Legado en los huesos, el ciclo (casi) perfecto de la muerte

Legado en los huesos

Legado en los huesos

4 Stars

Summary

Después de dar a luz a su primer hijo, Amaia Salazar tendrá que volver a sus orígenes para resolver una nueva tanda de crímenes que asolan al valle del Baztán. Aunque, para resolverlos, tendrá que indagar en su propio pasado.

Coder Credit

Tras el éxito de El guardián invisible, Fernando González Molina vuelve a adentrarse en el valle del Baztán para dirigir la adaptación de Legado en los huesos, la segunda parte de la trilogía del Baztán escrita por Dolores Redondo que se estrenará en las salas de cine el próximo 5 de diciembre.

Han pasado dos años desde la primera parte, pero, cronológicamente, solo uno desde que Amaia Salazar (Marta Etura) resolvió el caso de los crímenes de las adolescentes asesinadas en el Baztán. Y con todo tan cerrado, Amaia embarazada de su primer hijo y todos felices... Es hora de una nueva tanda de crímenes. Aunque bueno, quizá no sean tan nuevos como parece.

Nada más empezar, quizá para ubicarnos un poco en cuál es el final, se nos presenta una escena antigua de una mujer dando a luz a su hija. Digo para ubicarnos porque, nada más verlo, recordamos que Amaia estaba embarazada y que la existencia de esa escena tendrá algo que ver con lo que ocurrirá a lo largo de todo el metraje. Y no nos equivocamos: no es un inicio bonito, porque la niña es arrebatada de los brazos de su madre nada más nacer y transportada en una bolsa para ser asesinada.

 

Escalofriante, sí. Pero más lo es ver que, cuando volvemos al presente, Amaia se pone de parto en pleno juicio. Y, teniendo tan fresco ese inicio tan impactante sabemos que el bebé va a jugar una parte importante en la trama. Quizá este relacionada con que, tres meses más tarde, múltiples presos se suicidan dejando un único mensaje para la inspectora: Tarttalo. Qué significa y por qué la inspectora parece estar relacionada con el caso será algo que ella tendrá que descubrir y que la hará volver a Elizondo, sus orígenes.

En esta segunda parte González Molina repite todo lo que hizo bien en la primera: ambientación, ritmo y una historia que, pese a no haberte leído el libro, se puede entender perfectamente. Y precisamente que sea el mismo director es lo que hace que sea una continuación no solo buena, sino superior a su primera parte. Aunque supongo que esto es por la historia de la que parte.

El guardián invisible nos presentó a Amaia, unos crímenes que nos tenían en vilo y una historia familiar trágica que no terminábamos de comprender. Pero esa parte, aunque nos confundía un poco, era lo de menos, porque la historia se centraba en los crímenes y en la posible relación que podían tener con la familia Salazar. Legado en los huesos es todo lo contrario. Los crímenes que se presentan en esta continuación siguen preocupando al espectador, pero más lo hace la historia personal de Amaia, que es la que le da unidad a la cinta.

 

Al acabar la película, si bien quedan incógnitas y cabos sueltos que quizá se resuelvan en la última parte de la trilogía (aunque pueden ser simples fallos de guion), ya podemos darle sentido a todos esos sucesos inconexos de la primera parte y al odio que la propia madre de Amaia tiene a su hija, algo que en la primera parte se mostraba, pero no le podíamos encontrar un sentido.

En esta segunda parte, además, cabe destacar la incorporación de Imanol Arias al elenco como el Padre Sarasola y la participación de Amaia Romero, ganadora de Operación Triunfo 2017, en la banda sonora de la cinta con el tema Luz y Sombra que aparece durante los créditos.

Legado en los huesos es, sin duda, una de esas películas que esperas por mucho tiempo y que no te defraudan. Un gran estreno de obligado visionado si te gustó la primera parte o si te apasionan los thrillers españoles. Si por el contrario te has leído los libros y la primera parte no te entusiasmó, quizá Legado en los huesos sea un buen modo de reconciliarse con las adaptaciones.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

Deja un comentario