Game of Thrones 8×01: Winterfell

Game of Thrones 8x01: Winterfell

Game of Thrones 8x01: Winterfell

Series: Game of Thrones

5 Stars

Summary

Jon y Daenerys llegan a Winterfell con un gran ejército para proteger el Norte, Cersei prepara sus defensas para la guerra que está por venir.

Coder Credit

La espera ha terminado. Hemos tenido que espera dos años pero el Invierno por fin ha llegado. Su manto gélido comienza a extenderse a lo largo y ancho de toda Westeros. Con él llega el frío, la guerra, algún que otro reencuentro, pero sobre todo, con el Invierno llega el principio del fin.

Los más madrugadores se han encontrado con una desagradable sorpresa. La plataforma de HBO experimentaba una caída que privaba a muchos de sus fans de comenzar el lunes comentando el episodio con el primer café de la semana en la mano. En mi caso, he tenido que esperar a que acabara el largo día en la oficina para poder disfrutar del episodio y, desde luego, la espera ha merecido la pena.

Que Game of Thrones es un fenómeno global que ha trascendido más allá de la pantalla es un hecho irrefutable que no se le escapa a nadie. Cuando la serie acabe definitivamente dejará un gran vacío en el panorama televisivo y habrá redefinido de manera irrevocable la forma de hacer televisión. Hoy una de las frases más escuchadas era un "¡por favor nada de spoilers!" y más de uno hemos evitado el contacto con cualquier red social solo por si acaso. El estreno de este primer episodio era uno de los acontecimientos más esperados del año y creo que no ha defraudado.

Los títulos de crédito se han vestido de blanco mostrándonos la llegada del Invierno. Por si esto no fuera suficiente, por primera vez se atreven a adentrarse en los entresijos de los dos grandes focos de esta historia y nos muestran, por primera vez, los engranajes que se mueven en el interior de Winterfell y King´s Landing.

Cae la nieve en el Norte. Jon Snow regresa a casa con Daenerys y su numeroso ejército de Unsullied y dothrakis. Los norteños les reciben con la frialdad propia del invierno. No se fían de la Reina ni de su ejército y no se preocupan en ocultar su disgusto. La gente del norte no confía en los forasteros y ningún dragón va a cambiar eso. Si Daenerys quiere ganarse a la gente del Norte va a tener que ir pensando en algo y pronto. Arya observa entre la multitud la llegada de su hermano. Aunque no es el único con el que se reencontrará en Winterfell. Jon viene acompañado de Gendry, Tyrion, Varys y hasta el Perro, aquel al que dio por muerto hace ya tanto tiempo.

Tras los muros de Winterfell, Sansa y Bran aguardan el retorno de su hermano. Por fin podemos ver el esperado abrazo entre Jon y Bran. Ese que llevamos esperando desde que el pequeño Bran dirigió sus pasos hacia el Norte. ¡Cuánto ha llovido desde entonces! No es de extrañar que la primera frase que Jon le dirija a su hermano perdido sea para decirle "Ya eres todo un hombre". Ya no queda nada del niño que fue una vez Bran, en su lugar hay... otra cosa. Por su parte, Sansa abraza a su hermano mientras echa una mirada de soslayo a Daenerys. La Señora de Winterfell desconfía de la extranjera que cabalga dragones. Sus refinados modales le obligan a soltar un "Winterfell es vuestro, Señora" que esconde todo un reproche hacia Jon.

Pero no hay tiempo que perder. El Muro ha caído. El Rey de la Noche y sus Caminantes Blancos se dirigen hacia el sur con uno de los dragones de Daenerys. El tiempo corre en contra de los habitantes de Westeros y es hora de pasar a la acción. Es importante, ahora más que nunca, contar con fuertes alianzas. La llegada de Jon del brazo de una extranjera pone a prueba la lealtad de las principales casas del Norte. La memoria de los norteños es extensa. El Norte no olvida. El Norte recuerda. Y el Norte recuerda que cuando dejaron marchar a Jon lo hizo en calidad de Rey. Ahora vuelve a casa en calidad de... nadie sabe qué. Una de las más críticas con la decisión de Jon es la jovencísima Lyanna Mormont. Sin embargo, la elocuencia de Jon hace que pronto vuelva a contar con el respaldo de su gente. Con esa sinceridad y llaneza que le caracterizan expone los motivos de su decisión: "Tuve que elegir mantener mi corona o proteger al Norte. Elegí el Norte".

