Lo peor de la televisión 2020

2020 ha sido un año para recordar, pero, si pudiéramos, olvidaríamos mucho de lo que nos ha tocado vivir. Además, también olvidaríamos haber visto la totalidad de la lista que os presentamos a continuación: los 15 peores momentos de la televisión de este año. ¿Cuál ha sido para vosotros el peor episodio o la peor serie o temporada que habéis visto este 2020?

Mientras que muchas series se han despedido por todo lo alto (podréis verlo en nuestra próxima entrada con lo mejor de la televisión de 2020), otras se despiden confirmando que su tiempo en pantalla ha sido demasiado prolongado y no tenían nada ya que ofrecer. Otras series han comenzado con mal pie y esperamos que no las renueven por no aguantarlas más, y otras se empeñan en continuar con su mediocridad mientras el número de episodios sigue aumentando sin que se vea en el horizonte la ansiada cancelación. Seguro que al leer esto, se os ocurre un ejemplo de cada una. Para el equipo de Series On Day, esta lista presenta los peores momentos de los que hemos sido testigo. Seguro que nos hemos dejado alguno atrás, pero es más que posible que nos hayamos librado de verlo y por ello no haya acabado en esta enumeración. ¿Cuál faltaría según vosotros?

15. Ratched - Temporada 1

La serie de Ryan Murphy nos cuenta la historia de la enfermera Ratched, famosa villana de Alguien Voló sobre el Nido del Cuco. Una de las series más esperadas del año, sobre todo por los fans del productor y director. Sin embargo, la serie no llega a sorprender. Pareciera que la serie se ha creado simplemente para el lucimiento de su protagonista dejando de lado buena parte de la historia que interesa lo justo para quien se vea capaz de ir más allá de los primeros episodios. Da la sensación de que la serie es una temporada descartada de American Horror Story y no podemos evitar pensar de que si estaba descartada era por una muy buena razón.  Es un producto más de la factoría Murphy. Excesiva, exagerada y totalmente innecesaria. Nada que no hayamos visto ya en televisión. Esperábamos mucho más del creador.

 

14. Stargirl 1x01: Piloto

Puede que no sea tan mala como parece y que Stargirl ofrezca 45 minutos de aventuras en los que te olvidas de los problemas terrenales. Y para ello qué mejor que la historia de una adolescente que un día recibe unos poderes asombrosos con los que deberá hacer frente a todo tipo de villanos, mientras intenta seguir con su rutina en el instituto. Ah, y además sin que su familia y amigos sepan que ahora es una superheroína. Está claro que esta es una fórmula que funciona, pues la mitad de la parrilla de la CW la lleva explotando desde hace años. Pero, precisamente por eso, encontrarnos con otra serie en la que se sigue estirando esa fórmula, por mucho que nos la intenten vender como algo nuevo, hace que ya canse desde el primer minuto. Sobre todo cuando parte de esa “novedad” reside en que la ficción se centra en las relaciones familiares de una adolescente que trata de encajar en el pueblo al que se acaba de mudar con su familia… Y no, creemos que eso tampoco era algo que se veía por primera vez en televisión.

 

13. Space Force - Temporada 1

A pesar de que Space Force tenía a todo un grupo de profesionales detrás más que acostumbrados a la comedia (directores, guionistas, actores), ha sido una de las decepciones del año de la que probablemente ni siquiera has oído hablar. En ocasiones vulgar, intenta ser crítica con el tema político pero no llega a ninguna conclusión y no deja claro a los espectadores qué quiere transmitir. El problema de esta serie es que se espera mucho y se obtiene poco. Teniendo la calidad de trabajo que tiene detrás en todos los aspectos siempre parece que falta algo y la frustración es el peor sentimiento que te deja. Aún así, vale la pena ponérsela de fondo mientras haces otras cosas.
 

12. Desde otro lugar 1x01: Peter

Jason Segel (Cómo conocí a vuestra madre) protagoniza, dirige y escribe esta serie que desde su piloto parece una clara crítica a la soledad y una oda al sentimiento de pertenencia a un grupo. La idea de la serie se centra en cuatro desconocidos que necesitan un cambio en su vida y que lo encontrarán en un lugar desconocido, misterioso y lleno de magia. Una premisa que podría ser interesante si la forma de contarla y el personaje que protagoniza este piloto, Peter (Jason Segel) fuesen menos enrevesados y aburridos. Sin embargo, el resultado no termina de cuajar. La inverosimilitud de las situaciones del piloto, unido a lo monótono del personaje, hacen que no queramos continuar con la serie, ni siquiera para saber qué es lo que está pasando realmente, ya que Desde otro lugar no consigue adentrarte lo suficiente en el misterioso lugar que han creado.

