Perdiendo el Este, tras la pista de la juventud española

Perdiendo el Este

Perdiendo el Este

3 Stars

Summary

Tras 'Perdiendo el norte' llegan las nuevas aventuras de la generación perdida, que en su búsqueda de fortuna por el Lejano Oriente se va a encontrar más perdida que nunca.

Coder Credit

Casi 5 años después del estreno de ‘Perdiendo el norte’ este viernes llega a las salas de cine españolas ‘Perdiendo el este’, la continuación de la comedia que esta vez tendrá lugar en China, hasta donde acompañaremos a Julián López, que repite como protagonista.

El equipo de guionistas apenas ha variado pero en esta ocasión ha sido Paco Caballero quien se ha encargado de llevar las riendas de la película. Acostumbrado a ser creador y director de comedia ha sabido conducir la historia dentro de sus límites y ha salido ileso sin sorpresas.

La cinta comienza cuando Braulio (Julian López) se encuentra en China donde pretende vivir de forma permanente para seguir desarrollando sus estudios de biología, pero es en ese punto donde llega el problema…no tiene ni idea del idioma y resulta ser un negado para el aprendizaje. Es entonces cuando su visado peligra, al no tener un contrato con la universidad,  y tiene que encontrar otras maneras para quedarse allí.

Hasta aquí el relato podría ocurrírsenos más como un drama de un joven medio español que como una comedia, pero es entonces cuando llegan los factores esenciales. Aparecen en escena Rafa y Hakan (Miki Esparbé y Younes Bachir), los mejores amigos de Braulio que tampoco han sido especialmente triunfadores y deciden intentarlo en Oriente, donde pretenden abrir un Kebab y hacerse de oro. Además, en este complot aparece un nuevo personaje, Curro, interpretado por Edu Soto, que probablemente sea la novedad cómica más fresca que tiene la película y que será el detonante de gran parte de las situaciones rocambolescas de la historia.

 

Además, como ya vimos en ‘Perdiendo el norte’, uno de los rasgos ineludibles de este tipo de comedias es la aparición de la trama romántica, apartado que no puede faltar en una cinta de estas características. En este caso serán Chacha Huang y Silvia Alonso las encargadas de introducir el amor en la película, junto con sus parejas Julián López y Miki Esparbé respectivamente conformarán, quizás, el aspecto más predecible de la producción, dos historias que conocemos de sobra gracias a que la cultura pop nos las ha inculcado en muchas películas antes y ha provocado que mentes como las nuestras vean el principio y ya sepamos, con gran porcenataje de acierto, cómo vayan a terminar.

Además del reparto protagonista asentado en el extranjero cabe destacar que no falta el punto de vista español en la historia, representado en especial por Leo Harlem y Carmen Machi (que ya aparecían en la precuela) su trama hace hincapié en que en occidente la vida tampoco está nada fácil y su negocio peligra por ello.

En este tipo de comedias es habitual que abunden las críticas (o autocríticas) a la sociedad, al punto en el que se encuentran los jóvenes, lo que tienen que hacer para ganarse la vida (en muchas ocasiones, irse del país) o, como resulta en este caso, la revolución del nuevo tipo de mercado que provoca que los comercios “de toda la vida” tengan que cerrar por la alta competencia digital, por ejemplo, pero es aquí donde los creadores tienen que tener el cuidado suficiente para saber distinguir entre la creación de la historia cómica para que la crítica cale de forma más sutil o, el fácil uso del estereotipo costumbrista que resta credibilidad a la situación real.

   

Es aquí quizás donde tanto ‘Perdiendo el este’ como ‘Perdiendo el norte’ pierden fuelle, en ocasiones ridiculizando de manera exagerada lo que para tantos es el día a día sin esforzarse por ir más allá para descubrir otros detalles que hagan a la historia más cómica y menos exagerada.

De cualquier manera, los últimos 15 minutos de la película llenos de guiños a la precuela y cameos inesperados son dignos de ver en pantalla grande, así que no os olvidéis, a partir del 15 de febrero en salas nacionales.

The following two tabs change content below.

María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.

About María Buenaposada Casado

Cuando descrubrí que había vida más allá de UPA Dance el mundo se abrió ante mis ojos y la puerta de mi habitación se cerró. Fiel consumidora de todo tipo de series y películas a cualquier hora del día, si tienes una conversación conmigo probablemente te toque oír alguna referencia de Friends o de cualquier título de David Fincher. Ya no hay vuelta atrás.