Las 15 peores películas de 2019

El año ha dado para muchas cosas y no todas buenas. El equipo de SeriesOnDay ha escogido las 15 peores películas que ha visto y os las presentamos a modo de lista como hemos venido haciendo los últimos años.

Sabemos que, probablemente, deberíamos haber incluido Cats si hacemos caso a la crítica general de la cinta, pero desgraciadamente (o afortunadamente) no hemos podido visionarla antes de que acabe el año, así que no esperéis encontrarla al final de este listado. Pero siempre nos encanta que añadáis vuestras propias opciones, así que no dudéis en comentar cuál falta o cuál sobra de nuestras listas.

15. Ad Astra

Ad Astra, película de suspense y ciencia ficción dirigida por James Gray, cuenta, en un futuro no muy lejano, la historia del Mayor Roy McBride, personaje interpretado por Brad Pitt, hijo de un famoso astronauta que lleva años desaparecido tras embarcarse en la misión de hallar vida inteligente lejos de la Tierra. En un contexto en el que el Sistema Solar se ve amenazado por unas extrañas oleadas de energía, peligrando así la existencia humana, McBride inicia un viaje por el espacio en busca de su padre, quien quizás siga vivo. Ad Astra es una historia intimista que se centra en el conflicto emocional del protagonista. Pero resulta difícil emocionarse, ya que la película no te hace sentir mucho. Con un ritmo bastante lento que no termina de arrancar, la trama a veces da giros extraños, complicados de explicar.

 

14. Van Gogh, a las puertas de la eternidad

Willem Dafoe se llevó prácticamente todas las nominaciones a los premios que os podáis imaginar por su trabajo en esta película, pero esta cinta es uno de esos ejemplos en los que la interpretación no lo es todo. Es indiscutible que Dafoe hace un genial trabajo metiéndose en la piel del pintor holandés, pero la película no logra captar la atención suficiente del espectador ni profundizar en lo que Van Gogh experimenta a lo largo de su vida, ni siquiera se molesta en presentar a la mayoría de los personajes secundarios más que brevemente y sin gran interés. Se basa casi todo en un trabajo de cámara caótico y con demasiados planos cortos que no expresan nada más allá de lo que consiga el actor con tan poco espacio para respirar. La paleta de colores y las localizaciones son un punto a favor, pero al final, la película se desdibuja y no consigue que nos interesen demasiado las penurias por las que pasó el pintor.

 

13. Glass

Después de confirmar la relación entre El Protegido y Múltiple, M.Night Shyamalan quiso crear Glass como elemento definitivo unificatorio para las historias de los personajes protagonistas, pero algo salió mal en este intento. A pesar del gran éxito que tuvieron (especialmente Múltiple) parece que esta combinación no ha terminado de encajar bien. Además de sus defectos, la película tiene una buena cantidad de escenas entretenidas, generalmente las que involucran a los tres protagonistas. Aunque de forma desordenada, Shyamalan todavía tiene algunos trucos bajo la manga al unir los hilos de estas películas. Hay varias referencias a las cintas anteriores y, al fin y al cabo, eso siempre consigue que el público se enganche. En definitiva, si El Protegido y Múltiple son algunas de las obras más fuertes de la filmografía de Shyamalan, Glass ocupa un lugar en el medio entre esos y los títulos del propio director que sorprendieron a tantos espectadores. Por lo que sí, debemos verla para terminar de entender todo lo que el director nos quiere explicar, pero no nos esperemos que trascienda más allá del año 2019.

 

12. Last Christmas

Last Christmas se presentó como una de las películas navideñas de este 2019. Dirigida por Paul Feig y protagonizada por Emilia Clarke y Henry Golding, la historia se centra en Kate, una joven que trabaja en una tienda navideña y que lleva una vida bastante inestable, debido a la mala relación que tiene con su familia. Sin embargo, cuando conoce a un joven llamado Tom, se enamora de él y todo cambia, ya que poco a poco empieza a ser mejor persona y a reconciliarse con sus seres queridos. Esta comedia romántica, que avanza al ritmo de las canciones de George Michael, tiene momentos divertidos, pero deja al espectador con sentimientos encontrados. Acaba siendo una historia bastante inconexa, ya que (SPOILER) apenas desarrolla subtramas como la de la familia de Kate, inmigrante de la antigua Yugoslavia, que vive con miedo en un Londres marcado por el Brexit y la xenofobia. Por no hablar del descabellado final en el que la relación amorosa de los protagonistas era fruto de la imaginación de Kate. Y es que Tom había muerto en un accidente tiempo atrás y había sido el donante de corazón de la joven, que estaba enferma. Esta era la razón por la que se había establecido una conexión entre ambos personajes imposible de explicar.

