How to get away with murder 5×01: Your Funeral

How to get away with murder 5x01: Your Funeral

How to get away with murder 5x01: Your Funeral

Series: How to get away with murder

4 Stars

Summary

Tras los acontecimientos que vivieron Annalise y sus chicos, tanto los buenos (ganaron ante el Tribunal Supremo) como los malos (la detención del padre de Laurel, la desaparición de la madre de Laurel y la deportación de Simon) toca volver a la rutina. Y, desgraciadamente, en el caso de nuestros chicos eso implica un nuevo crimen.

Coder Credit

¡Cómo echaba de menos esta serie! La intriga por saber qué está ocurriendo en el presente porque todo el mundo esconde secretos, qué pasará dentro de unos meses o quién demonios es el nuevo personaje que ha aparecido en las vidas de Annalise y sus chicos, y que evidentemente guarda relación con el pasado de uno de ellos. Y pese a que es lo mismo que viene ocurriendo desde hace ya cinco temporadas, las ganas por saber la verdad no cesan y, lógicamente, las teorías no tardan en aparecer.

Pero primero pongamos las cartas sobre la mesa, lo que de paso nos servirá para recordar un poco el papel que cada personaje va a jugar en esta temporada:

Laurel Castillo

Ella fue una de las grandes protagonistas de la temporada anterior y por muchos motivos. No dejaba de ser la pobre madre soltera que acababa de descubrir que el padre de su hijo murió asesinado por culpa del abuelo de la criatura. Y además, al final de la temporada descubrió que su madre también intervino en la trágica muerte de Wes.

Pero también es el personaje del que nos hicieron dudar sobre su supuesta cordura y razones no faltaban. Entre que la madre de Laurel es bipolar, que su padre siempre la acusó de estar loca (incluso se quedó a cargo de su nieto durante un tiempo por esa acusación) y vivió una experiencia muy traumática con la muerte de Wes y el nacimiento de su hijo, todo podía apuntar a ello.

Y además, para terminar de sembrar la duda, la última persona que vio a Sandrine fue Laurel, justo después de tener una discusión muy acalorada con ella y justo cuando Laurel tiene el brazo lleno de arañazos y, por lo que parece, no recuerda muy bien cómo se los ha hecho. Y aunque parece que Sandrine si está viva, pues le ha enviado un regalo a su nieto, es un tanto sospechoso que no se la haya visto todavía, ¿no? Por no hablar de las miraditas que todos le lanzan a Laurel… Y es que serán muy amigos, pero eso de confianza ciega los unos en los otros nunca se ha dado.

Frank Delfino

Después de hablar de Laurel toca mencionar a su media naranja. O eso es lo que a él le gustaría pero, si en las temporadas anteriores vimos tocar fondo a Frank y tratar de enmendar los errores del pasado, mortificado por ellos, su suerte no parece que vaya a cambiar ahora. Y además, al verle de lo más tierno desviviéndose por Laurel y por su hijo Christopher, como que da más pena todavía y el rechazo de Laurel a su petición de casarse con él le ha unido (y a nosotros) un poquito más en la miseria…

Y vale que no deja de ser un asesino reincidente, aunque yo más diría que el pobre Frank tiene muy mala suerte y además una capacidad absurdamente fácil de matar a la gente (normal que Annalise le abofeteara al principio del episodio, en plena boda de Connor y Oliver, pues si era Frank quien estaba allí, significaba que cerca había un cadáver), pero cuando te mira con esos ojos como que da mucha, mucha pena.

Pero además de dar pena, Frank es ahora mismo el único que sabe quién es el famoso Gabriel Maddox. Y además es el único que conoce la identidad de la persona con la que está teniendo misteriosas conversaciones por teléfono sobre Gabriel y en las que, raro en él, se habla de posibles asesinatos… Y por lo poco que nos ha podido aclarar este primer episodio de la temporada, parece que esa persona no es ni Annalise ni ninguno de sus chicos. Y, evidentemente, tampoco es Bonnie.

Bonnie Winterbottom

Aunque ha tenido poca presencia en este episodio, todas las miradas están puestas en ella y con razón. Es ahora mismo la única de la lista de “posibles personas relacionadas con Gabriel”. Y si a eso le añadimos que a la vez Nate está investigando el historial de Bonnie y descubre que tuvo un hijo, pues blanco y en botella.

Pero recordemos que estamos en “Cómo defender un asesino”, por lo que esa lógica no tiene mucho sentido aquí. Y si no baste el mismo título del episodio “Your funeral” que auguraba una nueva muerte en la familia para al final ser una simple frase de fanfarronería por parte de Gabriel… Si es que hasta en eso nos engañan.

Otra cosa que tampoco cambia con respecto a Bonnie es su deseo de hacerse mártir por la causa de Annalise. Y aprovechando que sigue trabajando para la fiscalía del estado, ha optado por hacer buenas migas con uno de los trabajadores, no porque le caiga bien, sino para estar atenta a posibles encerronas a Annalise. O al menos eso es lo que dice ella, lo que no tiene por qué significar, ni mucho menos, que sea la verdad.

Annalise Keating

Y es que las buenas noticias con las que acabó la temporada anterior, la victoria ante el Tribunal Supremo defendiendo la causa de las minorías, y la detención de Jorge Castillo por cien mil causas, no salieron gratis. Y aunque ahora Annalise ha vuelto a la Universidad y además la suya es de las clases más concurridas porque ella sigue siendo la mejor, en el terreno de la abogacía las cosas no le van tan bien.

En ese sentido ha sido interesante verla pasar por varios instantes de alegría y bajón, uno a continuación del otro, mostrando a una mujer que por muy buena que sea en su trabajo y muy fuerte que sea, no deja de ser una persona que también tiene miedo a fallar.

Así, por mucho que le animen diciéndole que puede pedir lo que le de la gana a los bufetes que están pensando en contratarla, porque ella se merece ganar eso y mucho más, cuando las ofertas que se habían amontonado en su mesa empiezan a desaparecer porque el mismísimo Tribunal Supremo está amenazando a los bufetes que quieren contratar a la mujer que puso en evidencia sus fallos, pues es muy difícil mantener esa pose de mujer dura que puede con lo que sea.

Afortunadamente, el órdago que le lanza a su última opción, el bufete Caplan & Gold (sí, el mismo bufete que tenía entre sus clientes más destacados a Jorge Castillo), le sale bien. Aunque los más afortunados hemos sido nosotros, los espectadores, porque con ese fichaje vamos a poder ver juntas otra vez a Annalise y a Tegan y la cosa promete. Y por si fuera poco entra en escena un nuevo personaje, Emmett Crawford (Timothy Hutton), que de momento parece un buen tipo y de los pocos que confía ciegamente en Annalise, pero a ver cómo esta la cosa para navidades.

Los chicos de Annalise

Los meto todos juntos porque, exceptuando Laurel y su posible relación con la desaparición/muerte de Sandrine, el resto se ha mantenido fiel a su papel. De hecho, ha sido como si volviéramos al inicio de la serie, cuando todos estaban metidos en el ajo y Asher era el único que no se enteraba de nada.

Y es que la llegada de Gabriel ha revolucionado la clase de Annalise, hasta el punto de que le ha quitado el puesto a Asher a la hora de entrar en la clase de privilegiados de la profesora Keating, y con ello la opción de que le paguen todos los gastos del año. Y si además eso pasa poco después de haber roto con Michaela, a raíz de que ella le engañara, pues mucho peor. Veremos cómo reacciona Asher, pues ya sabemos que no se toma muy bien ser el marginado del grupo, además de que tiene unos prontos de lo más peligrosos… y mortales.

Por su parte, Michaela Pratt sigue dando mucho miedo. Aunque en ocasiones se comporta como la chica tímida del principio, por ejemplo cuando intenta hablar con Marcus, no hay que olvidar que es la que más maneras apunta de ser la próxima Annalise. Recordemos que ella fue quien denunció a Simon para que le deportaran a Pakistán y así terminar de atar el último cabo suelto que quedaba con el problema de Jorge Castillo. Y la verdad es que cuando habla con esa vocecita de “aunque parezca que soy muy amable, por dentro estoy pensando en cómo matarte lentamente”, pues da un poco de mal rollo.

Y por último tenemos a Oliver y Connor que ya sean juntos o separados también continúan en su línea. Y además nos han dado un nuevo escenario para la serie, su próxima casa, donde vivirán Michaela, Laurel, Connor y Oliver… Ahí puede pasar de todo. Sobre todo con dos prometidos a punto de casarse y dos mujeres que han jurado abstinencia porque ahora son “fabstinent” (fabulosas y abstinentes).

Gabriel Maddox

Evidentemente, he dejado al más interesante para el final. Y aunque de momento seguimos sin saber si es el hijo de Bonnie, al menos ya podemos hacernos una idea de la clase de persona que es. Y sólo puedo decir que es perfecto para esta serie.

Y es que con el discurso que ha soltado en clase para intentar convencer a la profesora Keating de que le eligiera para su clase, en cuestión de minutos ha pasado de ser un Wes Gibbins que hacía frente a sus batallas con pasión y un gran sentido de la justicia… a transformarse en una persona con una asombrosa capacidad de engañar a los demás y manipularles en su favor. Porque ese discursito al final tenía más de actuación que de verdad y además no ha tardado ni un segundo en reconocerlo. En otras palabras: que Gabriel miente muy bien y además le gusta presumir de ello. ¡Es como una mezcla de Wes y Michaela!

Y por poco que este detalle sirva para saber si él es el hijo de Bonnie o de quién es la sangre que mancha la nieve en la boda de Connor y Oliver, consigue que, al menos a mí, se me plantee una nueva incógnita: ¿él sabe quién es en realidad y está engañando a todos?

Porque si Frank supo quién era sólo con verle y Nate ha tardado poco en descubrir que el hijo de Bonnie está vivo, en el caso de que efectivamente sea el hijo de Bonnie, ¿en serio un chico tan listo como Gabriel no ha tenido toda su vida para descubrir quién es su verdadera madre? ¿Y casualmente por ello ha decidido entrar en la universidad donde trabaja la mujer responsable de que su madre no pudiera vengarse por la violación de su padre?

Si, ya sé que es rizar mucho el rizo, pero ya me conocéis. Y aun en el caso de que Gabriel no sea el hijo de Bonnie, algo está claro: las casualidades no existen en “Cómo defender a un asesino”. Por tanto, el hecho de que Gabriel esté justamente allí y ahora, es porque trama algo.

Y ese es el secreto que nos va a tocar descubrir esta temporada.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

One thought on “How to get away with murder 5×01: Your Funeral

Comments are closed.