Las 15 peores películas de 2021

Llega el final del año y es el momento de echar la vista atrás para valorar el cine que se ha estrenado en estos doce meses y hacer balance. En 2020 nos encontramos con una situación complicada que supuso el cierre de los cines durante varios meses y el miedo de las productoras a perder dinero por estrenar en unas fechas tan convulsas. Por suerte las cosas han ido mejorado y este año ha sido un maravilloso año cinéfilo, lo que también ha generado que haya algunos batacazos tanto en las salas como en las plataformas.

Los espectadores han vuelto a llenar las salas y algunos de los grandes estrenos de 2021 han tenido mucho que ver. Las ganas de regresar al cine nos han hecho confiarnos con algunos de los grandes estrenos que luego se han convertido en decepciones mayúsculas. Espectacularidad y calidad deben ir de la mano si no queremos que nos pase como con alguno de los fiascos del año, pero también hay historias más íntimas que no han logrado convencernos o han pasado sin pena ni gloria.

Desde Series On Day hemos recopilado las que consideramos que son las peores películas de este año que acaba, ya sea por su nula calidad, porque no ofrecieron lo que prometían o simplemente porque nos arrepentimos de su visionado. ¿Cuál añadiríais a nuestra lista?

15. Malcolm & Marie

El director de Euphoria Sam Levinson ha presentado este año su último proyecto para Netflix: Malcolm & Marie, una historia sobre un director de cine y su novia que regresan a casa tras el estreno de una película y debaten sobre su vida mientras esperan a que lleguen las críticas. Protagonizada por John David Washington y Zendaya y rodada en blanco y negro, la película es una sucesión de conversaciones entre los protagonistas. Pero lejos de ser amena, se convierte en una historia insustancial con un ritmo lento que no termina de funcionar del todo al contar con personajes muy planos. Lo que sí destacamos son las actuaciones de los dos actores, cuyo talento es indiscutible. En definitiva, la película es fácilmente olvidable, a diferencia de Euphoria, si nos ponemos a comparar con otras obras de este director. No obstante, si queréis darle una oportunidad, quizás os sorprenda.

 

14. Xtremo

La película de Daniel Benmayor llegó a nuestras pantallas con la intención de demostrar que el cine de acción no es exclusivo de Hollywood y, si bien las coreografías de lucha son espectaculares y confirman que aquí tenemos muy buenos profesionales del género, la historia no acompaña y la cinta acaba haciendo aguas. No pedimos un argumento digno de un Globo de Oro, pero las motivaciones de algunos personajes y muchos diálogos rozan lo absurdo y nos sacan por completo de la película. Es una pena que X-Tremo se quede en un quiero y no puedo porque con un guion más cuidado podría haber sido un auténtico éxito para los amantes del género pero, aunque si el largometraje sirve para dar inicio a una nueva producción de este tipo de películas con sello nacional, puede que pensemos que ha merecido la pena.

 

13. A todos los chicos: Para siempre

Netflix estrenó en 2021 la tercera y última entrega de A todos los chicos. Pese a que mejora sustancialmente respecto a la segunda película, lo cierto es que Para siempre no engancha demasiado con su trama, centrada en ese momento tan de película estadounidense juvenil de decidir a qué universidad ir (y ver si te aceptan) para a lo mejor acabar en una a muchísimos kilómetros de distancia entre tú y tu novio o tu familia. No es que la cinta sea un completo desastre, pero sí que sentimos que la sombra de la primera entrega es alargada y que la saga ya no tiene nada más que ofrecer después de aquella, por lo que pasamos los minutos mirando la pantalla sin conectar apenas con las tramas, que resultan repetitivas (y eso que la primera ya era un festival de clichés).

 

12. Tom y Jerry

Lo malo de Tom y Jerry no es que sea una película mala de esas que puedes criticar hasta decir basta… lo malo es que Tom y Jerry es una película sin sustancia de la que te olvidas al poco de haber visto. Siendo una película infantil ya vamos con la idea de que va a ser para los más pequeños, pero desgraciadamente, o nos pesan los años, o esta es una cinta demasiado tonta y sin mucho que rescatar. Ya la duración es excesiva para lo que tiene que ofrecer (aunque sean solo 101 minutos, se podría haber recortado hasta los 80 y a lo mejor hasta salía beneficiada), pero es que la trama se desvía bastante de los propios Tom y Jerry y nos mete en la preparación de una boda que aburre soberanamente. Chloë Grace Moretz y Michael Peña están bastante ridículos en esta cinta que no creemos que vaya a dejar a nadie contento.

