Las estrellas de cine no mueren en Liverpool, un amor de juventud

Las estrellas de cine no mueren en Liverpool

Las estrellas de cine no mueren en Liverpool

4 Stars

Summary

Anette Beging y Jamie Bell interpretan a Gloria Grahame y Peter Turner en esta historia de amor, dónde se narrarán los últimos días de vida de la actriz recordando todos los buenos y malos momentos de su relación.

Coder Credit

Qué será lo que tengan las películas basadas en hechos reales que tanto nos gustan, y más cuando los protagonistas de esta historia de amor son una oscarizada actriz que se ha pasado al teatro por ser "demasiado mayor" y un joven aspirante a actor que se sacan un par de décadas de edad.

Esto es lo que tiene la película de Paul McGuigan, 'Las estrellas de cine no mueren en Liverpool', que se estrena el proximo 18 de mayo, para atraernos. Se basa en la historia de amor entre la actriz americana Gloria Grahame (Annette Bening) y el joven inglés Peter Turner (Jamie Bell) que éste último plasmó en sus memorias. En vez de ser un paso por los episodios de su relación, se narran los últimos días de vida de Gloria que pasa con Peter al este enterarse de su enfermedad. Ella vuelve a Liverpool, dónde se conocieron, y él vuelve a rememorar todos los momentos por los que pasaron juntos, a pesar de la gran diferencia de edad.

Al reparto se unen Kenneth Cranham y Stephen Graham como padre y hermano de Peter respectivamente, Vanessa Redgrave como madre de Gloria y sobre todo Julie Walters como la madre del personaje de Jamie Bell. Y qué genial es volver a ver a los protagonistas de Billy Elliot (Stephen Daldry, 2000) juntos en pantalla otra vez y la escena de baile que el propio Bell se marca.

El tándem formado por Bening y Bell es lo que hace que la película funcione. La conexión entre los dos actores traspasa la pantalla y nos transporta al Liverpool de finales de los setenta. Ella nos desgarra con su actuación, en la que los sentimientos enfrentados por su inminente muerte serán la lucha que más daño le haga al final. Él nos muestra a un hombre enamorado hasta las trancas de una mujer que podría ser su madre pero que nada le importa si están juntos. Ella le descubre un mundo totalmente nuevo y él le hace revivir sus mejores momentos. Y todo esto lo consiguen a la perfección. No parece una película, si no la vida misma, llena de amor y dolor, de alegrías y de penas, de felicidad y tristeza, de vida y de muerte.

La forma en la que está contada la película también es maravillosa. Una edición totalmente delicada y con unos propósitos claros: que nos entrometamos como voyeurs en una relación amorosa pasional y llena de sentimientos. Esta delicadeza se consigue también a través del tratamiento de los flashbacks, que se involucran en el largometraje de tal forma que no sabes que estás viendo un flashbacks hasta que te lo dicen.

El ciclo que completa la película es el de una historia de amor de principio a fin que no te deja con mal sabor de boca a pesar del amargo desenlace. Terminas de ver la película con una sensación reconfortante ya que acabas de presenciar los momentos las bonitos y a la vez más tristes de una pareja, que se acaban diciendo todo lo que se tenían que decir para acabar en una paz absoluta con uno mismo y con la otra persona. Y así es como nosotros, como espectadores, salimos de la sala, en paz. 

La sutileza y delicadeza de la película, la forma de mostrarnos los flashbacks y a interpretación de sus actores hace de esta película una pequeña joya, que a pesar de contar con grandes nombres entre sus actores parece más una pequeña película fuera de los circuitos comerciales.

Basta con ver el trailer para deleitarse de una gran película que debería estar en todas las carteleras el próximo mes de mayo y debería ser de obligado visionado para todo aquel al que le guste el cine.

The following two tabs change content below.

Celia Lapeña

Todo empezó con Mia Wallace y su flequillo, y desde entonces no he parado. Graduada en Comunicación Audiovisual y apasionada de la música, el cine y las series. He pasado de cinéfila a seriéfila gracias a HBO y Netflix. Me encantan los dramas, aunque si son en la pantalla mejor que en la realidad.

About Celia Lapeña

Todo empezó con Mia Wallace y su flequillo, y desde entonces no he parado. Graduada en Comunicación Audiovisual y apasionada de la música, el cine y las series. He pasado de cinéfila a seriéfila gracias a HBO y Netflix. Me encantan los dramas, aunque si son en la pantalla mejor que en la realidad.