 

11. Safari por Navidad

Kristin Davis, conocida mundialmente por su papel de Charlotte en la exitosa serie de HBO Sexo en Nueva York, se embarca en un nuevo proyecto de Netflix junto al actor Rob Lowe. Safari por Navidad es una comedia romántica dirigida por Ernie Barbarash que cuenta la historia de Kate, una mujer que decide hacer un cambio en su vida cuando su marido le confiesa que ya no está enamorado de ella. Es entonces cuando decide viajar sola a Zambia, lugar que había elegido para una segunda luna de miel con él. Allí conoce a Derek, un piloto que trabaja en un refugio de animales y del que se enamora. Tras rescatar a una cría de elefante, Kate decide prolongar su estancia allí y empieza a ayudar en el refugio. Aunque el argumento puede recordar a Memorias de África, no se puede comparar. La película empieza siendo entretenida, pero acaba aburriendo. Apenas se empatiza con los personajes y el ritmo es bastante lento. Se trata de una historia pasajera que no calará en la audiencia, a excepción de las bellas imágenes de los elefantes.

 

10. Lo dejo cuando quiera

Una cinta española dirigida por Carlos Therón que se enmarca en el género de la comedia. Trata sobre tres amigos que se conocen desde la Universidad: Pedro, Arturo y Eligio (interpretados por David Verdaguer, Ernesto Sevilla y Carlos Santos, respetivamente). Actualmente, son profesores de universidad que se han quedado sin trabajo a causa de la crisis. Piensan en una solución para poder conseguir dinero y encuentran una que resulta ser un tanto alocada, pues Pedro llevaba años trabajando en una vitamina que permite salir de fiesta sin descanso y que no ofrece efectos secundarios. Los amigos se involucrarán en el mundo de la noche para intentar vender sus vitaminas, no obstante, numerosos problemas les acompañarán y serán los causantes de gaps cómicos. Una película no muy buena que utiliza constantemente un humor sencillo y echa mano de los guantazos propios del género del “slaptick”, sin embargo, no consigue salvar su pobreza en cuanto a guion.

 

9. ¿A quién te llevarías a una isla desierta?

Cuando Netflix apuesta por producción española, parece que es casi obligado el visionado. Porque es productor nuestro, porque lleva mucha pasta detrás y porque, al final, Netflix es cuna de grandes éxitos. Si esa película, encima, lleva los nombres de María Pedraza y Jaime Lorente como gran reclamo, parece casi de obligado visionado para los seguidores de La casa de papel. Aunque, a diferencia de esta última, ¿A quién te llevarías a una isla desierta? se queda muy pobre. La historia de cuatro amigos que se reúnen para enfrentarse a sus problemas no termina de cuajar: demasiado drama, poco ritmo. Por no mencionar que el hecho de que solo aparezcan cuatro actores a lo largo del metraje hace de la cinta un tanto monótona. Al final todo resulta ser bastante predecible y el final, más que dejarte con buen sabor de boca por lo visto, te deja con alivio porque haya acabado.

 

8. Taxi a Gibraltar

Un delincuente recién salido de la cárcel, un taxista asqueado con el mundo y una novia a la fuga se enmarcan en un viaje imposible hacia Gibraltar. Una muy mala road movie que intenta salvarse con la comedia, no obstante, no lo consigue. El guion de Alejo Flah y Fernando Navarro no consiguen más que unas simples carcajadas con un humor bastante básico y que acaba siendo algo cargante. Entre sus protagonistas encontramos a Dani Rovira (mítico actor en este tipo de comedias que últimamente han cogido fama en España), Joaquín Furriel e Ingrid García-Johnson. Estos tres son los encargados de dirigir la trama en su entrometido viaje hacia Gibraltar, donde creen que podrán conseguir un cargamento de oro perdido, sin embargo, acaban consiguiendo cosas por las que huían: el amor, la amistad y las ganas de vivir. En definitiva, una película bastante mala ya que no consigue su objetivo primordial, que es hacer reír a la gente.

 

7. El silencio de la ciudad blanca

Basada en la trilogía de Eva Gª Sainz de Urturi, la película de Daniel Calparsoro (‘Cien años de perdón’) ha llegado a la gran pantalla con un elenco de élite: Belén Rueda interpretando a la comisaria Alba Díaz de Salvatierra, Javier Rey (‘Fariña’) interpretando al inspector López de Ayala y Aura Garrido (‘El ministerio del tiempo’) interpretando a su compañera, la inspectora Estíbaliz Ruiz de Gauna. Pero la saga de crímenes y mitología vasca ha llegado a la pantalla dejándose la mitad del libro. Falta información, Belén Rueda no encaja con la descripción de la comisaria Díaz de Salvatierra y, a pesar del despliegue y del Goya del director, la película no despega, se limita a presentar varias secuencias inconexas que no funcionan como historia. Una demostración de que un buen elenco y un premiado director no tienen por qué hacer una buena película.

 

6. Quizás para siempre

Netflix tiene un catálogo de películas y series producidas que aumenta cada semana. Entre las películas que realiza, hay una vertiente de comedias románticas que son de consumo rápido y sin más objetivo que hacer pasar un buen rato al espectador. Por eso, cuando nos topamos con una de esas cintas que no consigue lo que se propone (se parte ya de la base de que es un entretenimiento básico y que no requiere demasiada complejidad), no podemos evitar sentirnos estafados. Quizás para siempre se vendió como una comedia con protagonistas asiáticos y con una estrella de lujo que se iba a reír de sí misma: Keanu Reeves hace de él mismo, o al menos, de una versión paródica de sí mismo que llega a producir vergüenza ajena. Si era lo que querían conseguir, los felicitamos, pero sinceramente no creemos que se deba llegar a estos extremos vergonzantes. Aparte de la trama relacionada con Reeves, el resto de la película no mejora: los protagonistas no es que tengan demasiada química entre ellos y sus personajes son clichés que no pasan de ahí y no nos arrancan ni una sola carcajada. En definitiva, una pérdida de tiempo total y absoluta.

