Hollywood: Ryan Murphy elabora una imagen ficticia de la meca del cine en los años 40

Hollywood

Hollywood

Series: Hollwyood

2.5 Stars

Summary

¿Cómo cómo sería el Hollywood de los años 40 si se hubiera luchado desde dentro contra el racismo y la homofobia? ¿Habría cambiado mucho el panorama cinematográfico?

Coder Credit

Ryan Murphy vuelve a contar con Darren Criss y algunos más de sus habituales para contar los entresijos del Hollywood de los años 40 y de cómo podría haber sido de no haber estado plagada de racismo, homofobia e hipocresía. O lo intenta, porque durante la mitad de lo que dura la miniserie parece centrarse en todo esto de manera bastante cuestionable.

Supongo que Murphy se caracteriza en general por generar polémica y por que la mitad de sus series sean buenas y la otra mitad sean terribles. No parece haber término medio, aunque quizás Hollywood sea lo más parecido a algo pasable que haya dirigido y escrito (sin haber visto yo todas sus creaciones, lo reconozco). El problema con esta miniserie es que la primera mitad es casi irrelevante y tarda en avanzar la trama, teniendo en cuenta que no es una serie al uso sino una miniserie con un número pequeño de partes. En mi opinión, los cuatro primeros episodios alargan una trama que no da más de sí y que podría haberse reducido a la mitad de capítulos.

Jack intenta entrar en Hollywood y ganar dinero para sobrevivir a cualquier precio

Creo que es algo bastante evidente que los dos primeros (titulados parte 1 y parte 2, como si los encargados mismos se dieran cuenta de que, en realidad, repite hasta la saciedad los hechos ocurridos en uno y otro) se podrían haber recortado y convertido en uno solo mejorando la serie bastante. La duración de los capítulos (entre 44 y 57 minutos) me resulta excesiva en ocasiones, si no en todos ellos, pero también debo reconocer que el estilo de Murphy me resulta cargante y excesivo, con lo cual a otras personas puede no afectarle tanto como a mí si son fans del creador.

Pero entremos en materia y comentemos la trama en sí. Los protagonistas de esta historia son varios jóvenes que quieren entrar a formar parte del engranaje de Hollywood, cada uno con una meta diferente: ser guionista, director y actor o actriz. Entre ellos, tenemos a un casi desconocido David Corenswet (que ya colaboró con Murphy en The politician) que da vida a Jack Castello, un joven casado que quiere triunfar en la meca del cine y que trata de encontrar su hueco comenzando desde abajo como extra, casi exclusivamente por su cara bonita, puesto que no tiene experiencia ni estudios de interpretación.

También conoceremos a Archie Coleman (Jeremy Pope, en su segundo trabajo como actor según iMDb), un joven negro y gay que trata de conseguir que acepten convertir su guión en una película; a Raymond Ainsley (Darren Criss), un director que intenta acabar con el racismo omnipresente en Hollywood; a Camille Washington (Laura Harrier), una joven actriz negra que solo consigue papeles de sirvienta; a Claire Wood (Samara Weaving), otra actriz que quiere conseguir ser una estrella, aunque esta cuenta con la ventaja de ser hija del dueño de los Estudios Ace; y Roy Fitzgerald (Jake Picking), más conocido en nuestros años como Rock Hudson, otro aspirante a actor.

Archie y Raymond intentan acabar con el racismo desde abajo

Es un elenco grandísimo el de esta miniserie, puesto que aún me falta por nombrar a todo el elenco más adulto, entre los que se encuentran Patti LuPone, Michelle Krusiec, Mira Sorvino, Dylan McDermott, Jim Parsons y muchos más, con apariciones especiales de actrices como Queen Latifah y Paget Brewster, e incluso me pareció ver a Billy Boyd, pese a que no aparezca en los créditos de iMDb aún.

La película explora de manera un poco ligera (para mi gusto) la prostitución, las violaciones recurrentes en Hollywood, el racismo, la homofobia y las vejaciones que sufre cualquiera que quiera ser alguien en ese mundo podrido que sigue así a día de hoy, e incluso hay un breve inciso sobre las enfermedades mentales al presentarnos a Vivien Leigh (que padeció trastorno bipolar), pero tan breve que es anecdótico y no aporta demasiado al no profundizar más en él. Creo que hay pocos personajes que debieran despertar la simpatía del espectador, pero de la manera en la que está enfocada, parece que tengamos que perdonar a todos y cada uno de ellos porque «esto es Hollywood, al fin y al cabo» y solo son víctimas de la maquinaria. En lo que discrepo totalmente.

Es este tono frívolo el que no me acaba de gustar, puesto que los temas que trata son lo suficientemente graves como para poder haber realizado una producción mucho más seria, pero también intuyo que esto es parte del sello Murphy. Reconozco que quizás valga la pena ver la serie solo por presenciar una escena del capítulo final protagonizada por Queen Latifah, que da vida a la inolvidable Hattie McDaniel, la primera persona negra en ganar un Óscar por Lo que el viento se llevó. También desconcierta bastante ver personajes reales como Rock Hudson, Vivien Leigh o George Cuckor, que supongo que están ahí para darle un tono de realidad pero que lo hace todo aun más extraño.

El glamour siempre presente en Hollywood

En definitiva, seguramente te guste si eres fan de las producciones de Ryan Murphy, pero si no, no creo que sea un visionado fundamental para el resto de espectadores, aunque puede atraer por ser una miniserie que no implica invertir un número extenso de horas para completarla. Si lográis pasar de los tres o cuatro primeros episodios, el resto es más entretenido y están mejor llevados. Es decisión vuestra decidir si darle una oportunidad o no. Estará disponible este mismo viernes día 1 de mayo en Netflix.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Ahora lo intento en el mundo de la traducción audiovisual. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.