Por su parte, Tyrion decide contribuir a la causa de Jon diciendo que si logran vencer al Rey de la Noche será gracias a Jon y, además, asegura la participación del ejército de los Lannister en la guerra que está por venir. Pero esto solo añade una preocupación más para la Señora de Winterfell. Al numeroso ejército que ha venido acompañando a Jon y Daenerys se suman los Lannister. En pleno Invierno es difícil asegurar víveres para todos. Eso sin contar el apetito voraz de los dragones. Si el Rey de la Noche y su ejército de muertos no acaban con ellos lo hará probablemente la inanición.

La llegada de Daenerys a Winterfell nos ha brindado otro de los reencuentros más esperados de la serie. Tyrion y Sansa separaron sus caminos en la boda de Joffrey. Esta vez no hay reproches. "Muchos os subestimaron. La mayoría ha muerto" reconoce Tyrion con cierta admiración. Lejos ha quedado la niña. Frente a él se erige la que es probablemente una de las mujeres más fuertes y peligrosas de esta historia. Tal vez por eso Sansa sabe que el ejército Lannister prometido por Cersei no es más que una patraña y le recrimina a Tyrion creer en esa historia. Siempre ha tenido a Tyrion por uno de los hombres más inteligentes de Westeros. Claro que un hombre inteligente desconfiaría de cualquier palabra que saliera de la boca de Cersei Lannister.

Por fin asistimos al ansiado encuentro entre Jon y Arya. Los dos hermanos se reencuentran junto al árbol de Winterfell. Arya logra sorprender a su hermano con sus pasos sigilosos. Se abrazan, se muestran sus respectivas armas, se lanzan miradas de orgullo, se vuelven a abrazar... Los dos han cambiado a lo largo de los años. Ya no son los niños que abandonaron Winterfell hace ya tanto tiempo. Han pasado por mil penurias y mil calamidades. Son otras personas pero, de algún modo, se reconocen el uno en el otro. Aunque por si acaso, Arya no duda en recordarle a Jon que él es un Stark y que su deber es luchar por su familia. 

Mientras tanto, en King´s Landing Cersei recibe la terrible noticia de que el Muro ha caído y que el Rey de la Noche se dirige al sur... con una sonrisa. La Reina se relame mientras observa la llegada de los barcos de Euron Greyjoy. En su interior viajan 20.000 hombres y 2.000 caballos de la Compañía Dorada. Lo mejor que el oro Lannister puede comprar. Mientras el ejército del Rey de la Noche se carga a sus enemigos, Cersei se atrinchera con un sólido ejército de mercenarios. Su plan está claro. Sobrevivirá al resto y reinará sobre las cenizas de Westeros si hace falta. Lo que sea por seguir llevando la corona.

Euron ya se ve con otra corona gobernando al lado de Cersei. Cree que su gesto de buena voluntad para con Cersei merece una recompensa. Es hora de que la Reina le muestre algo de cariño. La arrogancia enfermiza de Euron parece calar en la Reina que termina accediendo a los deseos más primitivos de este. Después de yacer con él, Cersei despacha a Euron que se despide prometiéndole poner un príncipe en su barriga. Amigo Euron, creo que tu proposición llega algo tarde.

Mientras la Reina yace con Euron, Bronn hace lo propio con tres jóvenes y lozanas mozas. Lástima que la diversión se vea interrumpida por Qyburn. La Mano de Cersei llega con un encargo especial de la Reina. Le encomienda a Bronn la difícil tarea de acabar con la vida de los traicioneros hermanos Lannister. Y para ello dota a Bronn de una generosa recompensa en forma de oro y le equipa con una ballesta. Si la guerra no termina con Jaime y Tyrion será el implacable Bronn el encargado de hacerles pagar su traición.

La aventura de Euron con Cersei ha brindado la oportunidad perfecta para que Theon logré colarse en su barco y rescatar a su hermana Yara. La líder indiscutible de los Greyjoy pone rumbo a casa. Con Euron ocupado en las costas de King´s Landing es mucho más fácil recuperar las Islas del Hierro. Además, si la cosa saliera mal en la guerra contra el Rey de la Noche, las islas podrían proporcionar el refugio perfecto para Daenerys. Pero antes, Yara le dice a su hermano que su lugar está en Winterfell, luchando junto a los Stark. Theon tiene una deuda con ellos y es hora de saldarla.

