Rebelde entre el centeno

Rebelde entre el centeno

Rebelde entre el centeno

3 Stars

Summary

El joven y brillante JD Salinger está destinado a convertirse en uno de los autores de referencia del siglo XX y él lo sabe. Pero quizá deba aprender una lección de humildad por el camino y tomarse en serio el mundo de la escritura.

Coder Credit

Debut en la dirección de Danny Strong, uno de esos actores de los que no te sabes el nombre pero que has visto pululando en decenas de series como "Mad Men", "Las chicas Gilmore" o "Girls".

Resulta curioso que uno de los papeles que le acabaría marcando es su pequeña intervención sin nombre en "Pleasantville", cuando interpretaba a uno de los jóvenes del pueblo ávidos por descubrir lo que les había prohibido y preguntaba a Tobey Maguire por un libro llamado "El guardián entre el centeno".

Veinte años después, su debut en la dirección llega con la biografía (presumiblemente no autorizada) de uno de los grandes autores del siglo XXI: Jerome David Salinger, y cómo terminó siendo preso del éxito que tanto ansiaba gracias a su novela "El guardián entre el centeno".

Nicholas Hoult se mete con dignidad en la piel de tan fascinante personaje, y consigue que no estemos todo el tiempo fijándonos en esas horribles lentillas marrones que le cubren los ojos. El saber estar con el que transmite la altanería y excentricidad del escritor dignifican este biopic que resulta tan interesante como chocante dada la manifiesta aversión de Salinger por Hollywood. El autor prohibió que ninguna de sus obras fuera adaptada al cine, así que esto es lo más cerca que estaremos de ver a Holden Caulfield en pantalla.

Un biopic al uso

Los biopics están para lo que están, iluminar al gran público sobre la vida y milagros de una figura destacable y hacerlo de manera que ensalcen su figura y la conviertan en una historia interesante que contar. Gracias al cielo se apuesta cada vez más por ahorrarse la infancia de los artistas y se pasa directamente a un período importante de su vida para terminar con los consabidos carteles completando la biografía o lo que fue de ellos años después. A veces incluso mostrando imágenes reales para que podamos juzgar cuánto bien ha hecho el departamento de maquillaje y caracterización.

JD Salinger era un joven brillante, un genio fuera de lo común y que era plenamente consciente de ello. Nació y creció en una familia acomodada de la ciudad de Nueva York, vivió en Park Avenue, y pese a que su madre siempre le apoyó en sus decisiones, su padre no veía con buenos ojos que se decantase por el inestable mundo de la escritura, lo que hizo que él no se achantara y lo deseara todavía más. Se matriculó en Columbia y en las mejores clases de escritura creativa, y fue en la primera de ellas donde conoció a su mentor Whitt Burnett (Kevin Spacey, en uno de sus últimos papeles). El hombre que le desafió y le indicó sus defectos, el que le exprimió hasta que empezó a extraer lo mejor de si mismo y el que le publicó su primer relato corto. Y el que le recomendó que convirtiera a Holden Caulfield en una novela, que los relatos se le quedaban cortos.

Como joven privilegiado y altanero, no estaba acostumbrado a recibir negativas y como en muchos hombres, su gran perdición fue una mujer. Una mujer que le rechazó, que le humilló y el que inspiró ese pesimismo carismático pero con un trasfondo misógino que llenaba toda su obra.

Se fijó en la bella y jovencísima Oona O'Neill en una fiesta, hija de un célebre autor teatral se convirtió en su gran amor en tanto que fue su gran desamor. En cuanto a Salinger le destinaron al frente en 1941 Oona se olvidó de él y se convirtió en la polémica esposa de Charles Chaplin, que tenía 54 años en aquel momento. La guerra marcó a Salinger, fueron los años que moldearon su carácter de joven petulante a joven paranoico por el estrés post-traumático.

Volvió de la guerra sano y salvo tras un par de sustos y muchas pérdidas. Fue en esos años cuando desarrolló el personaje de Holden Caulfield, uno de los referentes de la cultura americana del siglo XX y un personaje que sigue fascinando 50 años después. Fue en esos breves años cuando el miedo se convirtió en el motor que marcaría el resto de su vida.

El mayor interés de esta poco original aunque nada aburrida película recae sobre los hombros de un personaje: Holden Caulfield y del impacto que tuvo en la vida del autor. 

"El guardián entre el centeno" se publicó en 1951 y el éxito que cosechó superó todas las expectativas. Es un libro que marcó a toda una generación pero también a las venideras, y del que todavía se venden 250.000 copias anuales en todo el mundo. A la novela de Salinger, además, le acompaña un halo de morbosidad por tratarse  del libro del que tenían sobre sus mesitas de noche Lee Patton Oswald y Mark David Chapman, los asesinos de John Fidgerald Kennedy y John Lennon respectivamente. Un libro que inspiró a adolescentes rebeldes a la lectura que se sintieron reflejados en Holden Caulfield pero también obsesionó a locos que se sintieron que conectaban con Salinger y que se plantaban en la puerta de su casa para hablar con él.

Todos estos acontecimientos, sumados a su introversión y su total falta de interés por la fama y la publicidad hicieron que acabara sus días recluido en una cabaña y así intensificar todavía más la leyenda en torno a su figura que todos conocemos.

En definitiva, nos encontramos con un biopic que disfrutarán los interesados en la figura de Salinger y los que hayan leído "El guardián entre el centeno" ya que la película regala varios guiños a momentos de la novela , y los que no la hayan leído desearán hacerlo nada más terminar la película. Y a su vez, estos mismos se sentirán recelosos ante una película que definitivamente no hubiera aprobado su admirado autor, ya que definitivamente hubiera detestado ver su historia convertida en película. Él era un hombre de palabras, un escritor. Quería escribir aunque nadie lo leyera o aunque no ganase un centavo. Quería ser grande, aunque guardase su grandeza para él.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.