La maldición de Bly Manor: el amor y las memorias cobran protagonismo

La maldición de Bly Manor

La maldición de Bly Manor

4 Stars

Summary

Dani Clayton llega a Bly Manor para encargarse de la educación de Miles y Flora, que han perdido a sus padres y de los que su tío Henry no puede encargarse.

Coder Credit

En 2018, Netflix estrenó una de las series revelación de la temporada: La maldición de Hill House fue un éxito entre la crítica y el público, por lo que la plataforma de streaming no quiso dejar pasar la oportunidad de crear una serie antológica a partir de ella. Su segunda temporada llega este viernes día 9 de octubre de la mano del mismo responsable: Mike Flanagan.

En SeriesOnDay hemos podido ver los nueve capítulos que conforman esta nueva historia y os contamos sin spoilers lo que os vais a encontrar y lo que nos ha parecido. La maldición de Bly Manor tiene como base los relatos sobrenaturales de Henry James, escritos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. No solo se basa en Otra vuelta de tuerca, obra en la que aparecen los personajes que conoceremos esta temporada así como la mansión, sino que los responsables de la serie también se han inspirado en otros relatos para crear una nueva historia.

Dani y Flora | Cr. EIKE SCHROTER/NETFLIX © 2020

Si visteis la primera temporada, os encontraréis muchas caras conocidas. La protagonista de esta historia es Dani Clayton (Victoria Pedretti), una profesora estadounidense que llegará a Bly Manor para cuidar de dos niños que han quedado huérfanos y de los que su tío, Henry Wingrave (Henry Thomas), no se puede encargar. Los niños, Miles (Benjamin Evan) y Flora (Amelie Bea Smith) son bastante peculiares y no solo han perdido a sus padres, sino que también sufrieron otra pérdida recientemente: su anterior niñera, la señorita Jessel (Tahira Sharif) murió en extrañas circunstancias.

En Bly Manor vive también el ama de llaves, Hannah Grose (T'Nia Miller), que se encarga del cuidado de la casa excepto del jardín y de la cocina. Del jardín se encarga Jamie (Amelia Eve), una jardinera a la que le encanta su trabajo y a quien no le gusta que arranquen las flores que ha cuidado con tanto esmero; y de la cocina Owen (Rahul Kohli), que va y viene a la mansión desde la cercana casa de su madre, que está enferma y por la que ha aceptado este trabajo.

El último personaje del grupo y quizás el más misterioso en principio, es Peter Quint (Oliver Jackson-Cohen), ayudante del señor Wingrave. Además, también veremos a otros de los protagonistas de la anterior temporada interpretando pequeños personajes aquí y allá, pero no desvelaré quiénes de ellos aparecen para que os llevéis una sorpresa.

Peter Quint es el asistente de Henry | Cr. EIKE SCHROTER/NETFLIX © 2020

Nada más empezar a ver la serie nos daremos cuenta de que los niños son bastante especiales y, como casi todas las mansiones en este tipo de historias, son demasiado grandes y misteriosas. ¿Cómo murió la anterior institutriz? ¿Por qué Dani ve personas que no deberían estar por allí? ¿Por qué Henry Wingrave no se acerca a la mansión a visitar a sus sobrinos? Os haréis todas estas preguntas y muchas más a lo largo de los nueve capítulos, que irán desgranando la historia poco a poco y con un planteamiento bastante parecido al de la primera temporada: cada personaje tiene una historia y será una pieza del puzle final que se descubrirá poco a poco.

Ambientada a finales de los años 80, la estética es otro de los puntos fuertes de la serie. La ropa de la época, la práctica inexistencia de tecnología más allá de teléfonos fijos y el hecho de que la mansión esté alejada del resto de personas crea un mundo burbuja en el que nadie más tiene cabida. Centrada en sus protagonistas (casi todos los personajes tienen algún secreto que llevan consigo y que los persigue) la serie explora precisamente cómo afectan a cada personaje las vivencias que llevan a su espalda y lo que las ha llevado a vivir en un sitio tan particular y apartado del mundo exterior. Los recuerdos y las memorias tienen mucho peso en esta historia y casi podría decirse que es el tema central junto al amor y sus complicaciones.

Hannah y Owen | Cr. EIKE SCHROTER/NETFLIX © 2020

Aunque no llega al nivel de la primera temporada, La maldición de Bly Manor es una muy buena serie que encantará a los fans del género y a todos aquellos que disfrutaron de La maldición de Hill House. Los actores están perfectos en sus papeles, incluidos los niños, y, aunque os vais a llevar más de un susto (aunque me da la impresión de que son menos sustos y más escalofríos) el elemento vertebrador de los capítulos son los personajes y las relaciones que se establecen entre todos ellos. No os la perdáis.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.