Mr. Robot 4×05: 405 Method Not Allowed

Mr. Robot 4x05: 405 Method Not Allowed

Mr. Robot 4x05: 405 Method Not Allowed

Series: Mr. Robot

5 Stars

Summary

Elliot y Darlene intentarán entrar en la sala del servidor de Virtual Realty.

Coder Credit

Se nota que es la última temporada. Tras el capítulo de la semana pasada donde ocurría casi todo en una misma localización, Sam Esmail ha decidido que el quinto episodio sea especial también.

En este caso, Esmail nos regala un episodio en el que solo se pronuncian dos frases: una al inicio y otra al final. Nadie más habla durante los cincuenta minutos que dura el episodio y, si os soy sincera, no fue hasta la mitad que me di cuenta de que nadie había pronunciado palabra en todo ese tiempo. Así de interesante y absorbente es el capítulo.

Comenzamos en el punto donde lo dejamos la semana pasada: Tyrell ha muerto y Elliot se acerca a recoger su móvil. Además, hace lo que su compañero le sugirió: quemar la furgoneta con el cadáver del integrante del Dark Army. El humo que sale del vehículo es la pista que necesita Darlene para acercarse al sitio y encontrar a su hermano. Darlene pronuncia las únicas palabras que oiremos hasta el final, algo como «No pasa nada, no tenemos que hablar».

Darlene logra llegar hasta Elliot

Al pie de la letra se lo toman todos los personajes, y ambos parten de allí hacia el apartamento de Elliot, donde vemos cómo el chico se desmorona mientras se lava la sangre que mancha sus manos. En cuanto oye a Darlene salir de la habitación donde había estado imprimiendo una identificación falsa de Virtual Realty (Dolores Haze es el seudónimo que elige Darlene) para reunirse con él, se recompone un poco. Juntos, se dirigen hacia las oficinas de Virtual Realty para intentar acceder al Banco Nacional de Chipre.

Antes de centrarnos en los Alderson, hablemos primero sobre Krista: a la expsicóloga de Elliot la vemos al inicio del episodio planear la cena de Navidad con sus padres y su novio para luego decidir que es mejor que cenen en pareja nada más. La veremos al final de todo una vez más, pero eso lo dejo para después, pues también hay que hablar sobre Dom y lo que tiene que aguantar durante este capítulo.

Dominique también planea la cena de Navidad, pero Janice tiene otros planes para ella. Primero, la manda a investigar la furgoneta del Dark Army que Elliot ha quemado. Para cuando llega Dom, no hay mucho que hacer, pues la policía ya ha metido el cadáver en una bolsa y las demás pruebas. Pero Dom se da cuenta de que hay un semáforo con cámaras, las cuales sacan una foto si alguien se lo salta en rojo (cosa que pasó cuando Darlene pasó por allí anteriormente).

A la pobre Dom la tienen de un lado para otro

Dom no tiene acceso a nada en la comisaría de policía así que enchufa un USB al ordenador de la agente que se va a encargar de revisar las fotos de tráfico y así tanto ella como Janice tienen acceso a todo lo que la agente ve. Y de allí se va pensando que ya puede celebrar las fiestas con su familia.

Mientras, Phillip Price espera instrucciones de Zhang para la reunión del grupo Deus. Elliot le comenta que Tyrell no va a ir a la reunión y pronto a Price le indican lo que hacer: tras varios paseos, acaba con un traje nuevo y una nota con una localización y una hora. A las nueve se reunirá el grupo, pueda o no Tyrell, y así se lo comunica a Elliot.

Volviendo a los Alderson, Elliot y Darlene tienen un plan peligroso pero que podría funcionar: Darlene se hace pasar por Dolores Haze, cuya tarjeta de identificación de la compañía no funciona. Mientras ella entretiene al guardia de seguridad, llamado Dolph, Elliot se cuela para registrar el nombre de Dolores Haze como una de las empleadas. Este tramo del plan funciona perfectamente y Darlene entra en el edificio. Además, Elliot fuerza a que el software de la empresa se actualice lo que desconectará las cámaras durante 40 minutos. Darlene a su vez, consigue una huella de Dolph, que necesitarán más tarde para entrar en la habitación donde está el servidor (gracias a que la imprimen en 3D y hacen un molde).

Phillip Price tiene un mal presentimiento, creo

Dolph se da cuenta de que las cámaras se han apagado y acabará entrando en el lugar donde Elliot programó la actualización del software pero no puede cancelarlo. Mientras, los hermanos están en otra parte del edificio creando una tarjeta que necesitarán para introducir en el servidor. Cuando les quedan apenas 6 minutos, por fin logran entrar en la sala del servidor y allí, mientras Elliot borra el perfil de Dolores, Darlene hace lo suyo en un ordenador del servidor. Lo malo es que Elliot cerró mal el panel del ascensor que los ha llevado hasta allí y Dolph se da cuenta y llega a la sala cuando aún están dentro.

Dolph indica al otro guardia de seguridad que llame a la policía y entra en la sala donde están los Alderson. Como Darlene necesita un poco más de tiempo, Elliot consigue que las luces se apaguen y asistimos a una de las escenas más tensas de la serie. Al final, Darlene consigue lo que quería (el acceso al banco) y los dos huyen de allí dejando al guardia encerrado en la sala.

Desgraciadamente, ha llegado la policía al edificio y lo único que puede hacer Elliot es sacrificarse para que su hermana pueda escapar. ¿Cómo lo hace? Pues se larga de allí corriendo delante de la policía, que no tiene más remedio que seguirlo. Darlene vuelve a subir un par de pisos y acaba en una oficina vacía. Al ver una sudadera y unas botellas de agua, se le ocurre que puede intentar escapar por la puerta principal si simula haber salido del gimnasio que hay justo en la planta baja del edificio.

Darlene se pone una peluca para hacerse pasar por Dolores

Increíble, pero Darlene lo logra. Sale de allí sin que nadie le eche siquiera un vistazo y se sube al coche en el que llegaron. Darlene rastrea a su hermano gracias a la aplicación y va a por él. Elliot lo ha tenido bastante difícil. A mí me habrían pillado al minuto, pero Elliot corre y corre y corre y entre caídas, atropellos y autobuses, acabará encontrándose con el coche de Darlene, que lo recoge y salen de allí pitando. Los Alderson han podido reunirse y escapar... ¿o no?

Volveremos a ver una vez más a Dom, que está bastante paranoica y apunta las matrículas de todas las furgonetas blancas que cree que la están vigilando (probablemente lo estén). Y pronto recibe otro mensaje de Janice con otra misión: necesita que atrape a Elliot y Darlene, a los que ha identificado gracias a la foto de la cámara de tráfico. ¿Qué hará Dom?

Y por último, vemos a Krista que vuelve de la compra a su casa. Una joven se le acerca y se da cuenta de que es la misma que estaba en la tienda, así que se pone nerviosa y se le caen las llaves de su casa y, de paso, todo lo que había comprado. Cuando se incorpora, vemos a Vera, que es el personaje que pronuncia las otras palabras que oímos en el episodio: «Es hora de que hablemos». Pues sí, iba siendo hora.

A ver qué quiere Vera de Krista...

Así finaliza un episodio que quedará grabado en nuestras retinas durante bastante tiempo. ¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado tanto como a mí? Por cierto, que apenas vimos a Mr. Robot en todo el episodio, pero claro, si hubiera estado por ahí, no habría dejado de hablar.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.