‘Géminis’, mucha técnica y poca trama

Géminis

Géminis

2 Stars

Summary

Henry Brogan es un mercenario del gobierno que está a punto de retirarse. Su última víctima, un terrorista biológico, no es quién parece y cuando Henry descubra la verdad tendrá que enfrentarse al gobierno y a su clon.

Coder Credit

Ang Lee, director de La vida de Pi, se pone al mando de la superproducción Géminis (Gemini Man), que cuenta con Will Smith por partida doble como protagonista y que se estrenará en los cines de España el próximo 11 de octubre.

Rodada a 120 fotogramas por segundo y con la última tecnología de rejuvenecimiento, se posiciona como una de las grandes apuestas cinematográficas de este 2019. Y si esto no grita lo suficiente que va a ser un taquillazo lo hace su protagonista, Will Smith. ¿Y qué hay mejor que una película de Will Smith? Una película con dos Will Smith. 

El príncipe de Bel Air, Men in Black y Soy leyenda son solo algunos de los grandes títulos que el actor carga a sus espaldas y que le han llevado a tener gran reconocimiento internacional. El más reciente, Aladdín, incluso nos deja con un gran genio interpretado por el actor que, sin duda, es una de las mejores cosas de la cinta. Sin embargo, Smith también ha protagonizado fracasos como After Earth. Y Géminis, por desgracia, se une a esta última lista. 

La película se centra en Henry Brogan (Will Smith), un mercenario del gobierno que, tras muchos años de servicio, decide jubilarse. Su última víctima, un terrorista biológico, le dejará con una gran victoria antes de la retirada, pero no todo es tan sencillo como parece. Cuando Brogan descubra la verdadera identidad de su último servicio todo se complicará y tendrá que huir no solo de sus jefes... Sino de él mismo, pero mucho más joven.

El título ya lo dice prácticamente todo. Y, si no, lo hace el póster o cualquier sinopsis que se pueda encontrar en internet. La gran sorpresa de la cinta es, precisamente, lo que he destacado como gran atractivo inicial: hay dos Will Smith. Y no hay que pensar mucho para descubrir que el segundo es su doble, aunque durante el filme lo planteen como si hubiesen descubierto América.

Salvo este giro, el resto de la trama es de lo más simple. Hay muchísimas películas del género en la que podemos ver a ex-agentes huir de organismos gubernamentales, tener persecuciones al más puro estilo Fast & Furious o luchar como si fuesen Rambo. Lo hemos visto muchas veces y es una fórmula que suele funcionar, siempre que haya una trama detrás más interesante. Sin embargo, parece que Géminis se queda con esta parte, la más visual y plana, y deja de lado lo verdaderamente importante: el trasfondo.

Si nos centramos en los personajes, su comportamiento, además de confuso, va acompañado de unas decisiones destinadas a generar drama innecesario. Y, precisamente esto, hace que la historia, en general, sea bastante plana. Porque no tenemos claro qué quieren los personajes ni por qué hacen determinadas cosas. Después de los más de 20 años que lleva el proyecto en el cajón (desde 1997), esperando a la oportunidad precisa para salir y brillar con fuerza, quizá era de esperar un guion mucho más consistente que estuviese a la altura.

Si hay algo que salva a Géminis (y, aun así, para mí no es suficiente como para remontar una trama tan pobre) es su tecnología. Sin duda, lo más interesante y que mantiene al espectador pendiente de la pantalla, es el uso de la tecnología de rejuvenecimiento en Will Smith. Es casi escalofriante ver a una versión más joven del actor coexistir con su versión actual (de 51 años, que no se nos olvide) y, sin duda, lo que más merece la pena de todo el filme.

Y, aunque me parece lo más destacable, una de las grandes bazas que tenía la película es, precisamente, ver cómo Will Smith lucha consigo mismo. Una secuencia que ha tardado nueve meses en rodarse y que ha quedado hasta cómica por la falta de sentido del guion en general.

Otra de las grandes sorpresas que pretendía diferenciar a Géminis es su versión en 3D+. No suelo ser muy aficionada a ver las películas con esta versión si no aportan algo realmente, y Géminis es de esas cintas que no marcan una diferencia real. Salvo un par de escenas en las que sí que tiene algo de chispa, el resto de la película puede verse perfectamente en 2D (en mi opinión, es hasta preferible).

Géminis podría haber sido la gran producción que nos indicaba todo a su alrededor: una técnica impecable, un buen actor por duplicado y una trama de ciencia-ficción que podría haber funcionado bien. Sin embargo, los agujeros de guion y la falta de coherencia generalizada hace del filme un producto básico, demasiado largo y que hace al espectador caer en el aburrimiento. Es interesante poder ver cómo ha avanzado la tecnología, pero todo lo demás... No.

The following two tabs change content below.

María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.

About María Jesús Navarro

Crecí con Disney y Harry Potter, pero los vampiros me llevaron por el camino de "un capítulo más" hasta que llegué a conocer el apocalipsis zombie. Entre serie y serie, intento estudiar periodismo y comunicación audiovisual con la esperanza de, algún día, emocionar a alguien con alguna buena historia.