Marvel’s Agents of SHIELD 7×12: The end is at hand y 7×13: What we’re fighting for (Final de serie)

Marvel's Agents of SHIELD 7x12: The end is at hand y 7x13: What we're fighting for (Final de serie)

Marvel's Agents of SHIELD 7x12: The end is at hand y 7x13: What we're fighting for (Final de serie)

Series: Marvel's Agents of SHIELD

4 Stars

Summary

La última misión de los agentes de SHIELD llega a su fin.

Coder Credit

Ha llegado el momento final. Marvel's Agents of SHIELD se despide para siempre con este capítulo doble final, en el que se cierran tramas y regresan varias caras conocidas de la serie.

Para los que hemos seguido Agents of SHIELD desde que se estrenó su primer capítulo en 2013, estos dos últimos episodios se han convertido en una auténtica «llorerabola». Es cierto que hubo momentos en el camino en los que temimos tener que despedirnos de la serie allá por la cuarta o quinta temporada (los sucesivos años), pero finalmente, Coulson y compañía han alcanzado su séptima temporada. Y podrían haber continuado algunos años más si por sus fans fuera. Pero hasta aquí han llegado y han terminado por todo lo alto, que no es algo que puedan decir muchas series en su séptimo año.

Daisy irá en busca de Simmons y Deke

Hay mucho que contar sobre lo que ocurre en estos dos últimos episodios así que el análisis será largo. Una de las cosas que menos nos ha gustado de esta temporada ha sido la constante ausencia de Fitz, el cual no apareció hasta la semana pasada en escenas de flashbacks. Esta semana, aparece por fin al final del capítulo 12, el cual se centra en el rescate de Simmons y Deke por parte de Daisy, Mack y Sousa, quienes, recordemos, están a bordo del Quinjet mientras ven cómo Malick y los Chronicom reducen a la nada las bases de SHIELD.

Mack logra enganchar y aterrizar el Quinjet encima del Zephyr y pronto comenzarán a buscar a sus amigos allí, pero el Zephyr está vacío. Pronto, una nave de los Chronicom «absorberá» al Zephyr y en cuanto eso ocurra, escanearán la nave y descubrirán el paradero de sus amigos. Como hay que pensar cómo poder salir de allí una vez rescaten a Simmons y a Deke, Sousa y Mack se quedarán a bordo del Zephyr mientras que Daisy irá a buscar a sus amigos.

Antes de separarse, Sousa besa a Daisy, que parece feliz de que lo haya hecho, aunque ni él mismo lo hubiera planeado. ¿Quién está más feliz aún? Pues Mack, que observa el intercambio y felicita a Sousa por dar el paso. Estos dos capítulos están llenos de momentos ligeros como este y otros bastante más dramáticos, pero esa ha sido casi siempre una de las características de la serie, ser capaz de alternar entre unos y otros en pocos minutos.

Mientras Daisy se dirige en busca de Simmons y Deke sin encontrar ningún obstáculo (y de lo cual se extraña ella misma –más tarde nos enteraremos de que Sybill dejó que se acercase a sus amigos porque aumentaban así las probabilidades de que Simmons se acordase de Fitz), Mack y Sousa se preparan para luchar contra un ejército de robots y al mismo tiempo, intentan encontrar la manera de abrir la puerta de la gran nave para luego poder salir de allí. No lo tienen fácil, puesto que las municiones son escasas, pero en cuanto logran «matar» a unos pocos, a Sousa se le ocurre que los pueden convertir en bombas (acordándose de lo que pasó en el Área 51 en el primer capítulo en el que Sousa apareció esta temporada).

Deke intenta que Simmons recuerde a Fitz

Simmons y Deke están atrapados en una celda en la que los han dejado mientras la inyección que le puso Malick a Jemma para que se disolviera el implante va haciendo efecto. Las memorias de Jemma son un caos y sigue sin acordarse de Fitz, pese a que Deke le hace una imitación de su abuelo bastante acertada. Por fin, Daisy encontrará a Simmons y a Deke y, en el camino de vuelta al Zephyr, vemos cómo Simmons no reconoce ni siquiera a Daisy. ¿Podrá Jemma recuperar todas sus memorias? De momento, nos debatimos entre la tristeza y la hilaridad porque tan pronto Jemma no recuerda a su mejor amiga como le pide un disfraz como el suyo.