 

5. El rey león

La factoría Disney parece empeñada en relanzar sus películas clásicas de animación en imagen real. Si bien la estrategia le salió bien con El Libro de la Selva o La Bella y la Bestia no se puede decir lo mismo de El Rey León. La historia del cachorro Simba es una de las favoritas del público y es una de las cintas de animación tradicional más alabadas por la crítica. Su remake a manos de Jon Favreau y con un reparto de voces más que envidiable hacía presagiar que su estreno sería todo un éxito tanto de público como de crítica. Aunque el público respondió acudiendo en masa a las salas de cine, la cinta está muy lejos de la original. El portento técnico desplegado por los estudios nos dejó con un realismo animal muy conseguido, sin embargo, sus personajes carecían de la expresividad de los personajes animados y la historia se veía bastante deslucida. Además, a diferencia de El Libro de la Selva, por ejemplo, donde la historia variaba ligeramente de su versión original, en El Rey León se han contentado con seguir a pies juntillas el guión original por lo que esta nueva versión poco o nada aporta. Un título prescindible que hizo que muchos saliéramos de las salas del cine queriendo olvidarla. Fuimos muchos los que nada más llegar casa lo hicimos poniéndonos la versión animada.

 

4. Men In Black International

Protagonizada por Chris Hemsworth y Tessa Thompson, ese dúo que funcionó tan bien en Thor: Ragnarok, Men In Black International es el claro ejemplo de que los protagonistas no lo son todo. Dirigida por F. Gary Gray, la película se mueve sin mucho interés con escenas de acción y humor demasiado básico como para que se convierta en una película memorable de la franquicia. Ni siquiera la presencia de Emma Thompson y Liam Neeson logran insuflar vida a esta cinta, cuyo único interés sea, quizás, las diferentes localizaciones en que se desarrolla la trama, pues ni la introducción de un bicho pequeño que acompaña a los protagonistas en sus aventuras funciona como debería. Es una sucesión de escenas de acción que no son lo bastante potentes como para recordarlas dos semanas después de su visionado. Una oportunidad perdida de revivir esta saga que podría haber dado mucho de sí en manos de un/a guionista competente.

 

3. Géminis

Una película con dos Will Smith (el actual y su versión más joven) parecía un acierto desde que se anunció. Hasta que algo falló. Puede que simplemente fuese la historia, predecible hasta la saciedad; las escenas de lucha que, si bien tenían mucho trabajo detrás, rozaban lo ridículo, o quizá fueran los diálogos forzados y las situaciones que te sacaban completamente de la pantalla de cine. El caso es que Géminis no cuajó. Así que, aunque la premisa parecía buena, viendo el tráiler se puede ver a la perfección de qué pie cojea la película… Y también se puede ver su mayor acierto: la tecnología de rejuvenecimiento de Will Smith. Y fuera de eso, no hay nada más interesante.

 

2. Hellboy

El primero en llevar esta historia al cine fue Guillermo del Toro hace quince años. Este 2019 fue Neil Marshall quien volvió a contarnos las aventuras de Hellboy. Desgraciadamente no parece haber tenido el éxito que esperaba. A pesar de que el reparto gustó mucho al principio, la historia prometía algo que no llegó a transmitir al público haciéndose más incomprensible a medida que la trama avanzaba. Esta era una película que prometía traer de vuelta un gran personaje, pero se quedó en una historia que no era para todo el mundo y que se perdió en un guion flojo. A pesar de tener algún personaje bueno, no fueron capaces de sacarle todo el provecho esperado hasta llegar a ser de las peores películas del año.

 

1. X- Men: Fénix Oscura

Fénix Oscura es el ejemplo de que, por mucho que estemos en la época dorada del cine de superhéroes, no hay que olvidar que el espectador sigue contando con un espíritu crítico y no acepta cualquier cosa que le den. Además, al ser Fénix Oscura uno de los personajes más valorados de los cómics, es normal que el fan, que esperaba que por fin se le hiciera justicia con una película anunciada a bombo y platillo desde hace años, solo haya sentido decepción al ver el resultado. De entrada, y pese a que en este género es bueno que no solo haya acción, en esta ocasión, esta tarda tanto en llegar que cuando por fin empieza a pasar algo interesante la película está en sus últimos minutos. Y por si esto fuera poco, para intentar encajar la historia de Jean Grey como uno de los mutantes más poderosos pero que acaba perdiendo el control porque descubre que le han engañado aquellos en los que más confiaba, no han tenido reparos en cambiar la forma de ser del resto de personajes, incluidos los siempre carismáticos profesor Xavier, Mística o Magneto.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.