High School Musical: The Musical: The Series 1×01: Las audiciones

High School Musical: The Musical: The Series 1x01: Las audiciones

High School Musical: The Musical: The Series 1x01: Las audiciones

Series: High School Musical: The Musical: The Series

4 Stars

Summary

Ricky, Nini, EJ y Gina son alumnos del East High, el instituto de la famosa trilogía de 'High School Musical'. Cuando una nueva profesora de arte dramático llegue con poco presupuesto y muchas ganas de hacer un musical de las películas que se se rodaron en esas paredes, Ricky verá la oportunidad para recuperar a su novia.

Coder Credit

Parece que el catálogo del Disney + tiene un claro componente nostálgico. Al menos por la parte de dos de las grandes apuestas de la plataforma (que se estrenó el pasado 12 de noviembre en Estados Unidos): The Mandalorian y High School Musical: The Musical: The Series.

Es un título rematadamente largo, sí, y probablemente todos acabemos llamándola "la serie de High School Musical" sin mayor problema, pero supongo que es una de las primeras cosas que quiere diferenciar a la película de su adaptación episódica: NO es una continuación de la mítica trilogía, y menos mal.

Esto es algo que la serie recordará desde el minuto uno, con la mítica escena final de High School Musical 1 siendo reproducida desde un dispositivo móvil. Porque en la serie, Troy, Gabriella y todos los demás son ficción. Zac Efron y Vanessa Hudgens actores que interpretaron a estudiantes del instituto en los que los protagonistas de esta serie están estudiando.

 

Pero, antes de presentárnoslos conoceremos a la persona que hará todo posible (y con la que el espectador puede sentirse identificado): la señorita Jenn (Kate Reinders). Ella será la nueva profesora de arte dramático en el East High. Una mujer muy aficionada a las películas originales rodadas en ese mismo instituto (ya que fue bailarina en la escena con la que comienza el capítulo) a la que le parece un crimen que no se haya hecho un musical sobre High School Musical... En el lugar donde se desarrolla la película.

Jenn, sin duda, es el personaje nostálgico de la cinta. El hilo conductor que hará que los espectadores recuerden los pequeños detalles de las películas. Y una vez tenemos a la persona que hace posible que revivamos un fenómeno como este, se nos presentará a nuestro trío protagonista, más o menos.

En la serie las cosas no serán tan fáciles como en la película. La historia de Troy y Gabriella era sencilla: chico se fija en chica, chica se fija en chico, se enamoran, pero la presión social intentará acabar con su bonita historia. Había personajes secundarios como Chad, Taylor, Ryan y Sharpay, que le daban más profundidad y añadían conflictos. Pero ahora las cosas no son como en 2006 y por eso la serie ha querido reinventarse totalmente en su trama.

De este modo no seremos capaces de ver un claro patrón que identifique a los nuevos protagonistas con los antiguos más allá de los roles que interpretarán en el musical y, sin duda, es todo un acierto. Ricky (Joshua Bassett), nuestro protagonista masculino, está bastante lejos de ser el chico popular del instituto, al igual que su gran amigo Big Red (Larry Saperstein), un friki de los videojuegos que apoya a su amigo ante todas las cosas. Y Nini (Olivia Rodrigo), tampoco es esa chica nueva superinteligente que encandila a todo el mundo. No, nada de eso.

 

Para poneros en situación: Ricky estuvo saliendo con Nini, pero, por razones que se detallan a lo largo del capítulo, lo dejaron antes de que comenzase el verano. Y Nini, una chica bastante tímida a la que le apasionan los musicales, conocerá en un campamento de verano a un chico con el que poder olvidar a su ex, un artista que, encima, es líder del equipo de Waterpolo (una gran diferencia con la película también): EJ (Matt Cornett).

Con estos personajes principales, en realidad, sí que podemos hacer ciertas conexiones. Por ejemplo, Nini tiene cierto componente de Gabriella, pero también lo tiene Gina (Sophia Wylie), una alumna nueva que se presentará a las audiciones del musical. Ricky y sus crisis existenciales podrían cuadrar con Troy, pero también lo podría hacer la perfección de EJ, que es capaz de dedicarse a la actuación y al deporte. Y estos parecidos sirven para dos cosas: generar nostalgia y despistar.

A lo largo de los poco más de 30 minutos que dura el piloto nos podremos hacer una composición de lugar de qué es lo que vamos a ver a lo largo de la serie y, sin duda, no se va a parecer a lo que ya vimos en las tres primeras películas. Ahí el gran acierto de la serie. Porque se podría haber hecho una continuación de High School Musical como la que nos prometía High School Musical 3: Senior Year. Kenny Ortega y Peter Barsocchini (director y guionista de la trilogía, respectivamente), ya se habían encargado de presentarnos a un sustituto ideal para cada uno de los personajes y una posible continuación de Ashley Tisdale como Sharpay Evans. Pero supongo que no cuajó, porque a ninguno de los fans nos apetecía ver cómo seguían sin el elenco principal repitiendo los mismos patrones; High School Musical estaba bien así.

 

Sin embargo, High School Musical: The Musical: The Series es un acierto (no tanto su título). Llega 13 años después de su la primera entrega de las películas, 11 desde la última y después de una reunión del elenco principal (sin Zac Efron, eso no se olvida), la trilogía seguía más viva que nunca. Así que, ¿por qué no ahora? Hacerla en 2009 o incluso en 2010 quizá hubiese sido demasiado pronto, pero esta vez el tiempo le viene bien a una serie que basa su éxito en la nostalgia.

Tiene fallos, evidentemente. Su intento de no parecerse a las películas de las que parte y, a la vez, marcar la estética de instituto le hacen ser más como Glee, que ya utilizaba la técnica de grabar como si fuese un documental. A veces el toque de humor queda cojo y los personajes y sus problemas actuales parece que no van a terminar de encajar con un público que ya es adulto (y que es el potencial consumidor de la serie), pero es algo que se arregla con las constantes referencias a la serie, sus diferencias y los números musicales que ya nos sabemos todos de memoria.

Quizá hagan falta un par más de capítulos para ver el rumbo que toma la serie, para ver si se diferenciará tanto como parece de las películas o, por el contrario, repetirá esquemas y clichés, pero por el momento, el resultado es satisfactorio. Al menos, mucho más de lo que lo hubiese sido una continuación de la historia original o un remake. Así que, para todos los fans de High School Musical, sin duda, es una serie corta, amena y nostálgica que hay que ver.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.