How to get away with murder 6×06: Family Sucks

La confianza y sobre todo la desconfianza vuelve a marcar el curso de los acontecimientos. Y en el episodio de esta semana Tegan se ha convertido definitivamente en la voz de la razón o, al menos, en la única que parece haber comprendido que en situaciones complicadas lo mejor es ser sincero con la gente que puede ayudarte.  Así, una vez puestas todas las cartas sobre la mesa ha intuido que lo mejor es ir con la verdad por delante, también con su ex mujer y con el tipo obsesionado con la muerte de su padre: Nate.

Eso sí, sobre el intento de Nate de seducir a Cora para obtener información lo único que puedo decir es que ha merecido la pena verle hacer semejante esa estupidez solo por ver también su cara de circunstancias tras el zasca que se ha llevado. Porque ¿en serio creía que poner un par de caritas iba a bastar para que la mujer que acababa de conocerle cayera rendida a sus pies? La verdad, le creía más inteligente.

Por ello en el fondo me da rabia que Tegan ayude a Nate, pues no se merece que ahora se desviva por él después de que él no confiara en ella. Solo espero que al menos sirva para que Nate deje de gastar tiempo y recursos acosándola, y que definitivamente entre en razón, pues en esta temporada ha quedado claro que no es tan listo como nos habían hecho creer al principio.

El que parece que por fin ha entrado en razón ha sido Asher. Si bien lo ha hecho tras experimentar otro duro ejemplo de lo cruel que sigue siendo su familia. Por un lado con su hermana, quien tras no haber dado señales de vida ahora espera que Asher haga todo el trabajo cuidando de su madre; y por otro lado su madre, que sigue culpándole de la muerte de su marido. Y es verdad que Asher ha cometido muchos errores, pero la muerte de su padre no es uno de ellos.

Así, ha sido toda una alegría verle marcharse de casa y volver a su verdadero hogar y con la única familia que no apesta. Eso sí, que nada más llegar a casa lo primero que haya hecho haya sido correr a los brazos de Michaela para consolarla por lo de su padre y a continuación acostarse con ella, tampoco me ha gustado tanto. Y es que parece que la gente no es capaz de separar el amor del sexo, por lo que la única manera de demostrar que se preocupan el uno por el otro es acostándose. Que me parece estupendo que demuestren su amor de esa manera, pero ya hemos visto que cuando la gente tiende a quitarse la ropa tan rápidamente luego llegan los remordimientos.

Además, la actitud de Michaela no termina de convencerme. Ha sido estupendo ver que por fin rompía el cheque de su padre. Y también ver cómo le echaba ese rapapolvo a Solomon, quien ahora va de padre preocupado que solo quiere lo mejor par su hija cuando nunca ha estado ahí para ella. Pero en ese discurso Michaela también ha demostrado que, además de tener una autoestima envidiable (apunta directamente a Presidenta), da la impresión de que no persigue sus sueños por el simple deseo de cambiar el mundo o incluso para ser una mujer de éxito y rica, sino sobre todo para restregárselo a la cara de los que no estuvieron con ella.

Y sí, está claro que el deseo de venganza puede ser esa ayuda que nos impulse a seguir adelante cuando las cosas se ponen en nuestra contra, pero de ahí a perseguir ese sueño solo para vengarse es un poco triste. Sobre todo, hace que uno se plantee qué va a hacer Michaela cuando haya conseguido ese sueño, pues el ayudar a la gente nunca ha sido su gran motivación.

Como ejemplo del caso contrario tenemos a Connor. Él ejemplifica la que debería ser la verdadera motivación de un abogado: ayudar a los desfavorecidos. Aunque en su caso tal vez ese loable sueño acabe saliéndole por la culata. Y es que no me digáis que ha sido muy conveniente que tras semanas obsesionado con saber por qué Annalise le escogió como uno de los 5, siendo bastante evidente que en esa elección hubo más razones aparte de las puramente académicas, la que le explica por qué le eligieron ha sido Bonnie... justo a quien estaba exigiendo respuestas. Y encima dándole una explicación tan bonita como absurda.

Porque sí, es maravilloso que siendo todavía un niño Connor ya se rebelara contra el sistema para ayudar a los protegidos. Y sí se puede entender que a Bonnie esa actitud le tocara siendo ella una víctima de abusos. Pero, ¿me estás diciendo que de todos los alumnos que estaban estudiando derecho Connor era EL ÚNICO que tenía esos ideales de ayudar a los demás? Un poco cogido con pinzas, ¿no?

La pena es que Bonnie también está siendo víctima de su propia medicina. Así, Frank sigue buscando su cariño y ha vuelto a pedirle que intenten retomar su relación. Y al igual que Annalise se está planteando dejarlo todo atrás y marcharse los dos juntos para comenzar una nueva vida. Y sí, merecen ser felices y empezar de cero, ¿pero en esa petición cuánto hay de sinceridad y de que realmente quiere estar con Bonnie, y cuánto de que lo único que quiere es olvidar a Laurel?

Y como ejemplo de que su relación no empezaría de la mejor manera posible tenemos que la razón que le ha dado Bonnie para tomarse un tiempo para pensar ya involucra una mentira por parte de Frank: Bonnie aún no está lista para empezar una relación después de lo de Ron, un hombre al que quería y que cree que era un asesino, mientras que Frank es de las pocas personas que sabe que Ron era inocente.

Sí, la tragedia vuelve a tocarse con la punta de los dedos. Y todo apunta a que, de nuevo, esa tragedia va a afectar a todos: si en los flashforwards de episodios anteriores vimos el funeral de Annalise, a Michaela detenida y a Connor teniendo un infarto, ahora es Asher quien ha aparecido con su toga de graduación cubierta de sangre. Así que, o todos estuvieron presentes en el nuevo asesinato, o cada uno ha cometido su propio crimen.

Lo que más pena me da de todo esto es que empiezo a creer que Annalise sí es la víctima. Aunque solo sea porque, con lo que le gusta a los creadores de “Cómo defender a un asesino” la ironía, sería muy apropiado que justo cuando Annalise da señales de que tiene miedo y comprende que lo mejor es alejarse de los problemas en lugar de enfrentarse a ellos, va a ser cuando sus enemigos finalmente acaben con ella.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.