Roman J. Israel, Esq. Las contradicciones de un hombre honrado

Roman J. Israel, Esq.

Roman J. Israel, Esq.

3 Stars

Summary

Roman J. Israel, Esq. es un humilde abogado de Los Ángeles que ha labrado toda su carrera en la sombra. Un genio idealista que se verá obligado a salir de su cascarón cuando su socio sufra un ataque al corazón. Encontrar trabajo no le será fácil ya que es un hombre genuino y peculiar que se ha mantenido un poco al margen de la sociedad.

Coder Credit

La designación Esq. (diminutivo de Esquire, escudero) detrás del nombre, indica un tratamiento de cortesía superior a señor, e inferior a doctor.  Es un término peculiar y poco utilizado que funciona como declaración de intenciones, y por eso funciona perfectamente para el héroe de nuestra historia.

Denzel Washington se transforma en Roman Israel cambiando por completo su forma física, ademanes, manera de andar y entonación para dar vida a este personaje tan particular y fuera de onda. Se hace llamar bajo el designio de Esq porque considera que tiene un estatus superior al resto de la sociedad. Es un tipo completamente ajeno a las convenciones, su pelo a lo afro y su vestimenta completamente desfasada esconden a un hombre brillante que se ha mantenido siempre en la sombra por su fobia/desinterés social.

Sus treinta años de carrera los ha vivido como segundo de a bordo de un abogado brillante que ahora ha sufrido un grave ataque al corazón y se encuentra entre la vida y la muerte en el hospital. A recomendación de todos, Roman Israel deberá buscarse la vida en una nueva empresa y empezar de cero en una carrera que siempre ha llevado a su manera. Una manera que no concuerda con los competitivos bufetes de abogados en Los Ángeles, donde la apariencia y la ambición son valores fundamentales.

Lejos de estos valores, su idealismo le ha llevado a ser más querido por los clientes que apreciaban y cercanía y franqueza que por los compañeros de profesión, que ven en él una amenaza. Debido a esta cercanía con los clientes consigue llamar la atención de George Pierce (Colin Farrell) un tiburón de la abogacía que dirige su propia firma y está buscando a un nuevo talento para que se encargue de los casos pro bono, que los abogados ambiciosos tanto desprecian.  Parece una oportunidad única que Roman Israel acepta de buen grado, pero su brutal franqueza, sobresaliente inteligencia y su falta de interés por su apariencia le convierten en un apestado para sus compañeros.

Una película que se toma su tiempo para contar lo que tiene que contar, quiere que conozcamos perfectamente al protagonista para que podamos entender el conflicto interno al que se enfrenta en el núcleo de la película, lo que genera que se haga un poco pesada a ratos. Su falta completa de humor no ayudan, es de agradecer que no se caricaturice la excentricidad del protagonista para caer en chistes baratos, pero la seriedad que acompaña a toda la cinta y la fealdad de su estética la hacen poco apetecible al gran público.

Un buen día la vida de Roman Israel cambia por completo. Somos las decisiones que tomamos y por desgracia la peor decisión que toma en su vida es la que cambia su vida para bien y le integran por completo en la sociedad. Una buena apariencia denota dinero y seguridad y genera confianza. Paradójicamente cuando era honrado y franco no encajaba, pero cuando utilizó una treta legal para beneficio propio se convirtió en una pieza que encajaba perfectamente en el puzzle. Y además disfrutó con ello, cosa que le hizo entrar en conflicto con sus principios y con todo lo que había creído en su vida.

Estamos ante una película de clara influencia Capriana donde el hombre honrado lucha contra el sistema y con sus propias contradicciones. La moral y la decencia contra el éxito y la comodidad. Una fábula que cuenta hasta con su propio Pepito Grillo en forma de atractiva mujer que vio algo en Roman Israel antes de que cambiara. Le admiraba por sus treinta años de carrera y activismo social que cambiaron la vida de mucha gente e inspiraron una nueva forma de ejercer la abogacía. Una forma que cada vez se practica menos ya que por desgracia no ofrece mucho beneficio ni reconocimiento social. Una forma que él ha traicionado vendiéndose al sistema. Una forma que hará que llegue a denunciarse a si mismo, información con la que se abre la película y que llegamos a entender al final.

Dan Gilroy, el director de la celebrada "Nightcrawler" se deja la adrenalina en casa y opta por un relato pausado e idealista que al igual que su protagonista juega con la idea de ser como eres sin importar lo que piensen de ti. Sin embargo aunque le pese, esta película sí que busca reconocimiento al igual que Roman Israel sí que quiere ser aceptado, si no porque iba a hacerse llamar bajo y el sufijo Esq. Denzel Washinton levanta una película que se sostiene sobre sus hombros en un papel de esos escritos para ganar premios. Evidentemente fue nominado al Oscar el año pasado por su papel (su octava nominación), al igual que al Globo de Oro, circunstancias que llamaron la atención de una película que de otro modo hubiera pasado bastante desapercibida. Para idealistas y fans de los héroes cotidianos que disfruten con las historias sencillas que no se toman ninguna prisa.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.