Pretty Little Liars: The Perfectionists – Temporada 1

Pretty Little Liars: The Perfectionists - Temporada 1

Pretty Little Liars: The Perfectionists - Temporada 1

3 Stars

Summary

Alison llega a Beicon Heights dispuesta a empezar de cero, allí se encontrará con Mona y las dos descubrirán muy pronto que la aparente vida perfecta en la ciudad universitaria no es lo que parece.

Coder Credit

La primera temporada del spin-off de la popular 'Pretty Little Liars' llega a su fin y desde SeriesOnDay os traemos un análisis de lo que han dado de sí sus diez episodios, sus similitudes y diferencias con la serie original y lo que podéis esperar de ella.

Pese a que el episodio piloto no me terminó de convencer, y me pareció más de lo mismo, fui incapaz de no darle una oportunidad a la serie y ver algunos episodios más para ver si 'The Perfectionists' merecía la pena o no. ¿La conclusión? Marlene King sabe como engancharnos a sus tramas y aunque siga habiendo cosas demasiado fantasiosas, si nos gustaba PLL, acabamos picando con su spin-off. Gran parte del mérito lo tienen sus personajes, no solo Alison y Mona a las que ya conocemos sobradamente, sino el trío de personajes nuevos: Ava, Caitlin y Dylan quienes poco a poco logran que nos encariñemos con ellos.

Las tramas y misterios siguen el mismo patrón de PLL, personajes con secretos y situaciones donde las cosas no son tan simples como podamos creer a primera vista. Por eso mismo es muy fácil engancharse a la serie si ya venimos de Rosewood, sabemos lo que nos vamos a encontrar y en cierta medida es hasta agradable volver a sentirnos parte de este universo. Alison, que ha evolucionado enormemente en todos estos años, y Mona, quien simplemente es genial como siempre, mantienen vivo el vínculo con su pasado (también el nuestro) y sabremos cosas del resto del resto del mundo de PLL gracias a ellas.

¿Quiere eso decir que 'Pretty Little Liars: The Perfectionists' es una serie que debemos ver? No del todo. Tal y como dije hace unos meses, si echáis de menos Rosewood y sus tramas, además de ser fans de Ali y Mona, esta es vuestra serie. Si ya os cansasteis de tanto giro y teméis que luego todo acabe en un despropósito entonces es mejor no subirse al barco y dedicarse a ver otra cosa.

Con la temporada acabada puedo decir que no me arrepiento de haber visto la serie pese a que acabé muy decepcionada con PLL, pero tampoco es que la haya disfrutado tantísimo como con las primeras temporadas de la serie original. Seguramente se deba a que todo sigue el mismo patrón, pero aún así es un buen entretenimiento y nos da la oportunidad de regresar por un rato con unos personajes a los que quisimos tanto. A partir de aquí ya hay crítica con SPOILERS de toda la temporada, así que si no habéis visto aún la serie no sigáis leyendo.

 

Como todos sabemos, la serie comienza con la mudanza de Alison que llega a la universidad de Beacon Heights como profesora adjunta. Este cambio de aires se debe a que está en crisis con Emily (ya hablaré de esto más adelante) y es una gran oportunidad laboral para ella, en la ciudad universitaria donde ahora vivirá se encuentra con Mona que trabaja en admisiones. Toda la zona está además dotada de un gran sistema de seguridad con cámaras y micrófonos a lo Gran Hermano que vigila los movimientos de estudiantes, profesores y demás trabajadores con la excusa de que lo hacen por su seguridad.

Toda esta paranoia por la seguridad es porque un año atrás se produjo el suicidio de Taylor Hotchkiss, hija de la responsable del centro universitario, y quieren evitar que la historia se repita. En el primer episodio pudimos conocer a los alumnos protagonistas: Dylan, Ava y Caitlin. Los tres formaban parte de la misma pandilla donde el líder era Nolan, otro de los estudiantes y que rápidamente identificamos como el acosador del centro. Nolan, que casualmente es el hermano de la fallecida Taylor, tiene secretos de los tres y se dedica a manejarlos como marionetas a su antojo para que hagan lo que él quiere, pero el primer episodio acabó con el asesinato de Nolan y ahí fue cuando todo cambió.

Lo primero de todo es ver que Dylan, Ava y Caitlin no son amigos de verdad y solo fingían serlo porque Nolan los obligaba, por lo que tras su muerte ya no tienen por qué seguir viéndose o eso creen. Uno de los aciertos de la serie es ver como los tres jóvenes van venciendo poco a poco las barreras que hay entre ellos para que surja una genuina amistad que los mantendrá unidos y capaces de enfrentarse a los problemas que vayan apareciendo.

Por un lado tenemos a Dylan, cuyo sueño de ser músico puede acabar en saco roto por una lesión que arrastra desde hace un tiempo y que puede hacer que pierda la beca que le permite estar en la universidad. También asistiremos a una terrible crisis con su novio, que no puede soportar la verdad cuando uno de los secretos de Dylan sale a la luz.