 

11. Godzilla vs Kong

Si hay algo que nadie le pedía a 2021 es la vuelta del “Monsterverse”. El género que se basa en poner a monstruos para que se peguen trompadas es un clásico que muchos creíamos ya superado. En esta ocasión, sus responsables decidieron traer de vuelta a Godzilla y King Kong para que el público tuviera el combate que nadie pidió. Una cinta en la que la trama era lo menos importante y con un exceso de efectos especiales que se recreaba en las explosiones, los edificios destrozados y, sobre todo, los escombros. Una película que no gustó ni siquiera a los amantes del género y que olvidamos tan pronto como salimos de la sala del cine.

 

10. Space Jam: A New Legacy

Warner quiso repetir en 2021 el éxito que consiguió en 1996 con la película protagonizada por Michael Jordan. En esta ocasión, decidieron valerse de Lebron James, otra gran superestrella de la NBA, para tratar de reproducir un blockbuster que de entrada tenía todas las de perder. La sombra de Michael Jordan es demasiado alargada y, a pesar de los títulos conseguidos, la superestrella del baloncesto sigue siendo todo un referente en su deporte a pesar de llevar años retirado. Además, las polémicas que surgieron antes del estreno en torno al modelado de Lola Bunny o el doblaje del personaje no ayudaron a remontar un proyecto que estaba llamado a fracasar en la taquilla. Su historia anodina que pretendía apelar a la nostalgia del espectador no terminó de cuajar y el resultado fue una película regulera y un estrepitoso fracaso en taquilla.

 

9. Tiempo

Mr. Night Shymalan nos tiene acostumbrados a grandes obras como El sexto sentido, El protegido, La visita o Múltiple. Su nueva película, Tiempo, no ha conseguido la misma acogida entre el público que las anteriores obras. La historia se centra en una familia, que acude de vacaciones a un paraíso tropical. Sin embargo, cuando llegan a una misteriosa playa para pasar el día, se dan cuenta de que el tiempo pasa allí demasiado rápido y que cada hora envejecen a un ritmo descomunal. Además, el problema es que no pueden escapar por donde han llegado, por lo que tendrán que idear un plan para lograr salir con vida por otro lugar. A pesar de contar con un argumento original, la historia no acaba de conectar con el espectador. Los personajes carecen de personalidad, más allá de su miedo por vivir, por lo que la empatía hacia ellos se hace cuesta arriba. El ritmo frenético de la película funciona bien, pero ni tan siquiera el final, del que no vamos a hacer spoiler, resulta satisfactorio. Terminarás de ver Tiempo sin saber muy bien qué ha pasado y te olvidarás fácilmente de ella.

 

8. Beckett

La película de Netflix se anunció como un interesante thriller político de acción con un reparto encabezado por John David Washington, Alicia Vikander y Boyd Holbrook, ¿qué podía salir mal? Pues casi todo. Sabiendo que la historia seguía los pasos de un estadounidense en Grecia, víctima de una persecución en la que su vida corre peligro, no esperábamos una cinta digna de los Oscar, pero al menos sí algo que nos entretuviera y no fue el caso. Vikander y Holbrook tienen apariciones testimoniales ya que el protagonista absoluto es Washington y llega un momento en el que nos cansamos de no tener personajes secundarios que aporten algo más. Si le sumamos que el motivo de la conspiración en la que Beckett se ve inmerso es bastante disparatado, que algunas escenas de acción son tan absurdas que parecen de risa y que la película, pese a que su duración es de poco más de hora y media, se nos hace eterna, no hay duda en que podemos afirmar que estamos ante una de las peores películas de año.

7. La Guerra del Mañana

A ver, sabemos que a las películas de acción no se les puede pedir demasiado, simplemente pasar un buen rato y poco más. La guerra del mañana podía haber sido una de esas cintas que disfrutas porque, aunque no tienes muchas expectativas, te sorprende. Sin embargo, su guion tontorrón (la tercera y última parte de la cinta es bochornosa de lo ridícula que es) nos saca de la película más de una vez. Sus interminables escenas de acción tampoco ayudan (¿era necesario que la película durase 140 minutos? Ya os decimos nosotras que no) y la tardía aparición de Yvonne Strahovski (aunque llega como agua de mayo) apenas consigue remontar la trama que se hunde sin remedio. No queremos pensar qué gran guion nos tendrán preparado para la secuela que se rumorea que se está escribiendo. Esperemos que nunca llegue a filmarse y dediquen el dinero que iban a gastarse a beneficencia.

6. Fast & Furious 9

A estas alturas de Fast and Furious es innegable admitir que si hay algo que mantiene a una franquicia como esta a flote es el cariño que los fans tienen a sus personajes. Los productores lo saben y por eso en esta ocasión quisieron ahondar en la vida pasada de Toretto (Vin Diesel) aunque, aún así, no fue suficiente para remontar la saga. En este punto el arco de los distintos personajes se cierra sin resolución y comienzan a perder sus personalidades al estar tan manidas, así como los puntos de comedia se quedan en el aire como gags mediocres.  Si hay algo que nos dejan claro este tipo de sagas es que nueve películas son muchas y que, como siempre, mejor dejarlo en buenos términos que alargarlo de manera innecesaria.