En el lado de Malick, este se encuentra por fin con Sybill en «carne y hueso» y hablan sobre las bases de SHIELD destruidas... y una que no han destruido: el Faro. Las defensas del lugar son tan grandes que un ataque externo no le haría nada, por lo que el plan para el Faro es diferente: instalar bombas y volarlo. Además, luego vemos una conversación entre Malick y Kora, en la que ella se enfrenta a él por haber matado a su madre y Malick la manipula diciéndole que su madre no la quería.

Garrett se teletransportará hasta el Faro e irá colocando bombas, pero antes de que consiga ponerlas todas, Coulson, May y Elena lograrán atraparlo. Garrett intenta convencer a Malick de que no detone las bombas porque necesita más tiempo (sin decirle que lo han atrapado) pero a Malick no le importa y las detona igualmente. Por suerte para los habitantes del Faro, Elena logra llevar todas las bombas a un mismo punto para al menos contener la destrucción en un solo punto y evitar que todo se desplome, lo cual funciona todo lo bien que se puede esperar y nadie muere.

Además, Coulson se da cuenta de que alguien está emitiendo una transmisión en la que se nombra un 0-8-4 (un objeto de origen desconocido –¿recordáis el capítulo titulado así en la primera temporada?) y una localización. Como convence a Garrett de que no es tarde para que se cambie de bando puesto que la línea temporal es nueva y tiene poder sobre ella, acaban confiando en él para que los traslade hasta dicha localización, que no es otra que el bar en Nueva York que hemos estado viendo durante toda la temporada. Allí se encontrarán a más agentes que no dudan en disparar en cuanto aparecen (en concreto, lo hará una joven Victoria Hand), lo que provoca la muerte de Garrett. Supongo que los guionistas tenían que deshacerse de gente que ya no les sirviera de forma rápida, pero la despedida ha sido un poco brusca. En fin, a nadie le importa Garrett supongo.

No hay mucha resistencia en la nave y Daisy no entiende nada

En la nave de los Chronicom, Daisy, Simmons y Deke se topan con Kora. Sybill parece preocupada porque eso no entraba en sus planes, pero parece que Kora tiene ganas de pelea. Daisy les dice a sus amigos que se vayan ya al Zephyr mientras ella se enfrenta a su hermana, cosa que hacen. Entre ataque y ataque, parece que Daisy convence a Kora de que está en el bando equivocado, puesto que Daisy escapará y Kora le dirá a Malick que no cree que su hermana sea mala persona.

Reunidos ya todos en el Zephyr, Mack dispara los misiles recubiertos de Chronicom hacia la puerta de salida y funciona, provocando una explosión tan grande que los permite salir de allí volando el Zephyr y se reunirán más tarde en el bar con el resto del equipo.

Coulson, May y Elena se encuentran rodeados de agentes que han llegado hasta allí gracias a la misma información que recibió Coulson (lo que pasa que el resto lo hizo gracias a que Enoch les dejó un mensaje para que fueran allí ese día en ese momento) y que cada uno de ellos trae un paquete de origen desconocido (0-8-4). El equipo comienza a abrirlos y, cuando ya están todos fuera, aparecerán Daisy, Simmons, Deke, Sousa y Mack.

Simmons ve las piezas e, inconscientemente, irá juntándolas hasta formar una máquina que, aunque ya tiene una forma, aún le parece incompleta a Simmons. Falta una pieza, que aparece de la mano de un hombre mayor que llega un poco tarde a la reunión. La máquina abre un compartimento secreto del bar y allí hay una mesa donde Simmons encaja la máquina.