Ava también tiene graves problemas, mantenía una relación secreta con Nolan y su muerte causa una gran conmoción en ella, pero hay mucho más. Aparte de su pasión por la moda y de querer dedicarse a ello en un futuro, tiene que hacer frente a las habladurías porque su padre es un delincuente buscado por estafa y muchos no se fían de ella. La que en un principio lo tiene más fácil es Caitlin, una estudiante modelo pero que tiene la presión de saber que una de sus madres ha sido infiel, pero con el paso de los episodios su vida se complicará tanto como la de sus amigos.

 

Obviamente el gran misterio a resolver es la muerte de Nolan y aquí es donde comienza el juego. La madre del chico pone al cargo de la investigación a Dana Booker, una mujer que incomodará a todo el mundo mientras busca la verdad. A Dana no le importa saltarse las reglas porque su misión es descubrir quién mató a Nolan y en su objetivo están: Ali, Mona, Dylan, Ava y Caitlin, a los que atosigará haciendo que sus secretos vayan saliendo a la luz y aprovechándolos para tratar de ponerlos a unos en contra de los otros, logrando justo todo lo contrario: que hagan equipo.

Si la policía de Rosewood destacaba por su incompetencia, la seguridad de Beacon Heights con Dana a la cabeza es todo lo contrario, no nos deja ni un segundo de respiro y llega a resultar tan irritante que dan ganas de confesar el crimen solo para que nos deje en paz. Pero al grupo conformado por nuestros protagonistas se une otra jugadora: Taylor Hotchkiss que resulta que fingió su suicidio y ahora decide regresar para hacer justicia. Nos enteraremos que Taylor temía por su vida y por eso decidió simular su muerte, y ha estado el último año investigando entre las sombras a todos los habitantes del lugar en busca de quien la quería muerta.

Mientras toda esta trama tiene lugar veremos como los personajes intentan seguir adelante con sus vidas, trabajos, exámenes, deberes y obligaciones que no les dan tregua. Hay otras subtramas y misterios que nos mantienen entretenidos mientras nuestros protagonistas siguen buscando al asesino, si en 'Pretty Little Liars' el objetivo era descubrir la identidad de A, aquí es resolver un asesinato.

 

Como ya dije antes, Alison y Mona son el nexo de unión con Rosewood y el pasado y aquí tenemos una arma de doble filo. Por un lado nos gusta saber qué fue de los otros personajes, enterarnos que Hanna y Caleb tuvieron al bebé, o que Spencer y Toby se casaron, pero luego hay cosas que realmente son un sinsentido. Nos dijeron que Em y Ali estaban en crisis, pero la cosa no queda solo ahí, porque más tarde veremos que han roto y que incluso se divorcian.

¡Vamos a ver! Después de todo lo que nos marearon con Emison siendo canon y juntándolas, con dos niñas pequeñas y conformando una familia feliz, ahora de repente rompen la pareja y hacen que Ali se vaya a la otra punta del país y se separe de sus hijas. De verdad que no le veo ninguna lógica, y no solo eso es que luego veremos a Ali incluso flirteando con otro profesor de la universidad. Entiendo que los fans Emison estén tan cabreados porque se han cargado el ship en un momento.

También hay momentos que merecen la pena con respecto a PLL, como cuando Ali y Mona comparten parte de su pasado con Dylan, Ava y Caitlin, explicándoles el acoso de A, la casa de muñecas y otras cosas que pasaron en “un juego que se les fue de las manos cuando eran adolescentes”, curiosa forma de restarle importancia a la tortura que sufrieron. Y luego hay múltiples referencias a cosas que ya vimos en la serie original, el atropello a Caitlin es un calco del sufrido por Hanna en la primera temporada, o el anónimo que deja pasteles a Mona. Incluso nos sobresaltamos en un momento cuando vemos un mensaje firmado por “A”, pero que enseguida se revela que es de Ava. Hay pequeños guiños que están ahí para que los fans los encuentren.

 

Y las semejanzas quedarían ahí hasta que llegamos al episodio diez y es cuando Marlene King pone todas las cartas sobre la mesa. Si en PLL teníamos un “A” que chantajeaba a las protagonistas en su particular juego, en 'The Perfectionists' tenemos a un “Profesor” que ha estado vigilando a los cinco protagonistas desde el principio, tiene pruebas de que han mentido a la policía y ahora los va a obligar a formar parte de un experimento con la amenaza de que si no hacen lo que él/ella quiere los entregará a la policía. ¿Os resulta familiar?

No sé si me termina de convencer este giro de tuerca de meter a un villano al estilo de A, armado con todo un sistema de seguridad que maneja a su antojo y que, visto lo visto, va a hacer lo mismo que ocurría en 'Pretty Little Liars', porque es como volver una vez más a lo mismo. Me gustaba más la idea del asesinato y averiguar quién lo cometió, o que hubiera habido otro crimen. Nos tocará esperar a ver si Freeform renueva la serie y esperar que la posible segunda temporada no se convierta en un calco de la serie original, creo que 'The Perfectionists' puede seguir adelante sin necesidad de repetir lo sucedido en Rosewood. ¿Qué pensáis vosotros?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.