Malaka 1×01: Piloto

Malaka 1x01: Piloto

Malaka 1x01: Piloto

Series: Malaka

3.5 Stars

Summary

La hija de un rico empresario de la Costa del Sol ha desaparecido. Un policía corrupto, una inspectora de intachable historial y un investigador privado tratarán de averiguar qué ha ocurrido, cada uno usando sus propios métodos. De fondo, la llegada de una nueva droga que amenaza con romper el status quo del narcotráfico de la zona.

Coder Credit

En la Costa del Sol, escenario de todo tipo de trapicheos y donde la de la policía no es la única ley que se impone, la desaparición de la hija de un importante empresario desata la alarma. El inspector Darío, más conocido como “Gato”, y la inspectora Blanca, hija de uno de los Comisarios más respetados del cuerpo, deberán formar equipo para averiguar qué le ha ocurrido a la joven. Una investigación en apariencia rutinaria, pero que supondrá el punto de partida de otro caso mucho más complicado y peligroso.

En Malaka, el nuevo thriller que TVE propone para la noche de los lunes, nos encontramos con una ficción repleta de misterio en la que el escenario escogido se convierte en un protagonista más junto a un variado grupo de personajes: gitanos, marroquíes, nigerianos y sevillanos de toda clase y condición, además de policías corruptos, otros de historial intachable o en horas bajas, así como niños de bien o familias humildes que tratan de mantenerse a flote en una época en la que las oportunidades no están a la orden del día. Y todos, absolutamente todos, esconden secretos que forman parte de un complejo entramado en el que el narcotráfico parece ser la clave, y que poco a poco se van a ir desvelando.

Ese “poco a poco” va a ser la nota dominante del primer episodio, y motivo por el que probablemente TVE tomó la cuestionable decisión de emitir un episodio doble para su estreno. Y es que, si la ficción española sigue produciendo series de larguísimos episodios de 70 minutos, obligados por la presencia de los programas de “access prime time”, el tema de la hora se complica aún más si se emiten dos episodios seguidos.

Pero, como decía, en esta ocasión la decisión tiene bastante lógica para el arranque de la serie, ya que el resto de la temporada se emitirá con un único episodio semanal. Porque en ese deseo de meter al espectador en el ambiente de la Costa del Sol, donde todo transcurre con calma y las cosas no son como salen en las películas de acción policial, en ocasiones esa lentitud llega a ser desesperante.

Sobre todo en su primer episodio, el de presentación de todos los personajes (que no son pocos) y donde además prima el deseo de que vayamos conociendo todas las particularidades de los protagonistas a base de pequeñas y sutiles pinceladas: la fotografía de un hombre de uniforme en el dormitorio de una casa medio abandonada para indicar que la relación entre Blanca (Maggie Civantos) y su padre, condecorado policía nacional, no era muy buena; la llegada de un hombre a la casa familiar de “Gato” (Salva Reina) para señalar que su exmujer ha rehecho su vida mientras que él sigue como siempre, trapicheando con lo que puede; esa conversación familiar tan llena de silencios entre Quino (Vicente Romero), antiguo policía reconvertido en investigador privado, y su mujer para dejar claro que su matrimonio hace aguas…

Es gracias a esos pequeños retazos de información que poco a poco nos vamos formando una idea de todo lo que está ocurriendo. Y entonces nos damos cuenta de que esas historias individuales, en apariencia inconexas, están más relacionadas de lo que parece debido a la aparición de una nueva droga que nadie sabe muy bien de dónde ha salido y que, probablemente, ha sido el motivo por el que ha desaparecido la hija de un importante empresario. Pero aun sabiendo que su caso guarda relación con algo más grande, los policías seguirán investigando de manera individual, pues ninguno es amante del trabajo en equipo.

El problema es que solo empezamos a intuir que esas historias están conectadas al comienzo del segundo episodio, lo que se traduce en un primer episodio que transcurre a un ritmo demasiado lento. Especialmente si partimos de que es un thriller.

Sin embargo, no deja de ser lo que ocurre en muchos otros thrillers en los que solo a partir del cuarto episodio (y en ocasiones casi a mitad de temporada) la cosa empieza a coger ritmo. Así que, en resumen, recomiendo que se tome con calma ese primer contacto con “Malaka”, pues de seguro la tensión y la acción van a ir en aumento.

Otra gran razón para darle una oportunidad a la nueva ficción es que en ella vamos a poder ver a grandes actores interpretando papeles muy diferentes de su registro habitual. Me refiero sobre todo a Salva Reina, quien nos tenía acostumbrados a la comedia, y al que ahora podremos ver dando vida a un policía corrupto que, aunque en esencia sigue siendo policía y su objetivo es cazar al asesino, sus más que cuestionables métodos y sobre todo las malas compañías de las que se rodea, hacen que no sea muy bien valorado. Un hecho que queda acentuado por el desastre de vida familiar que tiene, con un hijo con el que apenas habla y una ex mujer cuyo único trato es cuando le lleva la manutención a final de mes.

Precisamente sobre su sorprendente cambio de registro pudimos hablar con el propio Salva Reina.

https://www.youtube.com/watch?v=SS2kNhoGEyE&feature=youtu.be

Y por otro lado tenemos a Maggie Civantos, a quien conocimos en Vis a Vis. En principio podría pensarse que en Malaka va a repetir ese papel de niña buena que no sabe dónde se ha metido, pero nada más lejos de la verdad. Solo por lo visto en los primeros episodios queda claro que ella es la que más secretos esconde. Y, además, es una policía que se toma muy en serio su trabajo, por lo que la falta de disciplina de “Gato” hará que rápidamente surjan asperezas entre ellos, creando una tensión entre compañeros que siempre es bien recibida en los thrillers.

Y para cerrar el trío protagonista tenemos a Quino, antiguo policía reconvertido en investigador privado al que la vida parece empeñada en ponerle las cosas difíciles. Así, da igual cuánto intente esforzarse para hacer las cosas bien, al final estas se le acaban torciendo. Como consecuencia nos encontramos con una especie de “antihéroe” que desborda humor negro por los cuatro costados, lo que contribuye a dar ese toque oscuro a la ficción.

Estos tres protagonistas tan distintos, cuyas tramas se irán entrelazando con las de otros personajes que de un modo u otro están relacionados con la desaparición de la joven, irán creando un entramado de lo más interesante para mantener la tensión en todo momento.

Y todo ello sin abandonar ese ambiente canalla de los suburbios o la sensación de desarraigo que persigue a sus habitantes, da igual cuanto luchen por construir un futuro mejor. El resultado es un thriller oscuro donde los haya que, si bien no va a hacer que riamos a carcajadas al inicio de la semana, al menos hará que la noche de los lunes estemos pegados a la televisión para saber qué ocurre y quién es el asesino.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.