 

5. El Caballero Verde

El caballero verde es el ejemplo clarísimo de que un buen reparto, una buena música, una buena fotografía y buen diseño de vestuario… no sirven de nada si el resto no da para más. La película es un auténtico peñazo sin sentido en el que las escenas se suceden por la pantalla sin ton ni son. El personaje principal no evoluciona en toda la película (¿hasta justo el final? Es discutible incluso) y nada parece importar demasiado. Lo mejor de la película son sus primeras prometedoras escenas, pero pronto todo se derrumba y solo nos queda esperar a que se acaben los interminables 130 minutos que dura la cinta. De haberla visto en el cine, en pantalla grande, quizás podríamos haber obviado su ridículo guion, pero ver esto en tu casa en el sofá solo anima a echarse una larga siesta. Sin comentarios a la escena poscréditos también. El caballero verde habría ganado mucho siendo un cortometraje y seleccionando un par de momentos clave; así solo sirve para generar bonitos fondos de pantalla.

 

4. After: Almas Perdidas

Si creíamos que 2021 nos iba a dejar un año libres de los romances tóxicos adolescentes estábamos muy equivocados. Llama mucho la atención que en la era post “Me Too” ciertas productoras sigan dando luz verde a proyectos como este. La historia, por desgracia, es la misma de siempre. Una pareja de jóvenes enamorados o que dicen estarlo que mantienen una relación de lo más tóxica. Los celos y el odio se entremezclan con el perdón en una montaña rusa de emociones donde la excusa es que todo vale cuando hay algo que queremos llamar “amor” de por medio. Una adaptación de las novelas de Anna Todd y que forma parte de una saga que es mejor evitar a menos que tengamos cierta curiosidad morbosa por saber qué es una relación tóxica y cuáles son sus “red flags”.

 

3. Chaos Walking

Cuando se anunció la adaptación cinematográfica del primer libro de la trilogía de Patrick Ness todo parecía indicar que iba a ser nueva saga de moda, los nombres que se iban sumando al reparto presagiaban un nuevo boom comercial pero Chaos Walking es la prueba viviente de que un elenco lleno de nombres famosos no es sinónimo de éxito y mucho menos de un producto de calidad. La cinta protagonizada por Tom Holland y Daisy Ridley es un auténtico despropósito desde el inicio hasta su final. Nada está bien, la química entre ambos es nula, las motivaciones de los personajes es absurda y la trama se acaba convirtiendo en una caótica serie de persecuciones sin sentido. Seis guionistas han conseguido coger una novela con un gran potencial y una historia muy interesante y transformarla en algo carente de alma, que solo aporta acción y caras famosas esperando que eso sea suficiente, y no, no lo es. Chaos Walking no interesa ni a los fans de los libros ni a los que no lo son, ni siquiera Holland y Ridley parecían tener ganas de estar en la película y, visto lo visto, podemos comprender el motivo.

2. Reminiscencia

La película de Warner es uno de los grandes fracasos taquilleros del año. Su tráiler prometía una historia postapocalíptica en un mundo inundado con toques cyberpunk y de ciencia ficción. El personaje interpretado por Hugh Jackman prometía a sus clientes la posibilidad de revivir cualquier recuerdo valiéndose para ello de una potente tecnología. La misma que se plantea utilizar para recuperar a su mujer desaparecida en extrañas circunstancias. Una cinta que cuenta con una buena premisa de base pero que no supieron sacar adelante. Su trama forzada y las reflexiones cargadas de clichés hacen de la película un producto aburrido y nada original en el que no destaca absolutamente nada. Lo mejor: el tráiler que nos hizo creer que sería uno de los títulos del año.

1. La mujer en la ventana

Basada en la novela superventas de A. J. Finn, La mujer en la ventana ha sido adaptada este año por el director Joe Wright, conocido por películas maravillosas como Orgullo y prejuicio, Expiación, Anna Karenina o la más reciente El instante más oscuro. Pero a diferencia de ellas, la nueva obra ha resultado ser un completo fracaso. La historia se centra en la doctora Anna Fox, quien sufre agorafobia y vive encerrada en su piso de Nueva York, mientras se entretiene espiando a sus vecinos. Un día ve algo en la casa de los Russell, una familia que acaba de mudarse cerca de la protagonista, y tratará de poner todos los medios para desenmascarar la verdad. El argumento sin duda nos recordará a La ventana indiscreta, de Alfred Hitchcock, pero La mujer en la ventana no funciona tan bien como la mencionada película. Se trata de una historia carente de cualquier tipo de emoción y esto es algo que sorprende, al contar con Amy Adams como actriz principal. El ritmo es muy lento y existe una especie de sobrecarga en la película que hace que la historia resulte demasiado artificial. En definitiva, si te gusta el thriller psicológico es mejor elegir otra película a esta obra.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.