‘Her private life’, la doble vida de una fangirl

No es la primera vez que viajamos a Corea del Sur para recomendar alguna serie, y no es de extrañar. El país está dando más que hablar que nunca ya sea por el fenómeno del k-pop (con BTS como el grupo con más éxito no solo allí, sino fuera de las fronteras) o por el reciente éxito de su cine con las seis nominaciones a los premios Óscar que recibió Parásitos, de Bong Joon Ho. Sin embargo, sí que es la primera vez que viajamos a Corea del Sur en 2020 y es para hacer una recomendación de uno de sus fantásticos doramas: Her private life.

Her private life cuenta la historia de Sung Deok Mi (Park Min Young), una curadora  de arte en la galería Chaeum a la que le apasiona su trabajo. Monta las exposiciones, clasifica las obras de arte y busca nuevos cuadros con profesionalidad, pero guarda un secreto: es fan del grupo de k-pop White Ocean, en concreto del miembro del grupo Cha Shi An (One). Un dato que podría ocultar fácilmente si no implicase una doble vida, porque Deok Mi, además de curadora, es la administradora de la página Shi An es mi vida, en la que publica fotos de todos los eventos a los que acude el cantante.

Esta afición llevará a Deok Mi a dedicar todo su tiempo libre (y la decoración de su casa, ya puestos) a Shi An... Sin que nadie sepa su verdadero nombre. Siempre escondida bajo el sobrenombre de su página, Shi An es mi vida, Deok Mi será una referente para las fans del cantante, pero mantener ese secreto a veces puede ser complicado. Sobre todo si sus dos vidas comienzan a unirse de un modo inesperado, uno que tiene nombre y apellidos: Ryan Gold (Kim Jae Wook).

 

Ryan Gold es un artista retirado que fue una sensación internacionalmente. Sus obras de arte fueron aclamadas por la crítica y ahora se encuentra en un parón artístico que le hará volver a Corea, concretamente a trabajar como director en la galería Chaeum, donde trabaja Deok Mi. Aunque esta no será la primera vez que Ryan y Deok Mi se encuentren, ya que coincidieron en una subasta en la que ambos buscaban el mismo cuadro: unas burbujas que parecen ser la debilidad de Ryan, pero, también, el cuadro favorito de Shi An y, por lo tanto, el regalo perfecto por su cumpleaños.

En ese preciso momento las dos vidas de Deok Mi empezarán a relacionarse con Ryan de algún modo y mantener el secreto será cada vez más difícil. Aunque no solo será la vida secreta de Deok Mi lo que mantendrá al espectador pegado a la pantalla: también lo hará el misterioso pasado de los protagonistas.

Con todos estos elementos, Her private life tiene todos los ingredientes para convertirse en una historia que engancha, y mucho. No solo por ver si el entorno de Deok Mi descubrirá su doble vida, sino por las intrincadas historias de amor que podrán desarrollarse a lo largo de los capítulos.

 

Pero, además, es una historia con la que cualquier persona que sea fan de algo puede sentirse identificada (sobre todo si es del k-pop). La serie trata el tema del fanatismo desde los diferentes puntos de vista (el idealismo del fanático y los prejuicios de la gente que no llega a comprenderlo), pero sin caer en los estereotipos. Porque Her private life no habla de una adolescente que se pasa el día encerrada en su cuarto rodeada de posters de su idol favorito. No. Habla de una chica que se enfrenta a la vida adulta, con trabajo e independencia,  pero que no deja de lado su lado fangirl.

De hecho, una de las cosas más destacables de la serie es la increíble actuación de Park Min Young, que hace totalmente verosímil que Deok Mi pueda parecer toda una mujer de negocios mientras está en la galería y una fangirl fuera de ella. Un trabajo al que, además, hay que sumar la caracterización del personaje, que te hace pensar que son dos actrices diferentes las que interpretan al mismo personaje (aunque no sea así).

Además de los dos protagonistas ya mencionados, la serie cuenta con otros personajes que ayudan a comprender mejor el entorno en el que ha crecido Deok Mi y por qué empezó a ocultar su fanatismo: desde sus padres, que lo consideran algo de adolescentes, hasta su mejor amiga Seon Joo (Park Jin Joo), que la apoya en todas su ideas. Y, sobre todo, contará con personajes masculinos como el propio Shi An o su amigo Eun Gi (Ahn Bo Hyun) que pondrán en duda al espectador sobre cuál será la verdadera historia de amor de este dorama.

 

Y aunque en general puede parecer una historia de amor bastante básica, merece realmente la pena. No solo por lo mucho que se disfruta viendo como los protagonistas recorren poco a poco el camino que les lleva a descubrir sus sentimientos, sino porque es una relación de lo más sana. Ni el protagonista masculino es tan posesivo como suelen mostrarnos los doramas coreanos, ni la femenina tan sumisa. Ambos son respetuosos y se apoyan sin importar el qué y, ver esto en una serie, es de lo más refrescante.

Her private life ha sido una de las series revelación de 2019, aunque tiene sus inicios unos años antes, en la novela Noona Fan Dot Com, de Kim Sung Yeon, publicada en 2007. Es en esta novela (que fue adaptada en el weebtoon Noona Fan Dot Com - Her Private Life en 2009) en la que se basa toda la serie, que cuenta con 16 episodios de una hora de duración (aproximadamente).

Sin duda, Her private life es una serie de obligado visionado para todos los fans del k-pop. Una serie con la que se pueden sentir identificados y en la que, además, podrán escuchar algunos de los temas de sus grupos favoritos. Pero también es una serie tremendamente recomendable para cualquier apasionado de las comedias románticas o de los doramas. Si lo que buscas es algo ligero, entretenido, que enganche y que te deje cierto trasfondo, Her private life es la serie correcta.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.