How to get away with murder 6×01: Say Goodbye

How to get away with murder 6x01: Say Goodbye

How to get away with murder 6x01: Say Goodbye

Series: How to get away with murder

3.5 Stars

Summary

Laurel y Christopher han desaparecido. La gobernadora de Philadelphia, que colaboraba en secreto con los Castillo, ha acusado a través de la televisión a Emmet de orquestar la muerte del padre de Nate. Y en medio de este caos surgen nuevos secretos del pasado de Michaela, Annalise y Sam que volverán a romper los cimientos de la cordura de todos… Comienza la última temporada de Cómo defender a un asesino.

Coder Credit

Arranca la última temporada de How to get away with murder. A lo largo de 6 intensos años Annalise y sus 5, que poco después pasaron a ser 4, nos han traído por el camino de la amargura por culpa de una mezcla de sensaciones en las que tan pronto deseábamos que nada malo les ocurriera, como que nos dejábamos llevar por la lógica y pensábamos que en el fondo todos merecían estar en la cárcel.

Y con el primero de los 15 últimos episodios esa sensación no ha cambiado. Y eso que ha comenzado con un funeral… lo que en realidad no es tan chocante hablando de esta serie. En esta ocasión tocaba decir adiós a Annalise y, aunque el funeral que ha iniciado el episodio era metafórico, con el que se ha concluido tenía más aspecto de ser real.

Ahora bien, ¿cuándo ocurrirá ese funeral? ¿Será tan real como parecía? ¿Qué ha ocurrido en los últimos 5 minutos antes de que comenzara el sepelio, y motivo por el que puede que no haya ocurrido lo que parece? Porque lo que no se ha visto es el rostro de los asistentes a un funeral bastante concurrido.

Como ya somos veteranos en esta serie y sabemos que nos van a engañar de un modo u otro, de momento es mejor no hacer conjeturas. Así que centrémonos en lo que sabemos que ha ocurrido en este primer episodio y todo lo que eso puede significar.

Evidentemente, hay que empezar por Laurel. Su desaparición en el último episodio de la temporada pasada abrió la puerta a varias sospechas que de momento no se han aclarado. Si acaso, han aparecido pruebas que apuntan en ambas direcciones… No, no podían ponernos las cosas sencillas por una vez.

Así, la opción de que su hermano ha sido el responsable de su secuestro y el de Christopher, que es la primera teoría que quieren que creamos, cobra sentido por el simple hecho de que Xavier es un digno hijo de su padre dispuesto a hacer lo que sea por protegerse. Y en teoría él fue quien mató a su propia madre, aunque en ese tema todavía no pongo la mano en el fuego, ya que sigue sin haber cadáver. Solo una espeluznante cabellera llena de sangre y entregada en una bolsa muy cuqui.

Y hay unas cuantas pruebas que confirman esta teoría. De entrada, es lo que todos creen y motivo por el que vuelven a subirse por las paredes, suplicando que Annalise vuelva de su retiro para que les diga qué hacer. Y por si eso fuera poco Frank ha dado un detalle muy inquietante: en la cuna de Christopher estaba su peluche favorito, con el que no puede dormir, y Laurel no sería tan cruel como para fingir su secuestro y no llevarse ese muñeco.

Porque la otra teoría es justamente esa: que Laurel ha fingido su secuestro y el de Christopher para así desaparecer del mapa y con suerte no volver a ver a nadie de su familia. Esta teoría ya quedó sembrada en el anterior episodio con esa manera tan sentida en la que Laurel le dio las gracias a Annalise, lo que siempre hace que suenen las alarmas, y también porque, como bien ha dicho Keating, Laurel es perfectamente capaz de cuidar de ella misma… Una opción que se ha visto reforzada con esa misteriosa llave que estaba escondida en la fotografía y que Frank acaba de encontrar.