 

11. Katy Keene 1×01: Chapter One: Once upon a time in New York

Katy Keene llegó a The CW con Lucy Hale a la cabeza y como serie derivada de Riverdale, pero ambientada cinco años después de los acontecimientos de la cuarta temporada de la serie madre. La cadena cancelaría la serie después de esta única temporada y la verdad es que prácticamente se veía venir la decisión desde el principio. Pese a que Hale y sus compañeros lo intentaban, Katy Keene no tenía mucho que ofrecer ni destacaba realmente en nada: ya hemos visto esta historia de jóvenes que tratan de triunfar tras su paso por el instituto bastantes veces y si se quiere contar la misma historia, hay que darle algo especial para que los espectadores regresen semana tras semana, y con este primer episodio, no lo consiguieron. Esperemos que Hale lidere pronto una serie que dure más de una temporada, porque tiene el carisma suficiente para mantenerla... con los guiones adecuados, eso sí.

 

10. Hollywood 1x01-1x02: ¡Viva Hollywood! Parte 1 y parte 2

Ryan Murphy estrenó varias miniseries este año, entre ellas, Hollywood. En ella quería explorar la industria del cine en los años 40 y cómo habría evolucionado de no haber estado plagada de racismo, homofobia e hipocresía. Pese a que el planteamiento es bueno, la ejecución, sobre todo de los primeros episodios, es... cuestionable. Los dos primeros episodios son, casi sin duda, los peores de toda la serie, por lo que, al no empezar con buen pie, lo que se cuenta en los últimos episodios llega tarde y de manera regular. Hollywood quiere tocar demasiados temas importantes y al final se queda en una serie muy superficial que acaba perdonando a todos los personajes sin importar las vejaciones en las que han participado, dando un tono frívolo a la homofobia, el racismo, la prostitución y las violaciones.

 

9. Élite - Temporada 3

Élite es una de las series españolas que han tenido éxito a nivel internacional gracias a Netflix. Aunque el interés está más en las relaciones entre los personajes y las subtramas que en el argumento principal, los guionistas introdujeron un cambio de tercio en la segunda temporada con una desaparición relacionada con el asesinato de la primera. Después de ver el último capítulo, la pregunta era evidente: ¿cómo iban a justificar una tercera temporada si casi todo estaba prácticamente cerrado? Y la respuesta llegó con el tráiler: un “nuevo” asesinato. El dicho es que “segundas partes nunca fueron buenas”, pero en el caso de esta serie, el garrafal error viene en la tercera: usar como excusa un argumento que ya ha sido la trama principal de una de las temporadas para que la serie dure un poquito más. Ni siquiera el culebrón de los personajes ni las nuevas incorporaciones consiguen que la serie gane un poco de coherencia, aunque algunos de los nuevos alumnos son un soplo de aire fresco en los ya demasiado vistos dimes y diretes del colegio de Las Encinas. Pero la última temporada termina con final abierto y ya han anunciado que habrá continuación. ¿Habrá nuevos argumentos el próximo curso o desaparecerá otro alumno?

 

8. El embarcadero - Temporada 2 

Una serie de los creadores de La Casa de Papel (Álex Pina y Esther Martínez Lobato) parece un éxito asegurado, pero no en el caso de El embarcadero. Aunque la primera temporada fue decente (enganchaba, planteaba tramas interesantes y un misterio a resolver que prometía dejarnos con la boca abierta), esta segunda parte, que comienza exactamente dónde acaba la primera, no nos da todo lo que queríamos ver. Las tramas interesantes se vuelven aburridas, la duración de los capítulos excesiva y, cuando llegamos al final y resolvemos el misterio que nos tiene en vilo desde el primer capítulo… la única palabra que se nos viene a la mente es decepciónEl embarcadero era una serie con potencial, buenas actuaciones y unos creadores que ya nos habían dado un producto sorprendente e innovador, pero con esta segunda temporada, El embarcadero queda en nuestro recuerdo como una serie más que prescindible.

