Las 15 peores películas de 2020

El año 2020 no ha sido un buen año para el cine debido a que muchos de los estrenos previstos han sido pospuestos por la pandemia del coronavirus, aún así hemos podido ver nuevos títulos y el equipo de Series On Day os traemos un listado de las peores cintas que nos deja este año tan nefasto.

Las plataformas de streaming han sido la mejor opción de ver nuevos estrenos durante el confinamiento y mientras los cines se mantenían cerrados, algunas distribuidoras incluso prefrieron lanzar directamente a la "pequeña" pantalla algunas de sus películas con mejor o peor acierto.

Tal vez podamos considerar 2020 como el año de las decepciones ya que, de los pocos grandes estrenos que hemos tenido, nos ilusionamos con algunos y luego resultaron ser un desastre. Aquí os dejamos nuestra lista, ¿habríais añadido alguna otra película?

15. Amor de Calendario

Se supone que esta película era una comedia romántica navideña. Sin embargo, cuando acabas de verla, no sabes muy bien en qué época te encuentras. Los protagonistas son Sloane (Emma Roberts) y Jackson (Luke Bracey), dos jóvenes que se conocen unas navidades y que pactan quedar a lo largo de los festivos del año siguiente para evitar ir a las celebraciones sin pareja. Al final, la película no es que sea predecible y que caiga en los mismos estereotipos de siempre, sino que además los personajes acaban irritando y cansando. El guion es bastante flojo y la historia no engancha. Se te olvidará fácilmente.

 

14. (Re)Cambio de Princesa

A las películas navideñas no se les puede pedir mucho, pero aun así, hay ciertos mínimos que deberían cumplir. Mientras que la primera entrega (Cambio de princesa), estrenada en 2018, era una película simpática que contaba una vez más una versión de Príncipe y mendigo con Vanessa Hudgens como la agradable protagonista, esta secuela es una pérdida de tiempo. Para crear una trama posterior a la otra película, los guionistas eligen romper una de las dos parejas que se habían formado y la trama se limita a intentar juntarlos una vez más. Y para crear más drama ridículo, añaden a un tercer personaje interpretado también por Hudgens (con dos ya llegaban, la verdad) que es una versión petarda de las otras dos. No vamos a mentir y decir que no utilizamos la nueva función de Netflix de adelantar trozos de la cinta a una mayor velocidad para lograr acabarla.

 

13. Artemis Fowl

La película de Disney fue anunciada en su día por todo lo alto. Sin embargo, una vez rodada ni la misma Disney sabía qué hacer con ella. Los cambios de fecha de estreno fueron la tónica hasta que por fin la compañía se decidió a estrenarla directamente en su plataforma de vídeo bajo demanda. Y visto el resultado no es de extrañar. La calidad de la cinta está muy por debajo de las expectativas. Una historia aburrida e impersonal que no consigue conectar en ningún momento con el público y que está muy lejos de lo que prometieron en su día. Kenneth Brannagh dirige una película que no parece ni suya. Sobra decir que la película pasó sin pena ni gloria. Totalmente prescindible y olvidable.

 

12. El Jardín Secreto

Mary Lennox es una niña que, tras la muerte de sus padres, se muda forzosamente a la casa de su enigmático tío (Colin Firth) en Reino Unido. Mary es impertinente y muestra un total rechazo por la nueva situación que le está tocando vivir, pero también es aventurera, y será eso lo que haga que descubra un jardín secreto en las inmediaciones de la casa de su tío. Con este argumento, la película promete exactamente lo que parece: aventuras entre niños, una bonita enseñanza y un secreto por resolver. Sin embargo, no lo hace todo lo bien que lo han hecho otras en su género. Las situaciones son predecibles, no se termina de simpatizar con los protagonistas y el resultado es bastante aburrido y fácilmente olvidable. Ni siquiera Colin Firth consigue remontar una película en la que lo más destacable es la belleza del jardín secreto que Mary descubre.

