

Joel y Abby, junto a Eric, harán todo lo posible por salvar a Sheila. Y cuando digo todo lo posible, es todo lo posible. Abby y Eric allanarán el piso de alguien, Joel tendrá que inventarse excusas cada vez más absurdas para todas las rarezas de su mujer y entre ellos se guardarán secretos que, a estas alturas, no tiene ni sentido guardar porque ¿qué puede ser peor que estar ocultando que Sheila es una zombi que va matando y comiéndose a quien la contraríe un poco?

También es verdad que Sheila escoge bastante bien a sus víctimas (nadie va a echar de menos a unos cuantos nazis) y planea todo con el más absoluto cuidado, tanto que ni siquiera la nueva amiga de la protagonista, Anne Garcia, la policía que conocimos la temporada pasada, se dará cuenta de momento de lo que se cuece (o se mata) dentro de la casa de esta familia tan disfuncional.

Sheila, por favor, que ahora tenemos que limpiar esto otra vez

Los nuevos episodios están enfocados hacia el misterio de por qué Sheila ha acabado siendo una zombi caníbal (o como quieran llamarlo) y parece que vamos dando pasos y nos acercamos un poco más a la resolución de ese misterio. ¿Es Sheila la única que está pasando por esta transformación? La nueva temporada también nos despejará esa duda y en los primeros cinco capítulos se sugiere dónde puede estar el origen de esta «enfermedad», pero sin confirmar nada de momento.

Pese a que era evidente que a Eric le gustaba Abby, en estos capítulos veremos cómo puede que Eric pase página y comience a tener citas con una chica, lo que provocará una extraña reacción en Abby... ¿son celos? La verdad es que prefiero que estos dos sigan como amigos unidos por el secreto de que la madre de Abby se come a gente, pero veremos cómo avanza esta subtrama.

Timothy Olyphant continúa dándonos grandes momentos cómicos: sus reacciones a todo lo que va sucediendo ante sus ojos son igual de impagables que en la temporada anterior (no creo que sea fácil acostumbrarse a encontrarse cadáveres despedazados en mitad del salón),  y pese a todo lo que sufre, sigue siendo el marido fiel y un tanto sarcástico que conocimos el año pasado.

Eric y Abby hacen lo que pueden por ayudar a Sheila

Si os gustó la anterior temporada, disfrutaréis quizás incluso más con esta, pues nos da exactamente lo que esperábamos: risas, misterio y mucha sangre. Si por el contrario no os convenció en su día, no creo que ofrezca nada nuevo que pueda interesaros. Con Santa Clarita Diet lo único que puedes hacer es sentarte delante de la tele o el ordenador y disfrutar del humor tan peculiar con el que nos sorprenden sus creadores.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.