 

7. Maldita - Temporada 1

La serie de Netflix basada en la novela gráfica de Frank Miller y Thomas Wheeler ha sido una de las grandes decepciones del año. Había muchas esperanzas puestas en la historia de Nimué a la que interpreta Katherine Langford pero el resultado fue francamente lamentable, hasta el punto de haber escenas y momentos que daban auténtica vergüenza ajena. Pese a que su trama tenía mucho potencial, con la joven bruja teniendo que huir tras ver a su pueblo masacrado y llevar la espada Excalibur hasta Merlín a la vez que iba reuniendo un grupo de aliados y refugiados a los que proteger, la historia acaba siendo un sinsentido tras otro. Los efectos especiales son terribles (¿qué se les pasó por la cabeza para dar el visto bueno a la escena de los lobos?) y las escenas de lucha no son mucho mejores. Ni siquiera podemos encontrar consuelo en las interpretaciones y tan solo Gustav Skarsgard, en una versión muy diferente del Merlín que conocemos, se salva de descalabro que es la serie.

 

6. The Walking Dead - Temporada 10B

Sin duda alguna The Walking Dead estaría en una de las peores cosas que ha tenido este año. Recordamos la serie con mucho cariño, por su historia y su enganche, pero desde unas temporadas hacia esta última décima temporada la serie solo ha ido cuesta abajo. La serie sigue con sus cambios de guion, muchas veces nada efectivos, y que solo hace que el espectador se desenganche. Tampoco ayuda que haya spin-offs uno tras otro, parece algo sin control. Muchos espectadores simplemente desean que la serie tenga un final bonito para recordar y no rizar más el rizo. Repetir la misma fórmula una y otra vez ya no es efectivo. Nos gustan las historias de zombies y creemos que se han descolgado un poco de eso sin pensar en algo que enganche y guste. Y con la salida de personajes muy queridos vamos perdiendo las ganas de ver esta historia de zombies. Esperemos que todo lo que nos viene sobre la serie sea mucho mejor.    

5. Vis a Vis: El Oasis - Temporada 1

Un clarísimo ejemplo de lo que pasa cuando se intenta estirar el chicle. Después de que Fox retomara la serie principal, Vis a Vis, que había cancelado Antena 3 con un final completamente abierto, parecía que iban a darle a la magistral ficción carcelaria española el trato que merecía. Y así fue en la tercera temporada, pero en la cuarta se quedaron a medio camino. Después de los ocho capítulos finales (llenos de altibajos), los guionistas se reconciliaron con los espectadores con el mejor final que podían darle a la serie... Hasta que pensaron: “¿por qué terminarla aquí?”, y se lanzaron a por un spin-off. Propuesta interesante, dos personajes de armas tomar y un último atraco, ¿qué podía salir mal? Una trama inconexa, editada sin continuidad temporal, con saltos en el argumento que confunden y con alguna que otra escena sangrienta a lo Kill Bill sin base ni fundamento que terminan por cerrar una de las mejores series españolas con un mal sabor de boca. Fox abre la puerta a una continuación para dar carpetazo a una de las series de referencia y se carga lo que había conseguido con el último capítulo: darle un final a la altura de Vis a Vis.

 

4. Riverdale 4x17: Wicked Little Town

No podíamos publicar una lista de peores episodios sin contar con uno de Riverdale: ya es un clásico de fin de año. Y cada año se vuelve más difícil elegir uno solo, bien podríamos crear una lista de lo peor que le ha pasado a la televisión con capítulos de esta serie. Pero hemos tenido que reducirlo a uno y hemos escogido el número 17, un musical que nadie quería ver y cuya trama es... terrible. Ya en Glee tuvimos un episodio dedicado a qué pasa cuando los alumnos quieren representar un musical (en aquella ocasión, The Rocky Horror Picture Show) y la dirección del instituto pone pegas, y aquí se repite el patrón más o menos: los alumnos finalmente cantan por todo el instituto las canciones de Hedwig and the angry inch; lo que pasa es que, mientras que los actores de Glee sabían cantar, no se puede decir lo mismo de los de Riverdale. Por si fuera poco, sin venir a cuento (solo por encajar la letra de la cancioncita de turno), Betty y Archie se dan un beso como si ahora de repente volvieran a sentir algo el uno por el otro. Guionistas, un consejo: si queréis explorar Barchie, al menos que los dos estén solteros en el momento, porque todo esto es bastante feo si tenemos en cuenta que el cuarteto son «mejores amigos». Anda y que os zurzan a todos.

