Gorrión Rojo, juego de máscaras

Gorrión Rojo

Gorrión Rojo

3.5 Stars

Summary

En el contexto de la guerra fría, Dominika Egorova, una bailarina de ballet, se ve obligada a participar en un plan de entrenamiento del servicio de inteligencia ruso. En él, la adoctrinan para convertirse en un 'gorrión', es decir, un arma del estado que domina el arte del sometimiento psicológico. Rusia le encomendará la misión de hallar la identidad de un topo que está dando información a los americanos. Para ello tendrá que acercarse a Nathaniel Nash, un agente de la CIA que comprometerá su misión.

Coder Credit

Gorrión Rojo, que se estrenará el 2 de marzo en España, es un filme de espionaje que cuenta con todos los ingredientes para atrapar al gran público. La acción y la intriga desempeñan papeles fundamentales, pero lo que realmente seduce de la película es su red de intrincados juegos psicológicos.

Basada en la novela homónima del escritor Jason Matthews, Gorrión Rojo cuenta la historia de Dominika Egorova (Jennifer Lawrence), una bailarina rusa que se encuentra en una situación comprometida. Para salir de ella y salvaguardar la vida de su madre, su tío, subdirector de la inteligencia rusa, la obliga a participar en un programa de adoctrinamiento que pretende convertirla en un 'gorrión'. Los 'gorriones' son instrumentos del estado famosos por cautivar a los informantes mediante estrategias mentales y psicológicas. Dominika debe descubrir la identidad del topo que está estableciendo comunicación con Nathaniel Nash (Joel Edgerton), un agente de la CIA. Para ello, la protagonista tendrá que utilizar todas las técnicas que aprendió durante su entrenamiento y, tal vez, algunas más que guarda bajo la manga.

El director, Francis Lawrence, se vale de la ya manida excusa de la guerra fría para llevar a cabo una película que construye un puzzle de deseos y necesidades psicológicas. Es decir, el filme transmite la imagen de una Rusia despiadada con su pueblo mientras enaltece la humanidad de los valores estadounidenses y, sin embargo, todo ello queda en un segundo plano en aras del baile de máscaras que va sucediendo ante los ojos del espectador. El hilo en el que se sostienen las mentiras es tan fino que, a veces, se desconoce cuál es el bando al que pertenece la protagonista. Y es que Dominika Egorova, aunque siempre conserva su identidad, sabe ganarse la confianza del resto, y en el juego del espionaje conocer los deseos del otro significa controlarlo.

 

Así que la propuesta de acción de Gorrión Rojo no es el combate cuerpo a cuerpo, como veíamos en otras películas de espionaje ambientadas en la guerra fría (Atomic Blonde, Salt), sino el entrenamiento de la mente. Aunque no por ello la película está exenta de violencia física. De hecho, la violencia sexual es una constante dado que, en ocasiones, la mejor carta que baraja un 'gorrión' es la seducción. Las escenas de esta clase llegan a ser incluso hiperrealistas porque la protagonista no está adiestrada en la lucha y tiene que sortear, con su astucia, las amenazas que la rodean.

Jennifer Lawrence lleva a cabo un gran trabajo de interpretación. Utiliza su expresión corporal para no delatar lo que verdaderamente está pensando. Lo cierto es que el espectador también acaba confuso. En algunos momentos de tensión una se pregunta: ¿está siendo honesta?, ¿contar la verdad es la mejor forma de manipular a alguien? De este modo, Dominika Egorova también se gana nuestra confianza porque nos expone a una de las verdades ocultas del comportamiento humano: la sinceridad es una estrategia que utilizamos cuando queremos que confíen en nosotros.

El resto del reparto son personajes secundarios. Por un lado, el tío de Dominika, Vanya Egorov (Matthias Schoenaerts), que la utiliza como objeto sexual y la expone incluso a la tortura. Por otro lado, el agente de la CIA, Nathaniel Nash que, aunque intente ponerse a la altura de su compañera, su personaje no es tan complejo como el de Lawrence. No por ello hay que subestimarlo. Nash es astuto y representa, junto con la madre de Dominika, el lado afectuoso de la película.

 

Otro acierto es el uso de los tiempos. Aunque la película dura 139 minutos sabe mantener la expectación hasta el final. Cuida mucho, asimismo, el aura de los ambientes, la desolación de los paisajes rusos combinada con la majestuosidad de su arquitectura. La música, dirigida por James Newton Howard, (famoso por haber trabajado con el director y la actriz en Los juegos del hambre), es hermosa y participa de un diálogo íntimo que se sostiene entre Dominika y Nash.

Gorrión Rojo formará parte del conjunto de películas de espionaje contextualizadas en la guerra fría y, sin embargo, se ganará un apelativo aparte gracias a lo atípico de su planteamiento. Prepárense para ver a una Jennifer Lawrence desplegando todo su potencial en una de sus mejores interpretaciones.

The following two tabs change content below.

Raquel Verdugo

Comencé a ver series porque a mis amigos no les ocurría nada interesante. Ahora he sustituido sus historias por la de los personajes a los que amo. A veces olvido el nombre de mis amigos, pero no importa si mantengo cerca el de Don Draper, Hannah Horvath o Jon Snow.

About Raquel Verdugo

Comencé a ver series porque a mis amigos no les ocurría nada interesante. Ahora he sustituido sus historias por la de los personajes a los que amo. A veces olvido el nombre de mis amigos, pero no importa si mantengo cerca el de Don Draper, Hannah Horvath o Jon Snow.