Moonbase 8 1×01: Dry

Moonbase 8 1x01: Dry

Moonbase 8 1x01: Dry

Series: Moonbase

3 Stars

Summary

Tres aspirantes a astronautas participan en una simulación en una base lunar donde la NASA estudia su comportamiento y convivencia.

Coder Credit

El pasado fin de semana se estrenó Moonbase 8, la nueva comedia de la cadena estadounidense Showtime y que en España puede verse en Movistar +. Un producto ligero que saca alguna que otra sonrisilla sin llegar a provocar la carcajada a costa de sus protagonistas.

Moonbase 8 cuenta la historia de los astronautas Skip (Fred Armisen), Rook (Tim Heidecker) y Cap (John C. Reilly), tres hombres encerrados en el prototipo de una base lunar en el desierto de Arizona en la que se preparan para la misión de sus vidas: ser los primeros moradores del satélite. Cada uno de ellos ha sido reclutado por la NASA por razones que solo la organización conoce. Ninguno de los tres destaca por nada. Podría decirse que son tres perdedores que por lo que sea pueden tener la suerte o la desgracia de ser seleccionados para una misión que les queda muy grande. Su viaje a la Luna dependerá de cómo se manejen en esta simulación.

Para Skip su participación en la colonización de la luna es un homenaje a su padre, un verdadero genio, mientras que para Rook es casi una misión evangelizadora, alguien tiene que llevar la palabra de Dios a esos lares. Por su parte, para Cap es la oportunidad de buscar la redención ante los ojos de su familia en un intento desesperado de escapar de sus problemas financieros. Ninguno de ellos es a primera vista la opción obvia para una empresa tan ambiciosa como la de establecer una colonia en el suelo lunar. 

Los protagonistas se mueven en una especie de burbuja que no es más que una simulación de lo que podrían encontrarse una vez que lleguen a la Luna. En su primer episodio se plantea un contratiempo con el depósito de agua que pone en peligro la misión. Esta situación no hace sino evidenciar que efectivamente estos tres astronautas son las personas menos adecuadas para llevar a cabo esta misión. La falta de agua les lleva a plantearse soluciones cuestionables que rozan el ridículo reafirmando una y otra vez que estos tres hombres no deberían ser los responsables de ninguna colonia en la Luna.

Para rizar más el rizo, en su episodio piloto la serie cuenta con una estrella invitada, el jugador de fútbol profesional Travis Kelce, estrella de los Kansas City Chief. Kelce es un astronauta más que se une a la misión como parte de una colaboración entre la NFL y la NASA, reforzando así la idea de que la agencia espacial ha confiado en las personas más inadecuadas para llevar a buen puerto un proyecto de este calibre. 

Con todo ello la serie logra que pasemos un rato agradable frente a la pantalla pero sin lograr la carcajada. La química entre sus tres protagonistas es maravillosa. Armisen, Heidecker y Reilly son viejos conocidos. Tres actores que han destacado en el circuito de la comedia y que hacen un trabajo muy serio en Moonbase 8. Su actuación es divertida sin resultar cargante ni sobreactuada. Sin embargo, la serie no termina de explotar, se queda en un punto intermedio en el que entretiene sin llegar a ser hilarante. Y eso es un problema.

Jonathan Krisel, junto con Fred Armisen y Tim Heidecker, es el creador de la serie. Llama la atención que el responsable de renombradas comedias como Portlandia o Baskets, reconocidas por la crítica y descacharrantes, esté detrás de una serie que aún siendo entretenida no puede calificarse como hilarante o divertida. Es como si Moonbase 8 fuese la hermana pequeña de sus trabajos anteriores. Correcta en todo pero mucho más floja. 

La serie parte de lo que podría ser un buen planteamiento sobre el papel. La idea de una panda de ineptos con una misión imposible para ellos no es nada que no hayamos visto ya. Aún así,  la idea de una simulación espacial permite poner a sus protagonistas en situaciones cotidianas para los astronautas pero desconocidas para el gran público que podrían ser muy cómicas dada la poca especialización de Cap y compañía. Sin embargo, por lo que sea la serie no termina de arrancar, quedándose a medio camino entre la comedia y la nada.

En los últimos tiempos hemos visto cómo aterrizaban en nuestras pantallas series que comparten la misma temática espacial, desde el drama de Hillary Swank que proponía Away hasta la comedia sitcom propuesta por Space Force de Steve Carell o la loca Avenue 5 con Hugh Laurie como protagonista. Todas ellas comparten el haber pasado sin pena ni gloria. El público no termina de conectar con sus historias. Aún así los creadores siguen empeñados en llevarnos más allá de las estrellas. 

Al final, Moonbase 8 es una serie sobre el espacio que curiosamente transcurre aquí en la Tierra.  Su matiz cómico mantiene entretenido al espectador sin lograr que nos partamos de risa en el sofá. Un producto amable sin muchas pretensiones cuyos protagonistas logran conectar con el espectador gracias a su perseverancia y a su ilusión de poder ser los elegidos para poner un pie en la Luna. 

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.