3. El ministerio del tiempo 4x08: Días del futuro pasado

Una de las series españolas más queridas de los últimos años regresaba en 2020 para la alegría de todos sus fans, que esperaban con ansia volver a ver a la patrulla. Desgraciadamente, podemos salvar pocos episodios de la cuarta temporada, con una trama general muy poco centrada (culpa, seguramente, de no poder contar con los actores a tiempo completo). Lo peor de todo, sin duda, el capítulo final, el cual se mueve (sin mucha reflexión y a lo loco) entre el pasado, el presente y un futuro distópico. (SPOILERS) Después de que Julián volviera al pasado a salvar a Maite (algo que se llevaba diciendo durante tres temporada que no era aconsejable ni posible), ahora resulta que es lo mejor que se podría haber hecho porque en ese futuro distópico, la nieta de Julián tiene un papel esencial en la salvación de España. Venga ya. Encima el capítulo final apenas se centra en los integrantes de la patrulla y el Anacronópete es un artilugio ridículo que no cumple ninguna norma temporal que ellos mismos han creado (¿Lola estaba embarazada o no? ¿Qué pasó con su bebé cuando adelantó unos meses en el tiempo? Esto ocurrió en otro capítulo, pero teníamos que comentarlo). Y mejor no hablemos de la escena en la que un envejecido Pacino se reúne con Lola en el futuro (de pronto, se quieren muchísimo, una historia de amor que sale de la nada prácticamente)... y a todas estas, seguimos sin saber qué pasó con la otra versión de Lola, señores guionistas. Lamentable. Moraleja de todo esto: si no puedes volver a la carga con todo el equipo, mejor no hagas una temporada llena de fallos argumentales y, por supuesto, si escribes una serie de viajes en el tiempo, tómatelos un poco en serio.

 

2. Por trece razones - Temporada 4

Ya es un clásico poner esta serie en lo peor del año, pero lo de esta última temporada ya ha sido de traca. Después de que en la tercera temporada quisieran blanquear al personaje de Bryce, queriendo hacer ver que no era tan malo (que va, tan sólo violaba y hacía bullying), llegó el final de la serie con un sinsentido tras otro; es difícil destacar un único capítulo como el peor porque todos tienen cosas que nos hacen llevarnos las manos a la cabeza. (SPOILERS) Por un lado, lo mal orientada que está la terapia de Clay, quien se nota que está sufriendo muchísimo y además tiene alucinaciones pero su psicólogo tarda meses en preguntarle directamente por la ansiedad o le da el alta cuando ha estado a punto de liarla con un arma. Por otro lado, tenemos a los jugadores de fútbol, quienes en su mayoría fueron cómplices de Bryce, queriendo limpiar el nombre de Monty (quien violó a Tyler en una de las escenas más duras de la serie) y campando a sus anchas por el instituto amedrentando a Clay y sus amigos sin que la dirección del centro escolar les ponga freno. Y no nos olvidemos de Justin, el único personaje que había tenido una evolución destacable y todo para que decidan matarlo en el último episodio y de la forma más dramática posible: ¿era realmente necesario llegar a esto?

 

1. Los 100 7x11: Etherea

A estas alturas todos sabemos que la séptima temporada de la serie ha sido un completo despropósito desde el principio, y decepciona ver que los guionistas no han sabido darle un digno final a una serie que tenía tanto potencial. Hay varios episodios dignos de formar parte de esta lista pero nos hemos decantado por este por toda la trascendencia que tendrá en los capítulos siguientes. (SPOILERS) Después de que nos dijeran que Bellamy había muerto a principios de la temporada, llegamos al undécimo episodio y por fin nos encontramos con uno de los personajes más queridos de la serie, pero ni siquiera la alegría de volver a ver a Bellamy salva el completo desastre argumental que conlleva. A lo largo de cuarenta ETERNOS minutos veremos el peregrinaje de Bell y un miembro de Bardo en busca del camino que les lleve de vuelta con sus amigos. Un viaje que dura tres meses y en los que Bellamy pasa de ser el personaje al que todos conocíamos a un absoluto creyente de lo que profetiza el dichoso Cadogan. Cambia hasta tal punto de traicionar a Clarke poniendo en peligro a Madi, todo con la única intención de que varios episodios después nos quieran sorprender con el asesinato del chico a manos de su mejor amiga. Querían convertir su muerte en algo que impactara a los fans, pero solo lograron indignación ante una de las involuciones y muertes más sin sentido y ridículas de la serie.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas.