How to Get Away with Murder 6×09: Are You the Mole?

How to Get Away with Murder 6x09: Are You the Mole?

How to Get Away with Murder 6x09: Are You the Mole?

Series: How to Get Away with Murder

5 Stars

Summary

Ha llegado la hora de graduarse. Los chicos de Annalise han estado esperando este día desde hace años y saben que supondrá un antes y un después en sus vidas… Pero puede que ninguno de ellos llegue a verlo, pues en la noche previa se desata la tragedia.

Coder Credit

¿Qué ha pasado? No, en serio... ¡Qué demonios ha pasado!

Supongo que no soy la única que ha terminado de ver el episodio un tanto mareada por todo lo que ha ocurrido y, sobre todo, por el modo en que ha ocurrido: que si los flashbacks y los flashforwards mareando el tiempo en un breve lapso de 12 horas pero en las que ha pasado de todo; que si la vuelta de nuestro querido (y odiado) amigo, el relojito de la cuenta atrás; que si esa escena ya mítica de Annalise plantada en el centro del salón y con la cámara girando en torno a ella para dejar claro que su cabeza era un auténtico hervidero, pensando incluso en que puede estar a punto de suicidarse…

La verdad es que ver de nuevo todos los elementos que nos impactaron desde el inicio de esta serie, y comprobar que no han perdido su fuerza, es toda una alegría. Y también un suplicio, claro, aunque sea solo por el hecho de que nos están obligando a imaginarnos y cambiar de posibilidades a una velocidad endiablada.

Porque con la puesta en orden de todos esos flashes de información que habíamos ido recopilando hasta ahora, lo único que han conseguido es que a cada minuto que pasara el resultado cambiara: con la visita de Nate a Annalise podía parecer que el muerto era Nate y la asesina Annalise, solo para que cinco minutos después pudiera ser Gabriel el muerto y el asesino Frank… ¡Incluso hubo un momento en que parecía que Annalise había muerto por un accidente de avión!

Y, la verdad, esa habría sido la solución más sencilla. Porque parece mentira que con todo lo que se ha desvelado, incluyendo un nuevo muerto a la lista, estamos tan cerca de descubrir lo que ha ocurrido como en el primer episodio.

Y lo mismo sucede con todos esos asesinatos que se han ido acumulando a lo largo de las temporadas, y que por un breve momento parecía que por fin iban a desempolvarse. Pero, por supuesto, todo formaba parte de una enrevesada trama en la que nada era lo que parecía.

Así, si la semana anterior fue fantástico ver que POR FIN se hablaba de la noche en la que todo comenzó y del primer cadáver de la que sería una larga lista, ahora descubrimos que nada de eso fue casual. Que todo formaba parte de un plan que Asher había ideado desde hacía tiempo, haciendo creer a todos que por fin había entrado en razón y se había alejado de su familia, cuando en realidad todo lo que hacía y decía era para proteger a su madre y a su hermana.

Puede que haya tardado más de lo normal, pero definitivamente Asher les ha devuelto el golpe de aquella época en la que él era el único que no sabía nada, siendo ahora el único que lo sabía todo.

Aunque, por desgracia, la venganza le ha durado poco. Y es que Asher no solo ha resultado ser el chivato. También es el muerto.

Y aun así, el funeral que sigue apareciendo al final del episodio es el de Annalise. ¡Y además tiene como invitado estrella a Wes Gibbins! ¿Qué significa esto? ¿Que Wes no está muerto en realidad, como muchos quisimos creer cuando vimos su cadáver en la mesa de autopsias? ¿O tal vez todo se debe a que Annalise también ha tomado hongos alucinógenos y se está imaginando en algún lugar cómo sería su propio funeral?

Es triste reconocerlo, pero lo cierto es que con la muerte de Asher la única pieza del puzle que ha encajado es la del hecho de que Oliver gritara que él era el asesino, pues es lógico que piense, a falta de más información, que Asher murió por el golpe que le dio con el atizador del fuego… Un arma que, por cierto, parece haberse convertido en la favorita, pues cada vez que aparece las posibilidades de que alguien muera aumentan considerablemente. Es más, da la impresión de que hay alguien por ahí llevando un atizador bajo la túnica de graduación, pues no tiene sentido que aparezca de pronto en el rellano de la escalera del apartamento de Gabriel (y anteriormente de Wes), donde nunca ha habido chimenea.

Aunque más triste es darse cuenta de que la que parecía que iba a ser una noche divertida y de desenfreno para los chicos, muy similar a Resacón en las Vegas y siendo Oliver el encargado de repartir los alucinógenos (no me lo habría imaginado ni en mil años), al final se ha transformado en su peor pesadilla. Y no solo porque el único que se había mantenido puro y virginal a la hora de atentar contra la vida de otras personas, nuestro querido Oliver, ha sido quien ha atizado a Asher (aunque en su defensa, la culpa la tenían las setas alucinógenas), sino porque por fin ha ocurrido lo que todos temían desde el primer año de carrera.

Así, la Operación Hoguer ya no es un secreto. Y todos los asesinatos que creían archivados gracias al sacrificio (involuntario) de Wes, han vuelto a ponerse sobre la mesa. En otras palabras: están más cerca que nunca de ir a la cárcel.

Y lo más gracioso es que absolutamente todos se han puesto de acuerdo en culpar de ello a Annalise, cuando en realidad es la única que no tiene las manos manchadas de sangre, como ella misma está harta de repetir.

Llegado a este punto creo que viene bien hacer un breve resumen de los muertos:

  • A Lila la mató Frank por orden de Sam Keating para que no se supiera que estaba embarazada.
  • A Sam le mató Wes para defender a Michaela, aunque luego fueron el propio Wes, junto a Connor, Laurel y Michaela quienes descuartizaron su cadáver y lo tiraron a la basura.
  • A Rebecca la mató Bonnie porque temía que fuera a chivarse de los asesinatos previos.
  • A la fiscal Emily Sinclair la mató Asher en un arrebato de locura después de que su padre se suicidara por las acusaciones de la fiscal.
  • A Wes le mató Dominick, el matón de Jorge Castillo, porque temía que se chivara de los asesinatos previos y su hija Laurel fuera a la cárcel.
  • A Dominick le mató Frank en un pronto bastante gordo que le dio. Y, por cierto, de su muerte nadie ha vuelto a mencionar nada. Cómo se nota que a nadie le preocupan los matones y solo les quieren para que hagan su trabajo…
  • A Ron Miller, que solo trataba de ayudar a todo el mundo, murió a manos de Nate y de Bonnie porque creían que había sido responsable de la muerte de Nate Lahey Senior.

Y estos son solo los muertos que les tocan más de cerca y de los que tenemos bastante claro quién les mató y por qué murieron, pues también habría que añadir a Emmet Crawford (envenenado por orden de la Gobernadora Birkhead), al fiscal Denver (asesinado por jugársela a Jorge Castillo), a Wallace Mahoney (en teoría asesinado por Frank), por no olvidarnos de Simon (deportado a Turquía por intervención de Michaela).

Y seguro que me dejo a unos cuantos en el tintero.

El caso es que en ninguno de estos asesinatos Annalise Keating intervino, ni siquiera de manera indirecta. Y aunque es verdad que sus métodos para solucionar el problema nunca han sido sencillos y la mayoría de las veces solo han servido para complicarlo todo un poco más, ella no mató a nadie ni ordenó que se asesinara a nadie… Si acaso, le pidió a Wes que le disparara, cosa que finamente hizo.

Pero supongo que Annalise tiene un gran defecto que hace que nadie confíe en ella: es una mentirosa patológica, ya sea porque su trabajo le obliga a ello, pero también porque fuera de él tiene la manía de no ir por la verdad por delante. Y actuando así es bastante lógico que todo el mundo la culpe de todos los males del mundo.

Y para colmo ha puesto kilómetros de por medio cuando Asher acaba de morir y Connor y Michaela están detenidos. Y además ha hecho eso apenas una semana después de que pusiera un peculiar examen que era una oda a lo maquiavélica que puede llegar a ser, personificando a la Reina de Blancanieves y culpando a los Siete enanitos… Normal que no cause muchas simpatías, da igual los discursos tan sentidos que suelta de vez en cuando.

Lo que más temo ahora, cuando vuelva How to Get Away with Murder tras el parón navideño, es averiguar cuánto tiempo ha pasado desde la nueva noche de autos.

Porque tal y como se ha quedado la cosa perfectamente podría ser que lo retomemos la misma noche que Asher murió y Annalise se largó… o años después del asesinato y con Connor y Michaela cumpliendo condena por un crimen que, en este caso, no habían cometido.

Como siempre, puede ocurrir cualquier cosa.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.