Aún así, todavía faltará una última pieza: el anillo de casada de Simmons. En cuanto lo encaja, se abre un portal en el techo y caerá alguien de él. ¿Quién? Pues quién iba a ser: Fitz. Por fin comprobamos de una vez por todas que Fitz está vivo y todos se alegran mucho de verlo... todos excepto Jemma, que no sabe quién es. Antes de pasar al siguiente capítulo en el que Fitz explicará todo lo que ha pasado hasta la fecha, vemos cómo en la última escena poscréditos de la serie Sybill repite una vez más que esta vez es la última vez en la que el equipo estará junto. GRACIAS SYBILL POR EL RECORDATORIO.

Fitz, guapo, bonito, te queremos

Empezamos el último episodio justo con Fitz, que les dice que aún pueden regresar a su línea temporal original, pero que para ello necesitan a Kora. También explica que ha estado escondido en el reino cuántico esperando que el resto encontrara la clave (o sea, a Kora) y que aún pueden saltar a través del reino cuántico para volver a su línea temporal. Pero Coulson le dice que no pueden marcharse de allí y dejar que los Chronicom se queden en esta línea temporal y que los habitantes se queden sin protección.

La idea ahora es que alguien se quede en esta línea temporal y active el aparato para que el resto se vaya y los Chronicom los sigan. Pero claro, esa persona se quedaría atrapada en esta línea temporal. Con toda la gente que hay allí que pertenece a esa línea temporal, no entiendo por qué uno del grupo tiene que sacrificarse, pero Sousa se ofrece voluntario (por supuesto. Si conocéis al personaje desde Agent Carter no debería extrañaros que lo haga). Cuando le coge las manos a Daisy y empieza a despedirse, oímos a alguien haciendo un ruido de desagrado: es Deke, que dice que no quiere que Daisy y Sousa se separen porque sabe que tienen algo y quiere que sean felices y, además, si todo sale bien entre Fitz y Simmons, él nacerá en el futuro en su línea temporal. Además, le encantan los 80. Y por lo que entendemos, será el líder de SHIELD en esta línea temporal.

La verdad es que la existencia de Deke en una línea temporal «normal» habría sido un poco raro pero me ha dado pena que la despedida haya sido tan precipitada y que el resto del equipo, aunque intentan muy brevemente que cambie de idea, parece aceptar la solución sin muchos problemas. Ha sido una forma de redimir al Deke más inconsciente y atolondrado de sus primeros capítulos, que era bastante insoportable, la verdad. Pero hemos llegado a quererlo y, al menos, no ha muerto, sino que se ha convertido en un agente de SHIELD de pleno derecho.

Sousa se iba a sacrificar por el equipo pero Deke tiene otra idea

El equipo logra así llegar hasta su línea temporal original y los Chronicom los siguen. Ahora lo que tienen que hacer es librarse de ellos para salvar su mundo. Antes que nada, toca una ración de Fitzsimmons. Sin poder verlos juntos en toda la temporada, era lógico que el episodio final se centrara un poquito en ellos, que han sido prácticamente la historia de amor central de toda la serie. Simmons sigue sin acordarse de Fitz y este intenta que vaya recordando todo lo que pasó poco a poco.

Fitz empieza a tirar de hilos de historias para que Simmons comience a rememorar su vida antes del implante. La clave para empezar es el nombre de la estrella favorita de Jemma: Alya. A partir de ahí, vemos lo que pasó entre el final de la temporada anterior y esta y cómo escaparon a Alya precisamente. Allí estudiaron las líneas temporales y vivieron durante un tiempo, hasta que prepararon la máquina del tiempo y regresaron a su época, donde les pidieron a Piper y a Flint (el inhumano que controlaba las rocas, ¿os acordáis?) que protegieran el lugar donde iba a esconderse Fitz... y Simmons les promete que si lo consiguen, les dará lo que quieran.

También Fitz revela que uno de los dos tenía que quedarse atrás para que hubiera un vínculo entre las líneas temporales y que tuvo que ser él porque el implante no funcionaba con él (tendremos que creerlo, aunque ha sido una trama cogida con pinzas para cuadrar los horarios de rodaje de Iain De Caestecker). Simmons parece ir recordando las cosas, pero aún hay algo que se revelará más tarde que todavía no recuerda.

