GLOW Temporada 2: el ego contra la sororidad

GLOW Temporada 2

GLOW Temporada 2

3 Stars

Summary

Tras el éxito del combate en el Hollywood Palladium, las chicas tratan de poner en marcha un programa que les de la audiencia suficiente para que la cadena local K-DTV siga apostando por ellas en horario de máxima audiencia. Sin embargo, lo que en un principio parecía tarea fácil se convierte en toda una odisea.

Coder Credit

Fue una de las series más aclamadas por público y crítica de la temporada anterior. Su originalidad hizo que gran parte del mundo se rindiera ante unas luchadoras totalmente fuera de lo común. Ahora The Gorgeous Ladies of Wrestling vuelven a subirse al ring el próximo 29 de junio en Netflix y nosotras hemos tenido la oportunidad de disfrutar de su segunda temporada al completo. Os contamos que nos han parecido sus diez episodios SIN SPOILERS.

Tras el éxito del combate en el Hollywood Palladium, las chicas tratan de poner en marcha un programa que les de la audiencia suficiente para que la cadena local K-DTV siga apostando por ellas en horario de máxima audiencia. Sin embargo, lo que en un principio parecía tarea fácil se convierte en toda una odisea.

En primer lugar porque los egos personales se irán interponiendo en el bien común. Por un lado tenemos a Ruth (Alison Brie) que quiere llevar el show a otro nivel y comenzará a actuar como directora y guionista. Esto, por supuesto, provocará la ira de Sam (Marc Maron) que  tomará medidas muy duras para mantener el status quo.

Pero si Ruth comienza a hacer sus pinitos en la dirección, Debbie (Betty Gilpin) no se quedará atrás y se auto-nombrará productora de GLOW. Pero ni Sam ni Bash (Chris Lowell) la tomarán en serio y la excluirán de todas las reuniones importantes.

Así pues mientras Ruth comienza a tener seguridad en sí misma, en su futuro e incluso comienza a sentirse más cómoda en el mundo de las relaciones –al flirtear con uno de los cámaras de la serie-, Debbie va viendo como su mundo se derrumba a su alrededor. Aquellos que pensamos que Liberty Bell había dejado a un lado la infidelidad de su esposo e íbamos a tener una segunda temporada con un personaje renovado, más fuerte y empoderado estábamos muy equivocados.

Tampoco mejorará la relación entre ambas mujeres, de manera que la tensión escala hasta un momento clave en el sexto episodio, que supondrá todo un punto de inflexión en la temporada. Cuando ambas finalmente se “enfrenten” y no en el ring, lo curioso será que la discusión no se sentencia con el famoso “tú te acostaste con mi marido” sino que vamos viendo todas las ambiciones y sueños frustrados de ambas mujeres, que se recriminan –equivocadamente- una a la otra.

No digo nada nuevo si confirmo que Brie y Gilpin siguen siendo el alma de la serie, sin embargo en esta temporada vamos a ver como algunas de las otras mujeres van teniendo más minutos en pantalla. Habrá un episodio dedicado casi en exclusiva a Tammé (Kia Stevens), donde conoceremos más sobre ella en una visita a su hijo que estudia en Standford. También tenemos una nueva luchadora Yolanda (Shakira Barrera), bailarina que trabaja en un club de striptease y cuya principal sorpresa será ver como es la única lesbiana del grupo de GLOW.

No serán las únicas en ganar minutos: Britannica, Cherry o la pobre Arthie –que sigue tratando de deshacerse de su personaje- protagonizarán algunas pequeñas tramas, pero ni siquiera todas ellas juntas podrían hacer frente a Zoya y Liberty Bell. Ese es quizás uno de los grandes fallos de la temporada, no haber sido capaz de dar un gran paso en el desarrollo de todas estas mujeres por igual, volviendo a cargar el peso de la serie en sus dos protagonistas que ya conocimos muy bien en la primera temporada.

Algo similar ocurrirá con Sam y Bash. Los hombres de ‘GLOW’ adquirirán unas pinceladas de profundidad conforme los episodios avancen. Sam porque tiene enfrentarse a la paternidad con una adolescente punkie y Bash porque su íntimo “amigo” desaparece, dejándole en un mar de preocupaciones y soledad. El problema es, que mientras vemos que la historia de Bash puede tornarse bastante interesante en una hipotética tercera temporada,  la de Sam se estanca en estereotipos románticos que esta serie no necesita.

La segunda temporada de ‘GLOW’ seguirá con su humor ácido y su crítica velada al racismo y al machismo en la sociedad estadounidense que encandilaron a miles de personas de todo el mundo. Pero además, esta nueva temporada se atreverá a tratar temas más serios como el acoso sexual, sin ningún tipo de chiste o broma de por medio, lo que gustará a aquellos que no quedaron tan conformes con la crítica envuelta en humor de la primera temporada.

No puedo tampoco no destacar el octavo episodio de la serie, probablemente el más innovador de la temporada al hacernos sentir como propios espectadores de GLOW. Podremos por fin ver como el público ve todas las historias de estas mujeres y como el guion entrelaza sus tramas con los combates. Personalmente es uno de los episodios que más he disfrutado. Culpa de ello tiene también que la calidad de los combates esté aumentando y es que para aquellos, como una servidora, que pasamos años disfrutando de RAW y SmackDown esto será un gran aliciente.

La serie todavía tiene muchas áreas donde mejorar, pero ha dado pequeños pasos en la buena dirección y los que la adoraron en su primera temporada saldrán incluso más satisfechos. Porque ‘GLOW’ nos trae de vuelta a un grupo de mujeres peculiares y vuelve a enfrentarlas fuera y dentro del ring. Los egos personales de cada una chocaran a lo largo que avanza la temporada y no será hasta que todas reciban un importante toque de atención cuando se den cuenta de que pase lo que pase la sororidad es lo primero.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.