Muere a los 104 años Olivia de Havilland, la última leyenda de la época dorada de Hollywood

La actriz Olivia de Havilland ha muerto por causas naturales a los 104 años en París, ciudad en la que vivía desde hacía seis décadas. Así lo ha anunciado su publicista Lisa Goldberg.

Se nos va una leyenda del cine clásico, la última de la época dorada de Hollywood tras la muerte de Kirk Douglas el pasado mes de febrero, una mujer guerrera que se enfrentó a un Hollywood arcaico, que fue premiada en dos ocasiones con el Óscar a Mejor Actriz y que nos dejó un gran legado.

 

Hija primogénita del abogado Walter de Havilland y de la actriz Lillian Fontaine, además de hermana de la también actriz Joan Fontaine, Olivia de Havilland nació en Tokio el 1 de julio de 1916. Creció apreciando las artes y recibiendo clases de piano, ballet e interpretación. En 1933 se subió a un escenario por primera vez para representar la obra de Alicia en el país de las maravillas.

Poco después firmó un contrato de siete años con Warner Bros. y comenzó su escalada hacia la fama. Su debut en el cine tuvo lugar en 1935 con la película El sueño de una noche de verano. Ese mismo año rodó El capitán Blood junto al actor Errol Flynn, con quien coincidiría más adelante en varias películas, e interpretó a Melanie Hamilton en Lo que el viento se llevó, papel que supuso su primera nominación al Óscar.

 

La década de los 40 fue el período de esplendor de la actriz, ya que fue nominada otras cuatro veces al Óscar por las películas Si no amaneciera (1941), aquí perdió contra su propia hermana, protagonista de Sospecha; La vida íntima de Julia Norris (1946), Nido de víboras (1948) y La Heredera (1949). Ganó el premio en dos ocasiones.

Además de luces, su vida también estuvo marcada por las sombras. Demandó a su estudio, Warner Bros., por su contrato esclavista y un tribunal le dio la razón en 1945. También dejó de hablarse con su hermana y su relación fue empeorando a lo largo de los años.

 

En la década de los 50 se mudó a París tras casarse por segunda vez con el periodista Pierre Galante (la primera vez había sido con el escritor Marcus Goodrich) y aunque siguió haciendo películas como La princesa de Éboli (1955), El rebelde orgulloso (1958), Canción de cuna para un cadáver (1964) o Aeropuerto 77 (1977), redujo mucho sus trabajos en cine, televisión o teatro.

Olivia de Havilland se nos ha ido en 2020. Pero su legado perdurará para siempre.

The following two tabs change content below.

elenagvilela

Apasionada del cine y de las series. Algunos días me apetece ver Mamma Mia, La la land, Amélie y Friends; otros El silencio de los corderos, El cabo del miedo y Black Mirror. El resto de días debato sobre el final de Juego de Tronos.

About elenagvilela

Apasionada del cine y de las series. Algunos días me apetece ver Mamma Mia, La la land, Amélie y Friends; otros El silencio de los corderos, El cabo del miedo y Black Mirror. El resto de días debato sobre el final de Juego de Tronos.