 

11. A todos los chicos: P.D. Todavía te quiero

La primera entrega fue una delicia culpable, donde pudimos disfrutar de la romántica y sorprendente química de Lana Condor y Noah Centineo. No era una gran película, pero se ganó nuestros corazones de una manera asombrosa. La secuela es una pobre continuación de la primera, podría ser decente, pero pierde la frescura que había caracterizado a la anterior, por no decir que esa palpable química de los protagonistas se ha esfumado casi. Si había fallos en la primera, en esta segunda entrega los exagera tanto que hasta se consideran molestos. Los miles de espectadores que vieron A todos los chicos de los que me enamoré, querían ver más de Lara Jean y Peter, y se han encontrado con nada y menos. Si una comedia romántica que revisionas mil veces, le quitas lo que le hace realmente especial, ¿qué te queda? Algo olvidable: y ahora falta la tercera, que ya no será tan esperada.

 

10. Fantasy Island

La película de Blumhouse nos fue anunciada como una cinta de miedo, pero tras aguantar las casi dos horas de metraje podemos decir que lo único terrorífico es un guión desastroso y una historia que no se sostiene de ninguna manera. Todo comienza con un grupo de “afortunados” ganadores que van a pasar un fin de semana en una isla donde se cumplirá el gran deseo de cada uno de ellos, pero el responsable de la isla, interpretado por Michael Peña, les advierte que a veces los sueños no salen como queremos. Pasaremos a ver la fantasía de cada protagonista, cada una más ridícula que la anterior pero en las que acabarán teniendo que luchar por sobrevivir, y todo para llegar a un final que intenta ser desconcertante e impactar al espectador pero no puede más que darnos vergüenza ajena.

 

9. Dangerous Lies

Camila Mendes y Jessie T. Usher son los dos protagonistas de una de las películas originales que Netflix propuso para este año, y para la que contó con dos de las estrellas televisivas del momento. Un thriller repleto de secretos, mentiras y mucho dinero que, en teoría, debería crear una tensión constante. Sin embargo, eso resulta un poco complicado cuando no hay una sola escena que no parezca un calco de tantas y tantas películas, casi más de un cuento infantil: ella una chica dulce que trata de hacer frente a la adversidad, siempre con una sonrisa en los labios; él un chico que solo busca el dinero sin comprender que ya es un afortunado por tener a esa chica tan dulce a su lado. Y entre medias una serie de “miguitas de pan” que en teoría sirven para preparar ese gran giro final, inesperado, pero que son del tamaño de una barra de pan. Conclusión: la historia termina sin sorpresas y prácticamente igual que como empezó, con una chica dulce que sigue haciendo frente a las adversidades de la vida con una sonrisa.

 

8. Hasta que la boda nos separe

Belén Cuesta y Álex García protagonizan esta película dirigida por Dani de la Orden que tiene como trama central... una aventura amorosa entre un hombre que se va a casar y la mujer que le va a organizar la boda. Llámennos locas pero a estas alturas de 2020 se podría pensar que los cuernos dejarían de estar ya romantizados. Pero no, la cinta pretende hacer reír a costa de una situación tremendamente injusta para la otra mujer que, claro, no se entera de nada. Ja ja. Graciosísima. Encima, para rematarlo del todo, viajan a Canarias (escenario de la supuesta boda) y todas las personas con las que se encuentran en la isla son peninsulares afincados en las islas. ¿No podrían al menos haber contratado actores locales? Un desastre sin gracia en toda regla.

7. Bloodshot

A principios del 2020 se presentaba como una de las películas de ciencia ficción del año. Basada en el personaje de Valiant Comics y con Vin Diesel a la cabeza, no iba a faltar espectacularidad a la historia. Sin embargo, la realidad es que se queda ahí, en espectacular. La película está sobrecargada de disparos, peleas y uso del slow motion. Aunque se nos presenta a interesantes personajes como KT (Eiza González) o Jimmy Dalton (San Heughan), sus subtramas se quedan descolgadas. Cuando acabas de ver la película, te das cuenta de que no ha sido más que un empacho de planos que se suceden rápidamente. La historia es entretenida, pero se te habrá olvidado poco después de verla.

 

6. El Ritmo de la Venganza

Nos la quisieron vender como la Bourne femenina pero el guion de la película hace aguas por todas partes y somos testigos de una historia completamente inverosímil. Comenzamos con la protagonista, a la que da vida Blake Lively, quien tras la muerte de su familia en un accidente de avión años atrás ha caído en las drogas y la prostitución. Pero al descubrir que realmente fue un atentado terrorista, la mujer decide cobrarse su venganza y en cuestión de unos meses pasa de ser una yonqui que apenas puede mantenerse en pie a ser una espía súper preparada para ir por distintos lugares del mundo eliminando a sus objetivos. Si a esto le sumamos que el trasfondo del atentado apenas tiene consistencia y un romance que aparece de relleno y sin ningún tipo de justificación, estamos ante una cinta completamente decepcionante.

