Marvel’s Agents of SHIELD 7×05: A trout in the milk

Marvel's Agents of SHIELD 7x05: A trout in the milk

Marvel's Agents of SHIELD 7x05: A trout in the milk

Series: Marvel's Agents of SHIELD

4.5 Stars

Summary

Los agentes de SHIELD tendrán que vérselas con los Chronicom y HYDRA esta vez en los años 70.

Coder Credit

Una semana más, los agentes de SHIELD se encuentran en una época ajena y tendrán que ingeniárselas para desbaratar los planes de los Chronicoms.

Al menos, lo intentarán, porque las cosas en este episodio salen bastante mal para nuestros protagonistas. Quizás para no continuar con la agradable tendencia de parar los planes de los malos, en esta ocasión, los agentes no tienen mucha suerte en sus propósitos y el capítulo termina sin que hayan resuelto nada: es más, está todo peor que antes incluso.

May aún no controla bien lo que le pasa

Recapitulemos. Los agentes se habían dirigido a 1973 siguiendo la estela de los Chronicoms y tendrán que ajustarse una vez más a la época. El que peor lo lleva es Sousa, que se niega a usar pantalones campana y se sorprende por cualquier avance tecnológico que al resto le parece una antigualla, pero, aun así, hay que felicitarlo por lo bien que lleva eso de haber sido arrancado de su época, al menos durante un rato.

Coulson, May, Sousa y Daisy se dirigen al ya conocido bar tapadera de SHIELD (ahora introducen la contraseña «Swordfish» como un código, señal de que los tiempos han cambiado) pero allí no se encuentra Enoch. Quienes sí están son, por una parte, la familia Malick casi al completo, tanto Freddy como sus hijos Nathaniel y Gideon están en la fiesta que se está celebrando en el bar; y por otra parte, el General Rick Stoner de SHIELD también.

Malas noticias: Tanto Freddy como Nathaniel tenían que estar muertos ya a estas alturas, por lo que los protagonistas se imaginan que los Chronicom han logrado alterar la línea temporal para que sobrevivieran tres años más de lo que lo hacían originalmente. Durante todo el capítulo, oímos la frase que da título al capítulo «A trout in the milk», que traducida literalmente significa «Una trucha en la leche» y que tiene como significado que algo es una prueba circunstancial. Esto es, que si parece que el lechero ha mezclado la leche con agua es porque lo ha hecho.

Sousa aún tiene que ajustarse a los cambios

Mientras Coulson y compañía descubren que los planes de HYDRA se han adelantado 40 años porque ya están construyendo el proyecto Insight (aquel que mataría a los enemigos antes de que pudieran siquiera pensarlos, como explicaban en Capitán América: El soldado de invierno), con el que pretenden matar a un puñado de personas tan importantes como Bruce Banner, Nick Fury, Peggy Carter o Victoria Hand, en el Zephyr ocurren varias cosas.

Por una parte, Simmons y Deke se han quedado a bordo y vemos a Simmons actuar bastante raro: le duele el cuello y en cierto momento vemos unas luces en su nuca, todo eso tras aparentemente no acordarse de a quién llama Bobo Deke. ¿Qué está pasando con ella? No tenemos ni idea ni el capítulo resuelve mucho más, ni siquiera cuando Enoch por fin regresa con ellos después de trescientos mil años a la nave. Su conversación con Simmons es muy enigmática y nos deja con ganas de saber más.

Por otra parte, Mack y Yo-yo se han ido hasta el Faro que tan bien conocemos y que supuestamente en 1973 debería estar vacío. No lo está, y lo que había sido una misión para comprobar que el sitio siguiera vacío (y una cita entre los dos agentes) acaba por resultar muy importante: es allí donde están construyendo el proyecto Insight.