Vemos unos cuantos flashbacks de Fitzsimmons

Mientras, en las naves Chronicom, Malick está harto de los agentes de SHIELD, pero Sybill le dice que están volviendo a la línea temporal original y allí los Chronicom ya están atacando al equipo. Y es que volvemos al punto en el que acabó la sexta temporada literalmente: los agentes están en el Templo y los Chronicom los están atacando, por lo que los personajes van a interactuar con ellos mismos. Como eso no puede pasar, se ponen unos trajes de protección con los que no se les ve la cara y problema resuelto.

Supongo que lo de que haya varias versiones de sí mismos que luego se irán a otra línea temporal funciona todo lo bien que puede funcionar al no verse las caras y no cambiar nada de lo ocurrido. Solucionado el problema de las varias versiones de ellos, ahora tienen que planear cómo librarse de los Chronicom. La nave de Sybill está disparando al Zephyr del pasado, pero este salta en el tiempo antes de que le dé. Mientras Sybill está distraída con el otro Zephyr, el equipo aprovecha para aterrizar en la nave de los Chronicom.

Además, mientras todo esto ocurre, Malick se cansa de Kora y quiere quitarle los poderes, cosa que finalmente hace, lo que nos llevará luego a un enfrentamiento entre Daisy y Nathaniel, ahora con los poderes de las dos hermanas. Daisy pelea contra él mientras el resto sigue con el plan, que será un poco raro pero que da resultado.

Mientras algunos siguen en las naves, otros se han ido al Faro. Sybill atrapa a Coulson, quien deja caer que su equipo está en el Faro. No ha sido un fallo de Coulson, sino precisamente su plan: en cuanto Sybill lo oye, manda a los Chronicoms allí, que es justo lo que quería el equipo. A partir de ahí, los Chronicom llegan al Faro, Mack ha rescatado a Kora, y entre May y Kora (que amplifica los poderes empáticos de May) hacen llegar la empatía a los Chronicom, que no luchan contra los agentes en el Faro.

Kora al final se pasa al lado de SHIELD

Ha sido una solución rápida, la verdad. No sé qué pensar de esta parte de la trama en concreto pero lo dejaremos pasar también porque aún nos queda una lucha más. Daisy y Nathaniel se enfrentan en una sala en la que si tocan lo que no deben, explotará todo. Nathaniel le dice a Daisy que si quiere matarlo, tendrá que morir ella también y Daisy dice «pues vale». Con sus poderes, destruye todas las naves Chronicom y sus ocupantes y lo siguiente que vemos es a Daisy congelarse en el espacio exterior.

Obviamente este no podía ser el final de Daisy, así que no nos extraña mucho que el Zephyr se acerque a ella y sus amigos la rescaten. Dentro ya de la nave, Kora reanima a su hermana con sus poderes (aún no entiendo bien los poderes de Kora, la verdad) y todos felices. Más felices incluso están Fitzsimmons, que regresan hasta el lugar donde habían dejado a Flint y a Piper guardando el lugar donde se escondía Fitz y... Alya, la hija de Fitzsimmons. Por fin Simmons recuerda por qué decidió hacer lo que hizo: para proteger tanto a Fitz como a su hija. Para Piper, Flint y Alya no ha pasado casi nada de tiempo, pero para Simmons ha sido casi una vida.

Aquí acaba realmente la trama de la temporada y solo nos queda un epílogo de unos diez minutos. La pantalla nos señala que ha pasado un año y vemos cómo los miembros del equipo (Coulson, Daisy, May, Mack, Elena, Fitz y Simmons) se reúnen en el bar de Nueva York. Al poco de empezar a hablar, nos damos cuenta de que es una reunión virtual mediante hologramas, cumpliéndose así lo que dijo Enoch de que nunca volverían a reunirse todos a la vez en un mismo sitio.

