How to get away with murder 6×02: Vivian’s here

How to get away with murder 6x02: Vivian’s here

How to get away with murder 6x02: Vivian’s here

Series: How to get away with murder

4 Stars

Summary

La aparición de Vivian Maddox, la ex mujer de Sam y madre de Gabriel, trae de vuelta el tema de la muerte de Sam, algo que Annalise y sus chicos creían haber superado definitivamente con la muerte de Wes. Sin embargo, hay gente que no está dispuesta a que ese asesinato se olvide tan fácilmente.

Coder Credit

En el segundo episodio de la temporada hemos regresado a un escenario que hacía tiempo que no visitábamos, el de los juzgados. Y además lo hemos hecho sin la presencia de Annalise, lo que en principio podría parecer una mala idea, pues ya ha quedado claro que ella es la reina de los tribunales. Sin embargo, su ausencia ha permitido que sus alumnos, y más en concreto Connor Walsh, brillen con luz propia.

Y es que, aunque parezca mentira, los chicos de Annalise también han recorrido un largo camino más allá del de cómo encubrir los crímenes que han cometido, si bien eso es justo lo que les ha permitido ganar bastante más experiencia que el resto de sus compañeros.

Ese resultado ha sido bien visible en el episodio de esta semana y Connor Walsh ha demostrado que ha aprendido unas cuantas cosas de su profesora. Y sí, entre ellas también está la capacidad para hacer callar a los fiscales e incluso al propio juez, aunque sea imponiéndose a los demás hablando más alto que nadie.

El caso es que la victoria de Connor ha sido para sentirse muy orgullosos del que está a punto de convertirse en abogado por ley, pues solo le quedan tres meses para acabar la carrera. Más aún cuando el caso que le ha tocado defender era uno tan peliagudo y candente como el de los niños inmigrantes que son separados de sus familias cuando cruzan la frontera.

La pena es que todo apunta a que esa victoria será pasajera y que pronto se verá con la dura realidad de tener que decirle a Héctor, el niño refugiado, que no va a poder reunirse con su mamá.

Por otro lado, la aparición de Vivian ha hecho tambalear la seguridad que Annalise y sus chicos parecían haber recuperado después de que Emmett Crawford fuera oficialmente incriminado por la muerte del padre de Nate y de la del ayudante del fiscal Ron. Y es que lejos de encontrarnos con una mujer que tuvo la inmensa suerte de que Sam desapareciera de su vida cuando ella todavía estaba embarazada, pues fue Annalise quien tuvo que sufrir la crueldad y sometimiento psicológico de su marido durante 25 largos años, resulta que Vivian siente que ella fue la que más perdió.

La verdad es que ver a Vivian hablando con tanto cariño de Sam ha sido toda una sorpresa. Una sorpresa de lo más desagradable, pues precisamente una de las escenas que más me ha sobrecogido de toda la serie (y que sigue haciéndolo cada vez que la recuerdo) fue la conversación entre Sam y Annalise de la primera temporada pocas horas antes de que Sam muriera.

En ese instante pudo verse lo cruel que era realmente el profesor Keating, por lo que encontrarse ahora con una mujer que ha seguido amándole durante todos estos años hace que te sorprendas de la capacidad de manipulación de ciertas personas, hasta el punto de que llegan a anular completamente a la otra persona.

Y el problema es que, aunque Annalise acabó con un problema de alcohol por culpa de los abusos Sam, al menos aprendió a quererse a sí misma por encima de él (o digamos que sigue en ese largo proceso). Pero Vivian no está tan dispuesta a olvidar a su ex marido, lo que implica que no piensa perdonar a la que cree responsable de su muerte y, en consecuencia, está haciendo tratos con los mismos agentes del FBI que le tienen ganas a Annalise desde hace tiempo.

Y para complicar aún más la cosa, porque si no, no estaríamos hablando de esta serie, cuando Annalise ha vuelto a tirar de chantaje para evitar que Vivian hable, ha aparecido otro detalle del pasado que puede volver a ponerles en el punto de mira: Wes Gibbins.

Sí. El chico de la lista de espera, el favorito de Annalise y al que quiso como un hijo hasta el punto de que trató incluso de adoptarle, vuelve a aparecer pese a llevar más de un año muerto. Y aunque su muerte fue lo que sirvió para cerrar todos los asesinatos que habían cometido hasta este instante (Sam y Rebecca), con lo que no contaban es que antes de morir Wes había confesado por escrito todos sus crímenes con la intención de usar esa confesión para chantajear a sus compañeros en caso de que algo se torciera.

Y fíjate tú por donde esos documentos, y cuya existencia solo conocía Laurel, han desaparecido. La cuestión es saber si han desaparecido con Laurel porque ella ha sido quien se los ha llevado, o han desaparecido junto a Laurel, pues todo está en manos de una tercera persona.

Aunque parece ser que este “pequeño problema” pronto dejará de tener importancia, pues se avecina un nuevo crimen: el asesinato de Annalise Keating, y una nueva acusada: Michaela Pratt… Por si no hubiera sido bastante sugerente ver a Michaela empuñando el atizador de fuego con claro gesto amenazante al inicio del capítulo, al final del mismo se confirma que ese ha sido el arma del crimen y que sus huellas están por todas partes.

Y lo cierto es que, en el caso de que haya sido efectivamente ella, razones no le faltan. Porque aquí estoy con Michaela y cuando Annalise le dice que ella no conocía a su padre y que solo se enteró de quién era la propia Michaela después de haberla elegido para el “grupo de los 5”, lo verdaderamente triste es que espere que se haya creído semejante patraña.

En fin. Si después de años te decides a buscar a tu padre solo para descubrir que murió hace un año, por lo que has perdido la oportunidad de conocerle y saber qué ocurrió realmente con tu madre solo porque a tu profesora (la misma por la que estás involucrada en más crímenes de lo que jamás habrías imaginado) no le dio la gana de decirte quién era y dónde estaba… es para cabrearse. Y mucho.

Y si no, que se lo digan a Nate. Que desde que murió su padre, ese con el que llevaba décadas sin hablar y eso que él sí sabía dónde estaba, parece que su única obsesión es buscar nuevos blancos para su venganza. Y de momento Tegan sigue estando en el punto de mira, da igual lo que le digan los demás.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.