Tras una breve pelea en la que Daisy acaba usando sus poderes delante de Sousa (quien le pregunta si se ha tomado el famoso sérum) y de Nathaniel, el hijo de Malick, los agentes se reúnen todos a bordo de la nave (gracias a que Enoch aparece para recogerlos) y es una suerte, puesto que a los pocos minutos se produce otro salto temporal y acaban en 1976, justo en el día en el que se va a lanzar al espacio Insight.

Daisy acaba usando sus poderes y eso traerá cola

Como aún tienen tiempo para parar el lanzamiento, los agentes lo intentan, claro está. Mack decide que lo más seguro es inundar las instalaciones del Faro y así todos tendrán que evacuarlo. Coulson y May pondrán los explosivos mientras Daisy hackeará las cámaras y los accesos para que los otros dos puedan entrar. Como Sousa no quiere quedarse en la nave, se va con Daisy como refuerzo y, al mismo tiempo, Elena y Deke van a buscar a Freddy Malick para traerlo a la nave con ellos... y ya decidirán qué hacer con él.

Mientras que Coulson y May no tienen muchos problemas (no demasiados al menos) para colocar los explosivos, Daisy sí que se encuentra alguno que otro. En primer lugar, el firewall es más avanzado de lo que esperaba pero logra sobrepasarlo y mandar las imágenes de seguridad al Zephyr. Durante esta escena, Sousa intenta que Daisy le hable sobre sus poderes sin muchos resultados, pero sí que acaba descubriendo que los móviles existen y hacen fotos. Es una escena bonita que, unida a la del bar en la que Sousa se hace pasar por el prometido de Daisy para que uno de los hijos de Malick la deje tranquila, nos hace pensar que quizás los guionistas tengan preparado algo para ellos. Si no me van a dar Peggysous, aceptaré Daisysous o como sea que vaya a llamarse este ship.

En mitad de todo esto, aparece Nathaniel Malick y los deja inconscientes con un arma de los Chronicoms. Primera cosa que va mal en el capítulo: Sousa y Daisy acaban secuestrados por el hijo de Malick porque quiere averiguar cómo transferir los poderes de Daisy quirúrgicamente; para eso, pide la ayuda de Daniel Whitehall, que está en prisión. No paramos de recuperar personajes de otras temporadas. Me encanta.

A Deke le preocupa su abuelo

Deke y Elena dan con Freddy y le «piden» que vaya con ellos. Freddy no parece nada preocupado puesto que los Chronicoms se han guardad un as en la manga: hay una foto en un sobre que cree que va a impedirles que lo maten, pero antes de que se la enseñe, Deke lo mata porque está harto del statu quo y total, se supone que debería haber muerto hace 3 años. De todas formas, es bastante sorprendente ver a Deke matar a alguien a sangre fría. Cuando Elena ve la foto, se horroriza pero nosotros creo que no llegamos a verla. ¿Era una foto de los padres de Mack? ¿O eran otras personas?

Los padres de Mack entran en juego a continuación, puesto que están presos en el Faro y si Mack ordena que se detonen las bombas, no solo se morirían sus padres sino que él no nacería tampoco. Esto es un plan maquiavélico de los Chronicom, que lo planean cuando antes en el capítulo ven cómo Malick no mata a los protagonistas porque estos se escudan tras su hijo. Los Chronicom toman nota y así consiguen lo que se proponían: que los agentes de SHIELD acaben bombardeando el proyecto Insight desde el Zephyr, revelando así su posición.

En resumen: Daisy y Sousa están presos por Nathaniel, Coulson y May están rodeados en el Faro por personas armadas, Mack, Enoch y Simmons están en el Zephyr y ahora los Chronicoms saben dónde se encuentran y Deke y Elena están con el cadáver de Freddy Malick. ¿Qué les deparará el próximo episodio? Sabemos que no siempre les pueden salir las cosas bien, pero en este capítulo es que les ha salido todo mal. ¿Volverá Fitz en el próximo episodio o aún tendremos que esperar más? ¿Qué le pasa a Simmons?

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.