 

5. Ava

Ni siquiera hemos podido verla en la gran pantalla, puesto que la película ha tenido su estreno directamente en Movistar +, pero los cines tampoco han perdido una joya. Lo que en un principio parece una película interesante sobre una asesina a sueldo (interpretada por Jessica Chastain) que va a dar un giro a las típicas películas sobre asesinos con muchos tiros, peleas y acción, acaba siendo un filme soporífero desde el principio. Ni la historia familiar de Ava, ni las escenas de acción protagonizadas por Chastain consiguen remontar un ritmo que desde sus inicios te invita a apartar la vista de la pantalla para hacer algo de provecho. 96 minutos de duración que se olvidan tan rápido como los ves y, si los recuerdas, es solo para confirmar que quizá no deberías haber perdido el tiempo en verla.

 

4. Rebeca

Desde el momento en el que se anunció que se iba a rodar una nueva versión de Rebeca, estaba claro que las comparaciones con el clásico de Hitchcock iban a ser constantes. En esta ocasión, los personajes de Laurence Olivier y Joan Fontaine son interpretados por Armie Hammer y Lily James. Aunque ambos son renombrados actores, ni siquiera ellos consiguen salvar la historia, la cual acaba siendo un cúmulo de planos insustanciales, escenas aburridas y carentes de suspense. Tampoco Kristin Scott Thomas consigue ponernos los pelos de punta en su papel de la ama de llaves de Manderley. Esta película demuestra una vez que la pomposidad no es necesaria y que menos, es más.

 

3. Las aventuras del Doctor Dolittle

Aunque parezca que ha pasado un lustro (por los menos) lo cierto es que tan solo fue a principios de este año cuando grandes producciones como Dolittle llegaron a la gran pantalla. Universal apostó por la innovación en una historia que ya conocemos: un veterinario que puede hablar con los animales. Siendo un argumento a grandes rasgos conocido y a la vez partiendo de un inicio muy distinto (el origen del Doctor cambia tanto de época como de motivación), en distintas ocasiones podemos observar como abarca demasiados temas sin centrarse en ninguno. Sin duda resulta una película de aventuras cómica y entretenida pero en ningún momento llega a destacar, ni realización ni actuación, ya que Robert Downey Jr. esta más que acostumbrado (y cómodo) en este tipo de personajes.

 

2. Mulán

Cuando se anunció que Disney haría un live-action de su famosa película de animación de 1998, hubo un gran hype: había tanto potencial de conseguir una gran película de imagen real que no había cabida para considerar el fracaso. Lo que añade nuevo hace que pierda la esencia especial que destilaba la versión de dibujos. Hemos perdido a la Mulán que se esfuerza para conseguir su propia fuerza, y nos encontramos con una chica que tiene un "chi" muy potente desde pequeña y ese es su mérito, no hay crecimiento personal  y no tiene ni héroes ni villanos a resaltar. Por no mencionar la cuestionable estrategia de Disney al cobrar la película en su plataforma Disney+ a un precio desorbitado: como diría Mushu si hubiera participado en la película: "deshonra sobre tu vaca".

 

1. 365 Días

Parece mentira que tras la revolución del “MeToo” existan películas como 365 Días. La supuesta historia de amor entre un mafioso siciliano y una joven directora de ventas es un insulto para el feminismo. Vendida al público como una nueva vuelta de tuerca al fenómeno desatado por 50 Sombras de Grey, la cinta prometía escenas de sexo explícito y una historia de amor. La película ha terminado convirtiéndose en una peligrosa herramienta plagada de machismo que idealiza diferentes tipos de abusos hacia las mujeres de forma escandalosa e insoportable. El supuesto amor que siente el protagonista no justifica en ningún modo la violencia que ejerce contra su compañera de mil formas distintas. No hay nada romántico en el secuestro ni en las coacciones. Lo peor de todo es que la película contará con una secuela.

 
The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.