Mr. Robot 2×04: eps2.2_init_1.asec

Mr. Robot 2x04: eps2.2_init_1.asec

Mr. Robot 2x04: eps2.2_init_1.asec

Series: Mr. Robot

4.5 Stars

Summary

Elliot sigue empeñado en no acercarse a un ordenador pero Darlene necesita su ayuda. ¿Podrá convencerlo? Además, Dom DiPierro se acerca poco a poco a fsociety y Joanna Wellick tiene problemas de dinero.

Coder Credit

Siguiendo el mismo patrón que el episodio de la semana pasada (este también dura veinte minutos más de lo normal, pero no os acostumbréis, Sam Esmail ha twitteado que la semana que viene los episodios volverán a tener la duración habitual), el capítulo empieza con un flashback y acaba con… sí, un cliffhanger.

El flashback tiene como protagonistas a Elliot y Darlene, y en él vemos cómo se fue gestando fsociety, pues Darlene aparece un día en casa de su hermano con la famosa careta que se convertirá en el símbolo de la revolución que lideran. De hecho, nos enteramos de dónde proviene la careta: ni más ni menos que de la película favorita de terror de los hermanos Alderson, “The Careful Massacre of the Bourgeoisie”. No es de extrañar que estos dos hayan acabado como lo han hecho si esa era su película favorita de niños.

Ah, ¿que tenéis curiosidad por ver la película? Ningún problema, dirigida por uno de los guionistas y productores de la serie, Adam Penn, aquí la tenéis para saciar vuestras ansias. Bueno, al menos, sus ocho primeros minutos. Durante el flashback también nos enteramos de que Elliot perdió su trabajo anterior, que ha empezado a ir a terapia y que Angela intenta conseguirle un trabajo en Allsafe. Está bien ir rellenando huecos en la vida de Elliot y ver cómo comienza a idear el plan para acabar con Evil Corp, con Darlene escuchando atentamente.

Los hermanos gestando el plan que lo cambiará todo
Los hermanos gestando el plan que lo cambiará todo

Volviendo al presente, Darlene visita a Elliot en casa de su madre e intenta convencerlo para que vuelva a la lucha junto a ella. Elliot no quiere ceder ante la parte de su mente que es Mr. Robot y cuando así se lo comunica a Darlene, ésta no puede evitar responderle que quizás lo necesite a “él”. Ouch. Eso tiene que doler.

Dom DiPierro mientras tanto, investiga el salón de juegos que servía de base a los miembros de fsociety. Casi todos sus compañeros del FBI parecen dudar que el sitio tenga algo que ver con el hackeo, pues no hay ninguna prueba, pero sólo hasta que Dom les enseña un casquillo de bala. Además, Dom se ha dado cuenta de que, de la lista de agentes del FBI, Romero imprimió sólo páginas donde aparecía alguno de los que habían interrogado a Gideon Goddard.

Joanna Wellick sigue sin saber nada de su marido (o eso es lo que parece, aquí nunca se puede dar nada por supuesto) pero se está quedando sin dinero porque ECorp sigue sin darle el finiquito de Tyrell. El problema es que sin dinero no puede pagar a Kareem, el guardacoches que despertó a Elliot después del hackeo, para que guarde silencio. ¿Guardar silencio sobre qué? El papel de este matrimonio en la serie no parece que vaya a esclarecerse de momento y además vemos cómo Joanna parece continuar con su vida (amorosa al menos) como si nada, y proclama a los vientos que ama a Derrick porque no tiene dinero y no puede llevarla de viaje a ningún sitio. Bueno, vale, sólo se lo dice a Derrick y la cara que se le queda al pobre es un poema.

Darlene con la máscara infame
Darlene con la máscara infame

Como para demostrarnos aún más que no le importa Tyrell, vemos cómo se reúne con Scott Knowles, el jefe de tecnología de ECorp, para intentar que le den el dinero de su marido a cambio de testificar que Tyrell no estaba con ella cuando la mujer de Knowles fue asesinada. Quizás habría sido un buen plan, pero Knowles todavía está demasiado furioso (¿quién no lo estaría?) y no quiere oír hablar de semejante trato y prefiere ver cómo el hijo del asesino de su mujer y Joanna “pasan hambre”.

Por otro lado, Angela ha entregado el CD que le dio Price a su amiga Antara y vemos cómo eso conduce a la detención de los culpables. Angela se reúne con ella y llega a la conclusión de que Phillip Price la ha contratado porque necesita algo de ella. Antara no le da mucha credibilidad a lo que Angela afirma haber encontrado en las negociaciones del acuerdo de Washington Township, pero ella cree tener una baza con la que jugar ante Price.

