Las Luminarias 1×01: Fingerprint

Las Luminarias 1x01: Fingerprint

Las Luminarias 1x01: Fingerprint

Series: Las Luminarias

2.5 Stars

Summary

La joven Anna Wetherell desembarca en Nueva Zelanda en busca de una nueva vida. A su llegada conocerá a Emery, un buscador de oro también recién llegado y la misteriosa Lydia.

Coder Credit

La nueva serie de HBO para el verano apuesta por el drama de época en una Nueva Zelanda desconocida para sus protagonistas. Una intrincada historia que mezcla la fiebre del oro con magia y misterio y en la que se adivina una historia de amor en ciernes y hasta una trama política de fondo. Una mezcla que sobre el papel tiene atractivo más que suficiente como para seducir al espectador pero que, al menos en su primer episodio, no termina de cuajar.

Basada en la novela homónima de Eleanor Catton, ganadora del prestigioso premio Man Booker, la serie nos cuenta la historia de la joven Anna Wetherell (Eve Hewson) que en 1865 llega a las costas neozelandesas en busca de una nueva vida. Durante su viaje conoce a Emery (Himesh Patel), un joven buscador de oro que busca en estas tierras el precioso metal dorado en plena fiebre del oro neozelandesa. Desde el primer momento se forja entre ellos un extraño vínculo que poco a poco se nos irá desvelando. Pero Emery no es el único que se cruzará en su camino. A su llegada, Anna se topa con la misteriosa Lydia (Eva Green) una mujer que desde su primera aparición en pantalla deja entrever que no es lo que parece y que sus enaguas esconden muchos secretos.

La propia Eleanor Catton es la responsable del guión de esta adaptación de su novela dando ciertas garantías al lector y fan de la obra literaria de que encontrará en esta ficción lo que le sedujo en las páginas de la obra original. Sin embargo, da la sensación de que este hecho ha jugado en contra de la propia serie. La ficción se vale del manido recurso de ir hacia adelante y hacia atrás en el tiempo una y otra vez. El primer episodio es un continuo ir y venir desde la llegada de Anna a Nueva Zelanda hasta los misteriosos sucesos que rodean a la protagonista en el presente. Unos saltos temporales que en lugar de dar cohesión al relato que se nos quiere contar logra justo lo contrario. Creo que sin haber leído la obra original es difícil seguir una trama que desde un primer momento nos muestra un montón de cabos sueltos que apenas tienen relación entre sí, al menos que sepamos. 

Son tantas las cosas que pretende mostrarnos en su primer episodio que el misterio que debería mantener enganchado al espectador se termina convirtiendo en un relato repleto de grietas, un argumento que se termina perdiendo en los trasfondos de todos y cada uno de los personajes de forma que la narración no fluye de forma natural. Muestra tanto y a la vez tan poco en su primer episodio que es difícil saber qué es lo que se nos quiere contar. ¿Esto va de una historia de amor entre Anna y Emery? ¿O acaso se trata de una excusa para hablarnos de la fiebre del oro que asoló Nueva Zelanda en el siglo XIX? ¿Se trata de un relato de brujas? 

Claire McCarthy se encarga de dirigir este primer episodio y lo hace de una forma brillante mostrándonos la belleza de una isla que nos es tan desconocida como para la protagonista de esta historia. Su visión de Nueva Zelanda está llena de promesas. Se trata de una tierra de exuberante belleza, indómita y desconocida en la que tan solo unos pocos colonos se atreven a vivir en ella. Además, la directora se atreve a irnos mostrando ciertos elementos simbólicos que nos adelantan que estamos ante una historia repleta de magia y misticismo, evitando las explicaciones y valiéndose del poder de la imagen y la narrativa visual. Es una pena que este esfuerzo quede desdibujado por culpa de una narración errática por culpa de sus saltos en el tiempo.

El trabajo actoral es más que correcto. Desde el principio vemos a una solvente Eve Hewson que desembarca en Nueva Zelanda rodeada de un halo de inocencia y vulnerabilidad pero que rápidamente deja entrever que su personaje es más de lo que parece. Pero es Eva Green la que logra sobresalir en esta peculiar historia. No cabe duda de que los personajes cargados de un aura mística y repletos de misterio son su fuerte. Una vez más es ella la que atrae todas las miradas, un registro al que nos tiene ya más que acostumbrados y que, una vez más, borda por completo. 

Sin embargo, a pesar del esfuerzo de sus actores la serie no parece muy interesada en ahondar en sus personajes más allá de lo que puedan verbalizar. Tal vez sea consecuencia de la estructura en saltos temporales que propone pero lo cierto es que más allá de lo que digan sus personajes no parece que haya mucho más donde rascar. Da la impresión de que aunque cada uno de ellos tiene mucho que contar y que decir en esta historia, no tienen tiempo para hacerlo por lo que parece que nos quedaremos en la superficie unos personajes que, al final, no son más que un estereotipo del aventurero soñador, la chica en apuros y la bruja malvada.

No puedo evitar pensar que es una pena que una serie que cuenta con una producción sobresaliente, digna sucesora de lo mejor de BBC, elegante y sobria, se convierta en un producto fallido. Su narrativa errática, el querer mostrar mucho y contar poco y la poca profundidad de sus personajes nos deja con una serie algo mediocre que solo enganchará o a los muy fans de la obra literaria o a aquellos a los que su relato les seduzca lo suficiente como para querer estar ahí semana tras semana para desentrañar su misterio.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal