La Costa de los Mosquitos: el thriller que no funciona

La Costa de los Mosquitos 1x01: Light Out

La Costa de los Mosquitos 1x01: Light Out

Series: La Costa de los Mosquitos

2.5 Stars

Summary

La familia de Ellie Fox vive al margen de la sociedad en un casa autosuficiente hasta que un día la policía llama a su puerta y tienen que emprender la huida.

Coder Credit

La nueva serie de Apple TV+ pretende ser un thriller cargado de acción pero termina quedándose en un drama familiar que no es tan interesante como hacía prometer su sinopsis.

La Costa de los Mosquitos es la adaptación televisiva de la novela homónima de Paul Theroux, la cual ya contó en la década de los ochenta con una adaptación cinematográfica protagonizada por Harrison Ford. La diferencia fundamental entre ambas es que la película bebía directamente del texto original mientras que la propuesta de Apple TV+ ha decidido ir por libre. Esta decisión convierte una historia interesante a priori en un drama familiar que solo mantiene el interés del espectador a ratos.

La serie cuenta la historia de Allie Fox (Justin Theroux), un brillante inventor con ínfulas de ingeniero que ha decidido vivir al margen de la sociedad en una cruzada contra el consumismo y el materialismo por razones que tan solo él conoce. Su obsesión por querer ser autosuficiente le lleva a aislarse junto con su familia en una casa alejada de todo y de todos en la que trata de demostrar que no necesitan de nadie para salir adelante. 

Su hogar es su reino. Sin intervención del gobierno ni de las autoridades, Allie maneja su hogar con mano de hierro. Nada de ordenadores, ni de internet, ni de teléfonos móviles. Su palabra es ley y más vale que nadie le lleve la contraria. Al fin y al cabo él parece tener siempre razón y su cruzada antisistema está justificada en quién sabe qué razonamientos.

Este no saber exactamente qué es lo que pasa por la mente del protagonista principal de la serie es uno de los grandes problemas que tiene la misma a nivel narrativo. Cuesta empatizar con un tipo cuyo único argumento para justificar su estilo de vida parece no ir más allá del “porque lo digo yo”. En el piloto la serie desaprovecha la oportunidad de ahondar en este pensamiento anticonsumista cuando la hija adolescente de Allie comienza a cuestionar a su padre. Sin embargo, sus responsables deciden apostar por el drama de ver una discusión entre padre e hija que no hace sino reflejar las fisuras de la familia perfecta que se ha dibujado Ellie en su cabeza y dejan a un lado el discurso reivindicativo.

Este es solo uno de los muchos errores que comete la serie en su primer episodio. El piloto está lleno de incongruencias narrativas que evidencian un guión que parece sostenerse simple y llanamente en la potente interpretación de sus protagonistas. En general, destaca el trabajo de todos y cada uno de los miembros de la familia Fox. A pesar de que el peso de la historia recae en los hombros de Justin Theroux, el resto de actores contribuyen a crear un ambiente absorbente y cargado de tensión a punto de estallar en cualquier momento.

Sin embargo, el impresionante trabajo actoral no es suficiente para sustentar una historia que comienza como utópica y cargada de crítica social al consumismo del siglo XXI, que pretende ser un thriller loco con persecuciones y secretos y que termina siendo un drama familiar más al tiempo que parece querer coquetear con la road movie. Esta mezcla de géneros sin justificación alguna provoca que el espectador se quede con la sensación de no saber muy bien qué es lo que está viendo simple y llanamente porque la serie no sabe muy bien qué quiere ser. Lo cual no hace sino evidenciar aún más todos las carencias narrativas de las que adolece.

Y es que La Costa de los Mosquitos parece querer apostar por el thriller sustentándose en los secretos que oculta el propio Ellie Fox. Sin embargo, esa pretensión de querer mantener hasta el final el misterio sin dar nada a cambio al espectador le pasa factura. El guión de Neil Cross parece querer dejar para el final todas las posibles explicaciones acerca de las motivaciones y secretos de su protagonista pretendiendo que esto sea suficiente para mantener enganchado al espectador. Por desgracia, no sabe mantener el misterio ni alimentar el interés del espectador como para querer continuar el viaje de la familia Fox.

Es una pena que la excelente fotografía de Alex Disenhof quedé tan deslucida por culpa del guión. Su trabajo es impresionante. Cada fotograma es una obra de arte que bien podría estar enmarcada en una galería de arte. El uso de la luz y la forma tan soberbia en la que retrata la aridez del entorno merecen mención aparte. Solo por su fotografía el episodio piloto merece al menos un vistazo.

Por desgracia, esto no es suficiente. El revisionismo propuesto por Neil Cross de La Costa de los Mosquitos no termina de funcionar. Al dejar a un lado su discurso crítico para centrarse en un intento de thriller que no consigue captar el interés del espectador nos deja con una historia floja que hace aguas por todas partes. La mezcla de estilos que despliega solo en su primer episodio no aporta absolutamente nada. Lástima que su maravillosa fotografía se vea empañada por una mala narrativa.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.