Este epílogo sirve para explicarnos qué ha sido de cada uno de ellos. Mientras que muchos siguen en activo, quienes se han retirado para estar con su hija tranquilos son Fitz y Simmons, que están de picnic con su hija, aunque no sabemos si han regresado al Reino Unido o siguen por Estados Unidos. Yo-Yo sigue trabajando como agente de SHIELD, junto a Piper y a un reconstruido Davis al estilo de Coulson, lo que nos da a entender que el favor que les pidió Piper a Fitzsimmons fue precisamente que trajeran de vuelta a su compañero.

La última vez que están todos juntos 🙁

Mack continúa al frente de SHIELD, y lo vemos al más puro estilo Nick Fury a bordo de un helicarrier. May se ha retirado de la vida más activa y nos enteramos de que es profesora en la academia de SHIELD, que ahora tiene un nuevo edificio llamado Academia Coulson, y sabemos que también se encarga de darle algunos nombres a Mack para los nuevos reclutas. Junto a May, vemos a Flint, que es ahora uno de los alumnos de SHIELD.

Por último, vemos a Coulson y a Daisy solos en la sala, puesto que el resto ha ido desconectándose. Antes de marcharse, Mack le comenta a Coulson algo sobre un regalo que le ha dejado (por cierto, la clave 136 es el número de capítulos totales de la serie), con el que terminará el capítulo. Pero primero hay que comentar que ahora Coulson está de año sabático y no está trabajando para SHIELD, pese a que no le faltan ofertas de parte de todos los miembros del equipo.

Era lógico que la serie acabara con Coulson y Daisy, puesto que ellos dos siempre han sido el centro. Es una escena muy conmovedora en la que Coulson se va primero, dejando a Daisy sola en la sala, muy emocionada. Los espectadores nos damos cuenta de que la línea entre Daisy y Chloe Bennet en esa escena es muy fina y sabemos que no solo estamos viendo a un personaje, sino a una actriz despedirse de una serie.

En cuanto Daisy se desconecta, nos enteramos de qué quería decir con lo de «embajadores de las estrellas» que dijo en cierto momento en la conversación (así es como Sousa los llama, y también nos enteramos de que Daisy le hizo ver a Sousa E.T. y que este lloró viéndola): Daisy, Sousa y Kora están a bordo del Zephyr 3 en el espacio. Parece ser que los tres (y más gente, supongo) llevan a cabo misiones de ¿diplomacia? en el espacio exterior. Es una bonita escena en la que vemos confirmada la relación entre Daisy y Sousa y también nos alegramos de que Daisy haya podido conservar a su hermana Kora y esta se haya redimido.

La última escena es para Coulson, que abre el regalo que le ha hecho Mack, que sigue siendo un mecánico al fin y al cabo. En cuanto vemos las llaves, sabemos lo que va a descubrir: a Lola. Una Lola muy avanzada y mejorada en la que se monta Coulson más feliz que una perdiz.

Os echaremos mucho de menos <3

Hasta aquí ha llegado la séptima y última temporada de Agents of SHIELD. Lo cierto es que los capítulos finales en sí ha estado por debajo de la media de la temporada, me ha dado la impresión de que muchas cosas se han resuelto de manera muy rápida, pero como final de serie, al menos nos deja mucha felicidad, que ya era hora para algunos de los agentes. Y nos abre la posibilidad de desear algún spinoff (que levante la mano quien quiera ver las aventuras de Daisy, Sousa y Kora por el espacio).

No queda más que felicitar al equipo de Agents of SHIELD, tanto a los actores como a los que están detrás, puesto que nos han dejado una gran serie que seguro que muchos volveremos a ver para disfrutar otra vez con Daisy, Coulson ,Fitz, Simmons, May, Mack, Elena, Bobbi, Hunter, Deke, Enoch, Lincoln, Sousa, Robbie, Piper, Davis, Jiaying y la infinidad de personajes que han pasado por ella, incluidos a los villanos como Ward o Aída. ¡Os echaremos de menos a todos!

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.