Así que, como decía antes, de momento es mejor no decantarse por ninguna opción, pues ambas son posibles. Y lo mismo con la duda de qué hará Frank ahora: ¿le enseñará la llave a los demás para intentar averiguar entre todos qué significa? ¿O investigará por su cuenta, no queriendo saber nada de ellos al estar dolido porque Laurel no le tuvo en cuenta para cuidar de su hijo? Sí, el pobre Frank que tanta pena da ha vuelto a aparecer.

Y lo mismo se puede decir del Nate emperrado en encontrar al responsable de la muerte de su padre, y que parece haber olvidado lo mal que lo pasó cuando creyó que había asesinado a un hombre inocente… cosa que realmente ocurrió, pues Miller si fue culpable de algo fue de intentar ayudar a un grupo de personas que son más de apretar el gatillo antes que de preguntar.

Y aunque el propio Nate dijo hace no mucho que “nada de suposiciones”, parece que eso ya se le ha olvidado y ahora lo único que le importa es dar con un culpable que satisfaga su propio sentimiento de culpa por haber fallado a su padre. De momento parece que el blanco de sus sospechas es Tegan Price, así que habrá que esperar a ver dónde acaba toda esta historia: si decidirá volver a tomarse la justicia por su mano, si en algún momento Annalise comentará que “por cierto, Bonnie y Nate, asesinasteis a un hombre bueno que solo quería ayudar a Nate senior”, o si esta vez sus sospechas serán acertadas.

Porque lo cierto es que Price está rodeada por la sombra de la duda. Ese momento en el que se sienta en el despacho de Emmet, que en teoría murió envenenado, con una expresión de satisfacción, es cuanto menos sospechoso. Pero, por otro lado, teniendo en cuenta todo lo que ha pasado, es normal que sienta que por fin las cosas empiezan a salirle bien, aunque para ello haya tenido que morir un colega… Y aunque resulte frívolo e incluso cruel despedirse tan rápidamente de un compañero, no deja de ser la mejor manera de seguir adelante en un mundo que, ya ha quedado claro, te puede golpear a la primera de turno.

Y por último tenemos a Michaela, cuya historia cada vez va a estar más ligada a la de Gabriel y todos los fantasmas que él arrastra, que no son pocos. Con Michaela nos hemos encontrado con una mujer herida que parece ser la que más está sufriendo por la marcha/secuestro de Laurel, ya que siente que la han vuelto a abandonar.

Pero aquí siento decir que ese momento en el que ha soltado toda su rabia no me ha impresionado tanto, pues ya son muchas burradas las que ha cometido en los últimos años como para que ahora sienta pena por ella. Más aún cuando parece aceptar que Laurel se ha marchado de motu propio solo porque es más fácil odiar a alguien de todos tus problemas, antes que intentar solucionarlos por tu cuenta.

El caso es que pronto sabremos más del pasado de Michaela, pues la incógnita que quedó al final de la temporada pasada: quién es su padre biológico y por qué le conocía Annalise, está a punto de desvelarse… O eso parece.

Mientras tanto, la que ha hecho acto de presencia ha sido Vivian, la primera esposa de Sam Keating, y por tanto la madre de Gabriel. Una mujer que, como no podía ser menos, ha sorprendido muchísimo y eso que no ha dicho nada. Y es que sabiendo de ella solo lo que Gabriel y Annalise contaban, y siendo además una mujer que sufrió la crueldad de Sam durante años, uno esperaría encontrarse con una mujer destrozada, enganchada a la droga y con aspecto de estar a punto de acabar con su vida, ya sea por propia voluntad o por culpa de todas las malas decisiones que ha tomado.

Sin embargo, con lo que nos hemos encontrado ha sido con una mujer impecable y elegantemente vestida, que parece dar fe de su seguridad en sí misma.

Claro que ese es el mismo aspecto con el que conocimos a Annalise en la primera temporada. Y ahora esa abogada famosa, elegante y que no parecía tenerle miedo a nadie ha amanecido en un centro de rehabilitación y le ha costado decir algo tan sencillo como que merece ser feliz.

Así que en definitiva, y como siempre, puede ser cualquier cosa.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.