La Conjura Contra América 1×01

La Conjura Contra América 1x01

La Conjura Contra América 1x01

Series: La Conjura Contra América

4 Stars

Summary

La familia Levin ve con preocupación el ascenso político de un viejo héroe de guerra que se destapa como antisemita.

Coder Credit

La nueva miniserie de David Simon y Ed Burns se estrenó el pasado martes en la plataforma de HBO. Un drama familiar que nos plantea qué hubiera pasado si en 1940 Roosevelt hubiera perdido las elecciones frente a un héroe de guerra fascista. La historia suena distópica pero cuando uno escucha atentamente se da cuenta de que, tal vez, sus consignas no nos sean tan desconocidas como creemos.

La serie es una adaptación de la novela homónima de Philip Roth. El escritor se sirvió de una suerte de memorias autobiográficas para contar una historia alternativa de lo que sucedió en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. A través de los ojos del joven Philip Levin (Azhy Robertson) vemos como poco a poco el país empieza a escorarse hacia el ala más radical del partido republicano que aupa a un viejo héroe de guerra, Charles Lindbergh (Ben Cole), como candidato para disputarle la presidencia al elocuente Roosevelt.

El ascenso de este político agitará la vida de los Levin, una familia judía de los suburbios de Newark que representan el ideal del “sueño americano”. Herman (Morgan Spector) es el cabeza de familia, un vendedor de seguros cuya carrera está en ascenso y que sigue con preocupación el ascenso del fascismo en Europa. Un hombre muy seguro de sí mismo, con unas ideas políticas muy marcadas y que no duda en dar su opinión aunque nadie se la pida. El panorama cambiante que el ascenso de Lindbergh va a suponer para el país trastocará la vida de su familia que tendrá que soportar la construcción de una nueva América exclusiva para los americanos. ¿Dónde habré oído esto antes?

Por suerte la familia cuenta con Bess (Zoe Zakan). Esposa y madre por excelencia. Apoyo de su marido que desde sus primeros minutos no duda en tratar de apaciguar sus arrebatos más imprudentes o violentos. En este primer episodio la vemos como la típica madre y esposa, como si estuviera relegada en un segundo plano, pero algo me dice, por sus miradas y esos silencios que a veces dicen tanto, que terminará convirtiéndose en uno de los personajes más importantes de la historia.

Su hermana Evelyn (Winona Ryder) es harina de otro costal. A pesar de ser la mayor parece ir dando tumbos por la vida, dispuesta a no cumplir con lo que se espera de ella. A su edad ya debería estar casada con un buen judío y tener varios retoños correteando a sus pies. Para desgracia de su madre, el futuro de su hija parece bastante incierto. Su personaje da rabia. Parece feminista pero termina cayendo en todos los clichés estereotípicos de la época. Su presencia parece casi anecdótica en este primer episodio, como si quisiera ser el contrapunto a su siempre correcta hermana. Al final de este primer episodio solo tengo clara una cosa: la detesto.

El punto fuerte de esta historia es la relación de Philip con su hermano, Sandy (Caleb Malis), un adolescente rebelde y genio de la pintura que admira profundamente a su primo Alvin (Anthony Boyle). La relación de estos hermanos es el que sitúa al espectador en esta historia. A través de sus ojos veremos cómo cambia el país abanderado de la libertad. Las constantes preguntas de Philip se hacen eco de las dudas que le surgen al espectador, de forma que no nos perdamos en la complejidad política e histórica de unos tiempos que nos son desconocidos.

Junto con el personaje de Winona Ryder el de Alvin es quizás el que menos me gusta. Desde el principio nos lo pintan desafiante, rodeado de compañías más que cuestionables y con ganas de buscar bronca allá por donde vaya. Su papel en esta historia quizás sea el de mostrarnos el lado más violento de esta historia, al fin y al cabo, los inocentes ojos de Philip solo nos dejarán ser testigos de los horrores que se le avecinan a esta familia desde un punto de vista más cándido e inocente.

Cada uno de los planos de esta serie nos hace evocar tiempos que pudieran parecer mejores. El tono sepia que impregna cada fotograma nos hace soñar con hileras de casas de valla blanca y la oportunidad de ser parte de ese sueño americano. Pero conforme pasan los minutos el panorama que se nos pinta no es nada halagüeño. No sabemos exactamente lo que va a pasar pero ya en su primer episodio la serie comienza a sugerirnos que no va a ser nada bueno.

Las actuaciones de sus protagonistas son más que correctas sin que nadie llegue a destacar por encima de nadie en el piloto. Su tempo es pausado, como si la historia se cociera lentamente, pero no nos engañemos, este primer episodio no es más que una toma de contacto para lo que nos espera. Una presentación de la vida de los Levin tal y como la conocían antes de que un fascista xenófobo pusiera patas arriba su mundo. La serie lleva el sello HBO desde su inicio. Su producción es impecable y cada uno de sus planos está cuidado al milímetro. 

En tiempos de confinamiento como los que vivimos ahora mismo tal vez La Conjura Contra América no sea la primera serie en la que pensemos para aliviar el estrés que produce el encierro. Nuestro cuerpo nos pide risas aunque sean enlatadas para combatir las malas noticias. Sin embargo, esta serie más que nunca es necesaria. Nos recuerda que ahí fuera sigue muy presente esa idea de “nosotros primero”, “América primero”. Cuando todo esto pase no debemos olvidar que seguimos expuesto a ello. Solo por eso su visionado debería ser obligatorio.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal