How to get away with murder 6×04: I Hate the World

How to get away with murder 6x04: I Hate the World

How to get away with murder 6x04: I Hate the World

Series: How to get away with murder

3 Stars

Summary

El nuevo cliente al que debe defender el bufete de Annalise es el dueño de una aplicación para ligar. Esto hará que los integrantes de Caplan and Gold, tanto trabajadores fijos como estudiantes, se planteen muchas cosas en cuanto a relaciones se refiere.

Coder Credit

Ya estamos completamente inmersos en la última temporada de Cómo defender a un asesino y parece que las sorpresas no van a parar. Y aunque en principio esto no es malo, n*o puedo evitar pensar en lo muchísimo que se tiene que complicar la historia para dar cabida a todos los personajes nuevos que están apareciendo ahora.

El primer de ellos es Solomon Vick, el padre de Michaela. Fue al final de la temporada anterior cuando descubrimos la existencia de este hombre, solo para al inicio de esta creer que había muerto. Pero ahora nos enteramos que en realidad está vivo, que fue uno de los primeros clientes de Annalise, y por fin le hemos puesto rostro.

Y la verdad es que aún no tengo muy claro qué pensar de toda esta trama. Y no solo porque no tengo ni idea de cómo Michaela puede permitirse faltar cada dos por tres a clase y a sus prácticas en el bufete, además de pegarse un viaje por todo lo alto para ir a Nueva York. ¿De dónde saca el tiempo y el dinero?

Supongo que nada de eso importa cuando lo único que quiere es conocer a su padre, del que tampoco tengo muy claro qué pensar. Evidentemente, es un hombre inteligente y muy seguro de sí mismo que sabe lo que quiere, pero también parece ser un hombre con una sorprendente capacidad de manipulación, lo que da bastante mal rollito. Pero visto que acabamos de conocerle, al igual que Michaela, habrá que esperar un poquito para saber más de él.

Otro personaje nuevo que acaba de hacer acto de presencia es Chloe, la hermana de Asher. Apenas han sido cinco segundos y todavía no sabemos por qué ha aparecido de repente, pero ya extraña el hecho de que hasta ahora no la hubiéramos visto. Y es que el pasado de Asher es uno de los que más conocemos, además de que le vimos atravesar un momento muy duro cuando su padre se suicidó. Y, sin embargo, en ese episodio conocimos a la madre, pero nunca vimos a su hermana.

Así que su presencia conlleva dos preguntas inevitables: ¿por qué no ha aparecido hasta ahora? Y ¿qué significa que haya aparecido justo ahora? Nuevas cuestiones que tendrán que ir desvelándose en los próximos episodios.

El último de los personajes que parece que van a tener cierta importancia a partir de ahora es Robert Hsieh, el trabajador de Caplan and Gold que va camino de convertirse en el nuevo mejor amigo de Annalise. Y no es que me parezca mal, ni mucho menos, pues ella también tiene derecho a pasarlo bien y a conocer a nueva gente con la que disfrutar.

El problema es que su historial de intereses amorosos y/o de amistad es bastante terrible y nunca conlleva nada bueno: Eve, Sam, Nate y el último su psiquiatra, quien fue tratarla y recaer en una adicción que mantenía controlada desde hacía años.

Pero la presencia de tantos personajes nuevos que está claro que van a afectar al resto no es lo único que me ha extrañado del episodio de esta semana. También está el extraño comportamiento de algunos viejos conocidos.  

Por un lado tenemos a Asher. Es cierto que en el pasado, cuando era el único del grupo que no se enteraba de lo que ocurría, ya se había preguntado por qué parecía ser el último mono de feria y no conseguía gustar a las chicas. Pero parecía que ya había superado esa forma tan infantil de pensar, como demostró cuando Michaela le engañó.

Así que encontrarnos ahora con el viejo Asher al que parece que lo único que le interesa sea añadir una chica más a la lista de conquistas, ha sido un tanto decepcionante.

Y qué decir del trío que se han montado Connor y Oliver. Más aún, del hecho de que eso ha ocurrido por iniciativa de Oliver. ¿Qué es lo que ha pasado?

Es verdad que desde el inicio de la temporada Oliver ha mostrado un lado más “viva la vida”. Y dando por hecho que es cuestión de tiempo que les detengan y que acaben todos en la cárcel, piensa que más les vale disfrutar del poco tiempo que les queda en libertad. Por ejemplo, montándose un trío con su marido y con un extraño, incluso cuando al principio no parecía estar muy seguro de lo que estaba haciendo.

La cuestión es ¿por qué ahora de repente está tan convencido de que les van a pillar? Porque han estado en la cuerda floja desde el principio… ¿O es que hay algo más que solo él conoce y es justo eso lo que le hace mostrarse ahora tan desinhibido?

Otro nuevo interrogante que queda en el aire.

Lo que no es nuevo, y ya empieza a cansar, es el rollito de espías que se traen Bonnie y Nate para dar caza a Tegan. Sobre todo cuando Bonnie parece haber dado con la explicación más lógica de por qué Tegan tenía trato con Jorge Castillo, pero Nate sigue emperrado en que todo es mentira.

La verdad es que viendo lo obcecado que está Nate con todo el tema de su padre, casi espero que al final tenga razón y que Tegan no sea tan buena como nos había hecho creer. Porque de lo contrario el ridículo que va a hacer va a ser épico. Aunque casi mejor que solo sea cuestión de hacer el ridículo y no volver a mancharse las manos con la sangre de un inocente.

El que ya está manchado de sangre es Frank. Si en el episodio anterior le vimos cayendo de lleno en la trampa de Xavier Castillo, hoy apenas ha hecho acto de presencia. Eso sí, verle cubierto de sangre junto a la puerta de su casa ha sido más que suficiente para dejarnos con el corazón en un puño.

Solo espero que pese a la cantidad de sangre simplemente esté inconsciente y que el nombre de Frank no acabe en la lista de víctimas de la última temporada.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.