Ni corta ni perezosa, Angela se reúne con Price y le informa del patrón que ha encontrado en dichas negociaciones y cómo cree que la necesita para librarse de esa contingencia. A cambio de ayudarlo, le pide un puesto más importante en la empresa. Phillip Price se ríe básicamente en su cara y le dice que su imaginación y suposiciones se la han jugado. Te has pasado Angela.

Hemos tenido que esperar tres semanas pero… ¡Whiterose ha aparecido por fin! Como ya habíamos visto en la escena post-créditos del final de temporada pasado, Whiterose y Price están trabajando juntos de alguna manera. Parece que Price está jugando con Angela, pero su plan va a llevar mucho tiempo y ya sabemos lo obsesionada que está Whiterose con el tiempo y le dice a Price por teléfono que se dé prisa. Éste le contesta que no fue él el que empezó el juego y que tenga paciencia. Whiterose se harta y le cuelga, comentándole a su asistente que Phillip al final va a optar por la estrategia Ecoin y éste le cuenta lo que el FBI ha averiguado sobre el salón recreativo. De verdad que quiero ya saber qué demonios pasa con esta mujer y sus tejemanejes con Price.

Elliot se enfrenta... a sí mismo
Elliot se enfrenta... a sí mismo

Y a todas estas, ¿qué es de Elliot? Sigue empeñado en mantenerse alejado de los ordenadores, pero un día accede a jugar al ajedrez con Ray. Elliot tiene que mejorar si quiere vencer a Ray, así que éste le presta el tablero y las fichas para que practique. Además, viendo lo mal que lo está pasando, le sugiere que le cuente lo que le pasa para aliviarse. Elliot de hecho reflexiona sobre si abrirse a él y así quizás ser detenido y que Darlene pare de ponerse en peligro, pero pronto aparece Mr. Robot para evitar que confiese, pues eso sólo lo empeoraría todo.

Ya en casa, Mr. Robot le propone a Elliot un trato: jugar una partida de ajedrez y si gana Mr. Robot, se hará cargo de Elliot para siempre. Si Elliot gana, desaparecerá también para siempre (esto da lugar a una sucesión de escenas muy idealizadas por Elliot, en las que todos sus amigos –incluidos los Wellick- y familia son felices como él). A Elliot le cuesta decidirse, pero por fin, acepta el reto de Mr. Robot.

Lo que podría haber sido una solución, se convierte sólo en una manera de darse cuenta de que nunca podrá librarse de Mr. Robot, pues tras tres partidas que acaban en tablas (algo muy improbable en el ajedrez), entiende que ninguno de los dos va a vencer al otro y que Mr. Robot lo sabía al proponerle el juego.

Mr. Robot no es que sea más listo que tú Elliot... es que te conoce muy bien
Mr. Robot no es que sea más listo que tú Elliot... es que te conoce muy bien

Darlene ha estado bastante liada este episodio, pues se encuentra con Cisco en la calle y se reúnen en un bar a petición de él. Cisco la avisa de que el FBI ha encontrado el salón de juegos y que probablemente la estén siguiendo (de manera ilegal, en una operación llamada “Operación Berenstein”). Darlene quiere saber si todo esto es culpa del “Dark Army”, pero Cisco niega que lo sea y le insiste a Darlene que le cuente a Elliot lo que ha pasado con Romero, pues sí, Elliot todavía no se ha enterado de la muerte de su amigo.

Cisco le cuenta a Darlene que uno de sus contactos le ha dicho que Romero había estado investigando al FBI en relación a la Operación Berenstein y es entonces cuando Darlene se asusta de verdad y quiere huir de la ciudad. Cisco le aconseja que no lo haga, porque sería peor. Darlene no tiene otro remedio que llamar a Elliot y, a través de un código que sólo ellos conocen (Init 1), logra que Elliot acceda a hablar con ella a través de un canal de chat seguro.

Elliot necesita acceder a un ordenador y acabar así con su régimen analógico autoimpuesto, pero se niega a regresar a su piso. Así que se dirige a casa de Ray y le promete ayudarle con su problema tecnológico (del cual no sabemos mucho pues según lo que le muestra a Elliot, es una simple migración de página, pero Ray parece obsesionado por su privacidad).

Elliot aprovecha para hablar con su hermana y poco a poco se va enterando de todo lo que está pasando. No le queda otra que ponerse a trabajar en ello, y entonces Mr. Robot aparece a su espalda, contento por volver a tener acceso a un ordenador, y le pregunta a Elliot qué está haciendo. “Estoy hackeando al FBI”. Con esa contundente frase, Elliot nos deja boquiabiertos. ¡Que se prepare Dom DiPierro que Elliot ha vuelto!

 
The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.