Marvel’s Agents of SHIELD 7×03: Alien Commies From the Future!

Marvel's Agents of SHIELD 7x03: Alien Commies From the Future!

Marvel's Agents of SHIELD 7x03: Alien Commies From the Future!

Series: Marvel's Agents of SHIELD

4.5 Stars

Summary

Los agentes de SHIELD están ahora en 1955 y tendrán que desbaratar los planes de los Chronicoms una vez más.

Coder Credit

Esta semana los agentes de SHIELD se trasladan a un año nuevo pero siguen con los mismos problemas hasta ahora.

Siguiendo a los Chronicoms, el grupo ha acabado en 1955, justo en mitad del Área 51. Pero no pasa nada porque el Área 51, cómo no, pertenece a SHIELD. Aunque, eso sí, contribuyen a construir la historia de que el Área 51 tiene algo que ver con los extraterrestres, puesto que una pareja ve cómo el Zephyr llega al lugar.

Mack y Elena hablan de sus cosas

Esta semana tenemos a dos invitados especiales: una es Tamara Taylor, a la que muchos recordaréis de Bones, en el papel de una Chronicom llamada Cybil que parece tener poderes de predicción y es quien se encarga de enviar al resto de Chronicoms en sus misiones. Solo aparece un breve momento, pero seguro que tendrá más importancia a lo largo de la temporada.

El segundo invitado especial es Enver Gjokaj, que regresa para dar vida una vez más a Daniel Sousa, a quien conocimos en Agent Carter hace unos años. Aprovechando los viajes temporales y la disponibilidad del actor, creo que todos nos alegramos de que los guionistas hayan traído a SHIELD a Sousa. Menos nos ha gustado que hayan repetido hasta la saciedad que Sousa era el antiguo compañero de Peggy y no nos hayan confirmado que es su marido, pero aún no hay nada perdido y yo sigo pensando que Peggy y Sousa fueron felices muchos años (habrá sorpresa la semana que viene, si habéis visto la promo del próximo episodio, sabréis de qué hablo).

En esta ocasión, los Chronicoms van detrás de un invento que está en el Área 51. Llamado Helius, el prototipo aún no funciona (como descubrirán bastante avanzado el episodio) porque no hay fuente de energía capaz de encenderlo... pero Simmons pronto se dará cuenta de que un Chronicom sí podría hacerlo si se sacrifica para ello. Ese es, en efecto, el plan de los Chronicoms, que quieren hacer estallar Helius para matar a toda la división científica de SHIELD que se encuentra en esos momentos en el Área 51.

Simmons se hace pasar por la gran Peggy Carter

Para evitarlo, Simmons y Coulson se infiltran en la base haciéndose pasar por agentes de SHIELD de la época. El problema vendrá cuando, para que Simmons (siendo mujer en un año como 1955) logre entrar sin que le pongan pegas de mil tipos, se haga pasar por la mismísima Peggy Carter. Aunque parece que nadie por allí conoce a la verdadera Peggy y todo dé resultado en principio, el plan de los protagonistas se tuerce cuando aparece Sousa en acción.

Simmons y Coulson intentan descubrir al infiltrado de los Chronicoms haciendo comentarios y preguntas de lo más hilarantes para ver si los científicos reaccionan como un humano o un robot. ¿Mi favorita? Cuando le dicen a uno de ellos que John Wayne está sobrevalorado y al hombre casi le da un patatús. Coulson y Simmons no tienen éxito en localizar al infiltrado y mientras Coulson lo intenta con las nuevas personas que llegan en autobús para entrar en la base, Simmons se encuentra cara a cara con Sousa.

Es extraño que Simmons no conozca la cara de Sousa siendo fan como es de Peggy Carter, pero en cuanto Sousa la ve, sabe perfectamente que no es Peggy Carter y le sigue un poco el juego. Simmons nota que algo no va bien y es entonces cuando, después de que Sousa le diga que se llama Daniel, ata cabos y le pregunta si no será por casualidad Daniel Sousa. Daniel la detiene y junto a Coulson (que es fan absoluto de Sousa y lo reconoce al instante) acaba encerrada en una celda.

Sousa, quédate para toda la temporada, por favor

No parecen muy preocupados, pero es que ya en el Zephyr el resto de compañeros están trabajando para sacarlos de allí. Daisy se hará pasar por una agente de la CIA y engañará al pobre Sousa, que acabará encerrado en la celda de la que salen Coulson y Simmons. Mientras, Elena y May se encargan de localizar a la Chronicom infiltrada. Tardan un poco y tienen problemas en detenerla porque a Elena no le funcionan los poderes (no sabemos qué le pasa aún) y a May le da un ataque de pánico en mitad de la pelea.

Al final, mientras Elena y May pelean contra la Chronicom que quiere encender Helius y que explote todo, Simmons logrará poner en marcha un EMP que apaga de golpe todos los aparatos electrónicos incluido Helius... y Coulson. Coulson peleaba contra otro Chronicom infiltrado cuando aparece Sousa que ha logrado escapar de la celda, se mete entre ellos y descubre que son exageradamente fuertes. Además, el Chronicom acaba autodestruyéndose y queda bastante claro que humano no es. A saber cómo reacciona Sousa a todo esto en el próximo episodio, puesto que la trama se queda a medias y lo volveremos a ver antes de saltar hacia el próximo año.

Me ha faltado comentar otro de mis momentos favoritos del episodio. Mientras Simmons y Coulson se infiltran en el Área 51 y Daisy va a rescatarlos, el resto atrapa a un agente del gobierno al que intentan interrogar sin mucho éxito puesto que los toma por comunistas. Recapitulemos: en el Zephyr ahora mismo están May (una mujer asiática), Elena (una mujer latina), Mack (un hombre negro) y Deke. Ninguno de los tres primeros logra hacerlo hablar y entonces Mack sugiere que Deke vaya a ver si le cuenta algo a él.

Pese a que Daisy es medio asiática, parece lo suficientemente blanca para sentarse junto a Coulson en el "lado de los blancos"

Deke no tiene entrenamiento en tácticas de interrogatorio y no entiende por qué tiene que hacerlo, hasta que los demás lo miran y le dicen algo como «no nos hagas decir en alto por qué tienes que ir tú». Deke comprende que se refieren a que es blanco y puede utilizar su privilegio para ver si conecta más con él, pero al final es un desastre igualmente. Esto, unido a que nos muestran también que los baños y los bares aún estaban segregados, nos pone en situación sobre la época en la que viven y es incluso más relevante hoy que cuando se rodó hace unos meses.

Tampoco podía dejarme atrás la escena final en la que Mack, al lado de un encantado Deke, se hace pasar por un extraterrestre desde el Zephyr y amenaza al hombre del gobierno si cuenta algo de lo que ha vivido. Una maravilla. Ya tenemos ganas de ver si le acabarán contando a Sousa que vienen del futuro y todo el lío en el que están metidos. Gracias Agents of SHIELD por traernos al marido de Peggy una vez más. Ahora falta que vuelva Fitz.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.