Le Chasseur (El cazador)

Le Chasseur (El cazador)

Le Chasseur (El cazador)

3 Stars

Summary

Un nuevo caso de violación en grupo. La historia se repite y la justicia deja libres a los responsables, además de convertir a la víctima en culpable de lo sucedido. Las mujeres ponen de nuevo el grito en el cielo, pero esta vez algo cambia: actúan para acabar de una vez por todas con esta lacra social.

Coder Credit

Violencia machista. Violencia de género. Justicia patriarcal. Se ha llamado de muchas maneras, pero el resultado siempre es el mismo: una mujer violada y/o asesinada y un responsable que camina libre o que no recibe la pena que realmente merece. Esta realidad se ha convertido en una trágica rutina en la que no es raro despertarse cada día con la noticia de un nuevo crimen cometido contra una mujer, hasta el punto de que solo parece revolver la conciencia social un acto especialmente deplorable tanto por el acto en sí como por la respuesta de la justicia.

El de la manada es uno de esos casos. Uno que sirvió para ejemplificar todo lo que estaba mal en la sociedad en cuanto a desigualdad de género. A raíz de ese caso, y sobre todo de una primera condena que prácticamente dejaba libres a los violadores y obligaba a la víctima a esconderse para no ser criticada por parte de la sociedad, fueron millones las personas que salieron a la calle al grito de “basta ya”.

Ese caso que marcó un antes y un después en la historia negra de la violencia de género también supone el punto de partida de Le Chasseur, obra que trata de poner su granito de arena a la hora de hacer visible este grave problema. Y es que muchas películas que han tratado el tema de la violencia de género han apostado por ser especialmente cruentas. El objetivo era dejar un mal sabor de boca que se vuelve aún más amargo al recordar que eso mismo está ocurriendo en la calle.

En Le Chasseur el punto de vista adoptado es distinto. En lugar de mostrar el sufrimiento de una mujer se pone el foco de atención sobre las mujeres en general para mostrar lo que realmente sienten cuando ven que se ha producido una nueva violación y que la historia se repite. Y en esos sentimientos hay toda una miríada de opiniones y sentimientos: miedo al pensar que ella puede ser la próxima víctima, impotencia porque parece que no hay nada que se pueda hacer, o rabia y odio hacia esa sociedad patriarcal que sigue permitiendo que pase.

Con esta diferencia de opiniones, algunas de ellas contrapuestas, lo que se persigue es mostrar la realidad de un problema mucho más complejo de lo que parece y en el que no existe una solución sencilla. ¿Aumentar las penas? ¿Recuperar la cadena perpetua para los hombres que no salen de la cárcel reformados? ¿Incrementar las partidas de presupuesto destinadas a la violencia de género para poner más medios y que las mujeres en riesgo estén más protegidas? ¿O dar más importancia a la educación para que desde pequeños los hombres comprendan que la mujer no es un objeto que usar a voluntad?

En Le Chasseur se dan voz a todas estas inquietudes a raíz de que un grupo de violadores haya sido puesto en libertad. Y es gracias a la presentación de todos esos puntos de vista que el espectador conoce las políticas que actualmente se están llevando a cabo para el problema de la violencia de género, así como las que llevan demasiado tiempo pidiéndose y que continúan en un cajón de los despachos de los políticos. Información que pocas veces se ofrece, ni siquiera cuando los telediarios arrancan con un nuevo caso de violación en grupo, pues al parecer interesa dar más detalles sobre lo mucho que sufrió la víctima o lo que han hecho los violadores nada más salir de la cárcel.

Este es uno de los principales intereses de Le Chasseur, pues solo así el ciudadano de a pie puede comprender que el de la violencia de género no es un problema que aparece cuando un loco viola a una mujer. Que se trata de un problema que entronca con las raíces más profundas de la sociedad y por ese motivo afecta a todos. Y, por supuesto, que no es un problema que se soluciona diciendo “yo jamás haría eso” o “por eso no dejo que mi hija vaya sola por la calle”.

El otro elemento interesante que ofrece esta película y que invita a la reflexión es la presencia del “cazador”: un hombre que decide tomarse la justicia por su mano y comienza a perseguir a esos violadores que la sociedad ha dejado libres.

¿Hasta qué punto es necesario llegar a ese extremo? Muchos dirían que si todos nos tomáramos la justicia por nuestra mano, el mundo sería un completo caos. Pero, ¿acaso no lo es ya? ¿Acaso no se ha visto que en cuestión de violencia de género no siempre se puede confiar en la justicia? Estas son solo algunas de las cuestiones que Le Chasseur pone sobre la mesa. Se convierte así en una obra necesaria sobre la que hay que opinar, incluso si muestra una parte de la sociedad ante la que sería más cómodo mirar hacia otro lado.

Precisamente por este deseo de transmitir un mensaje necesario, pese a que la película partía con un presupuesto muy reducido ha contado con actores de la talla de Glory Meyers que, junto al resto del equipo, ha formado parte del proyecto de manera desinteresada para que Le Chasseur no se quedara en un intento por cuestiones puramente económicas.

Y es por este mismo motivo por el que Le Chasseur no será proyectada en las principales salas de cine, sino que formará parte de todos los certámenes cinematográficos interesados en mostrar esta historia. El punto de partida será el próximo 20 de noviembre, cuando se proyecte gratuitamente en el auditorio Paco de Lucía del Centro de Arte de Alcobendas (C/ Mariano Sebastián Izuel, 9 - Madrid). Será a las 20:00 y se podrán recoger las invitaciones desde una hora antes.

Si estáis interesados en una película totalmente alejada de los intereses más comerciales, pero que es indispensable conocer para comprender un problema que forma parte de nuestra sociedad, da igual si se es hombre o mujer, no os la podéis perder.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.