A pesar de los recelos de los norteños, Daenerys y Jon viven su particular idilio de espaldas al mundo. Se escabullen con la excusa de ver a los dragones y Jon termina volando a lomos de un dragón como si llevara toda la vida haciéndolo. El vuelo les ha llevado hasta una paraje idílico con una cascada congelada donde dan rienda suelta a su pasión bajo la atenta  mirada de los dragones.

En la forja de Winterfell, Gendry supervisa la realización de armas de vidriagón. Le fabrica un hacha al Perro que no duda en criticar las artes de herrero del muchacho. Arya les sorprende y el Perro le responde con un "Qué zorrilla más fría. Quizá por eso sigues viva" con media sonrisa incluida. Arya le pide a Gendry que le fabrique un arma muy específica. Se intercambian miradas y sonrisillas. ¡Ay, esas miradas!

Al anochecer, Jon se reencuentra con Sansa en Winterfell. La Señora de Winterfell no duda en dejar clara su desconfianza hacia Daenerys y termina preguntándole a su hermano si renunció a la corona por el Norte o si lo hizo por amor. La pregunta deja boquiabierto a Jon. Por su parte, Daenerys acude en busca de Sam para agradecerle que hubiera salvado a Jorah. El feliz momento termina viéndose enturbiado por la mención del nombre de Sam: Tarly. Daenerys le reconoce que su padre se negó a jurarle lealtad y Sam. oliéndose lo que eso significa, se alegra de que su casa tenga al menos a su hermano al frente. Cuando Daenerys le reconoce que su hermano estaba junto a su padre, Sam se excusa y abandona la biblioteca.

En su huida Sam se da de bruces con Bran que le dice que ha estado esperándole. Es hora de que Sam le cuente la verdad a Jon. Sam se resiste a ser él, lo mejor sería que lo hiciera Bran, por algo son hermanos, pero Bran le dice que Sam es la persona en la que más confía Jon. Así, que casi sin quererlo, Sam se ve en las catacumbas de Winterfell soltándole a Jon toda la verdad: que Jon no es el Rey en el Norte sino el Rey de los Siete Reinos. Que su verdaderos padres son Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen y que su verdadero nombre es Aegon Targaryen, heredero legítimo del Trono de Hierro. Y le deja caer entre líneas que va siendo hora de que reclame su derecho: "Renunciaste a tu corona por salvar a tu pueblo. ¿Haría ella lo mismo?". 

En las ruinas del Muro, Beric Dondarrion y Tormund han logrado sobrevivir al asalto del Rey de la Noche y su ejército. Recorren las dependencias del Muro evaluando los daños y se topan de bruces con miembros de la Guardia de Noche que han logrado sobrevivir. Les llevan hasta el cadáver empalado en la pared del joven Señor de la Casa Umber. Un mensaje del Rey de la Noche. Mientras deciden ponerse en marcha cuanto antes hacia Winterfell para avisar a Jon, el niño se despierta transformado. Beric hace uso del fuego de su espada para acabar de una vez por todas con el niño.

Y para cerrar el círculo, asistimos al último reencuentro del episodio. Una figura encapuchada llega a lomos de su caballo al patio de Winterfell. Descubre su rostro y se trata de más ni menos que de Jaime Lannister... que se encuentra de frente con Bran Stark, aquel niño al que tiró por una ventana en el primer episodio que dio comienzo a la serie. La cara de Jaime se transforma en una máscara de culpa y de terror. Si él no hubiera lanzado a ese niño por la ventana tal vez la historia hubiera sido muy diferente.

Las piezas ya están colocadas en el tablero. La Gran Guerra está a la vuelta de la esquina. Está claro que todos en esta historia tienen un papel muy específico que representar. Habrá que estar atentos a los cambios de última hora. Sansa sigue siendo un comodín muy interesante en esta guerra por el trono y podría darnos la sorpresa. Aunque, ahora mismo, todas las miradas están puestas en la decisión de Jon y en la reacción de Daenerys cuando se entere de la verdad. Quedan 7 días para el siguiente episodio. La semana va a ser larga. Casi tanto como el Invierno en Westeros.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.

About Marta Ramirez

Abogada de día y cinéfila y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en cine y TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal.