Patria 1×01: Octubre benigno

Patria 1x01: Octubre Benigno

Patria 1x01: Octubre Benigno

Series: Patria

5 Stars

Summary

En 2011 la banda terrorista ETA anuncia el alto al fuego. Bittori decide entonces volver a su pueblo para tratar de averiguar quién fue el verdadero responsable de la muerte de su marido.

Coder Credit

Patria es sin duda uno de los grandes estrenos del año. La serie de Aitor Gabilondo es un cuidado relato acerca del dolor, la soledad y el miedo que padecieron todos aquellos que sufrieron bajo el yugo de una banda terrorista que trató de imponer su ley a base de tiros.

Basada en la novela homónima de Fernando Aramburu, la serie comienza con el anuncio del alto al fuego de la banda terrorista ETA en 2011. Bittori (Elena Irureta) decide que es el momento de volver a su pueblo y conocer la verdad sobre la muerte de Txato, su marido, asesinado a manos de la banda terrorista en los años 90. La vuelta a casa de Bittori altera la tranquilidad del pueblo. Así comienza una historia que profundiza en el dolor de dos familias rotas por culpa del terrorismo. La de Bittori como víctimas directas, la de Miren (Ane Garabain) como madre de un posible verdugo que no es más que otra víctima más de esta cruenta historia. Y es que, en esta historia no hay verdaderos vencedores ni vencidos. Solo hay dolor y vidas rotas.

A través de los ojos de Bittori y Miren vemos las dos caras de esta historia. Mientras Bittori lucha por conocer la verdad que rodea a la inexplicable muerte de su marido, Miren hace frente a sus fantasmas, temiendo quizás la respuesta a esa incómoda pregunta que se hace cada día: ¿realmente su hijo es un asesino? 

La serie se vale de numerosos saltos temporales para construir su relato y lo hace de manera soberbia. Este continuo ir y venir en el tiempo no solo nos permite ir al origen mismo de esta historia, más allá de la muerte de Txato, sino que contribuye a enriquecer la narración añadiendo matices a la historia principal y presentando nuevas tramas y subtramas que aportan el punto de vista del resto de personajes. Y es que todos y cada uno de ellos son también víctimas. Sus vidas están marcadas, llenas de cicatrices. Daños colaterales de un conflicto armado que no deja títere sin cabeza. 

La vuelta de Bittori es el catalizador que pondrá patas arriba al pueblo. Allá adonde va la siguen susurros malintencionados de vecinos que durante años callaron por miedo a que nadie los señalara con el dedo y les pintara una diana en la espalda. El mismo silencio que acompañó a Bittori cuando gritó pidiendo auxilio mientras abrazaba al cuerpo de su marido bajo la lluvia. Un silencio cómplice que años después junto con el cielo gris y la lluvia constante hacen que la atmósfera del pueblo sea opresiva. Por mucho que llueva nada limpiará del todo la sangre derramada en sus calles.

Junto con el dolor, el miedo es uno de los grandes temas que vertebran la narración. El miedo a ser el próximo objetivo de la banda terrorista, el miedo a la incertidumbre, a descubrir la verdad y lo que ésta pueda significar, el miedo a que te señalen por ser diferente o no lo suficientemente vasco, a que duden del compromiso de uno por la liberación de Euskadi… Un miedo paralizante que extiende sus tentáculos por las calles del pueblo ahogándolo poco a poco. Un imperio del terror que parecía ser cosa del pasado hasta que Bittori vuelve al pueblo y reabre sin querer viejas heridas al obligar a sus habitantes a tirar de memoria colectiva. Puede que haya pasado el tiempo pero las heridas nunca sanaron del todo. 

Uno de los grandes aciertos de Patria es limitarse a contar su historia. No se posiciona de manera directa. Se limita a mostrarnos lo sucedido dejando que sea el espectador quien se posicione. Vemos el sufrimiento directo de las víctimas pero también, y en aras de la credibilidad, el trato vejatorio y las torturas policiales sufridas por los terroristas. Solo así podemos llegar a entender lo atractivo que puede resultar a un joven como Joxe Mari alistarse en las filas de la kale borroka, sabiendo que a su regreso al pueblo después de quemar un autobús será recibido como un héroe de la patria. La serie no entra a juzgar a sus personajes, nos los muestra tal y como son, con sus virtudes y también con sus muchos defectos. La cámara simplemente se limita a registrar sus emociones engrandeciendo el enorme trabajo de sus actores. Todos ellos brillantes aunque mención especial merecen Elena Irureta, Ane Gabarain y Loreto Mauleón, soberbias en su actuación. Bittori y Miren son los personajes sobre los que se asienta todo el peso de la trama pero es Arantxa quien en más de una ocasión logra robar todo el protagonismo. Tres mujeres fuertes que a pesar de todo siguen aguantando los embates de la vida. 

El otro gran acierto es haber contado con un equipo compuesto mayoritariamente por vascos. Solo ellos conocen como nadie lo vivido en las calles de Euskadi durante este oscuro episodio de nuestra historia. Se nota en cada uno de los planos la enorme sensibilidad y el respeto que sienten al contar esta historia. Al fin y al cabo es la suya propia. 

Patria se constituye así como una crónica ficticia que bien podría ser una fotografía en blanco y negro de uno de los episodios más tristes y dolorosos de nuestra historia. Uno que por desgracia duró demasiado tiempo. A través de un ritmo pausado que se va cociendo a fuego lento construye un potente relato acerca del miedo, el dolor y la búsqueda del perdón. Pero sobre todo, Patria es una radiografía humana del terror que consigue emocionar al espectador desde sus primeros compases. Una serie necesaria para entender lo sucedido entonces en Euskadi y, sobre todo, para luchar contra el olvido.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal