‘Fruits Basket’ nos vuelve a enseñar que pasa cuando la nieve se derrite

Un mes más regresamos con nuestra sección de Series del Mundo, y volvemos al país del sol naciente, a una serie anime como en alguna otra ocasión, para hablaros de esa historia inocente y llega de nostalgia: Fruits Basket, una versión actualizada de aquella primera versión que estrenaron en 2001. Mucho más fiel al material original del manga, tenemos una nueva oportunidad para poder disfrutar de una historia tan dulce como amarga, con el anuncio de una segunda temporada para 2020, volvemos a conocer a Tohru y a los miembros de la familia Sôma. 

En 2001 muchos pudimos descubrir esta historia tan especial en España de la mano de Jonu Media, consistió en una temporada de 26 episodios dejando la historia inconclusa porque el manga no terminó hasta 2006. Pero ese no fue el único problema, hubo grandes diferencias entre el director de esa primera versión, Akitaro Daichi de Studio Deen y la autora del manga Natsuki Takaya. El director decidió cambiar demasiado las personalidades de algunos de los personajes, como eran Shigure y Momiji, ante el disgusto de la autora, además de tener algunas tramas, bastante importantes para la continuación de la historia, muy diferentes al material original.

La autora no dudó en manifestar su disgusto ante esta adaptación, y gracias a su insistencia casi 20 años después hemos conseguido tener una versión muy fiel al manga, una serie que desprende cariño por la historia y hecha con mucho amor. Un regalo para los fans que hemos podido disfrutar durante este 2019 gracias al trabajo del equipo de TMS Entertainment.

Pero, para todos los nuevos y que sintáis curiosidad por esta historia, os intentaré transmitir el porque es uno de mis manga favoritos, sin mencionar que siento que esta nueva versión del anime es un sueño hecho realidad.

La historia comienza con Tohru Honda, una estudiante de instituto, cuya vida no ha sido nada fácil desde que hace unos cuantos meses su madre murió de repente en un accidente. Por no causar problemas a su abuelo, decide vivir a escondidas de sus amigas en una tienda de campaña en mitad del bosque. Si, es tan deprimente como suena, pero ella siempre intenta mantenerse positiva por la promesa que le hizo a su madre, terminar el instituto, y además, gracias a todas las experiencias que le transmitió. Circunstancias de la vida, hacen que acabe viviendo en la casa de uno de sus compañeros de clase, Yuki Sôma, que vive con su primo Shigure. Desde ese momento su vida dará un gran giro e irá conociendo al resto del misterioso clan Sôma y todo cambiará.

A parte de ser una familia de chicos y chicas guapos, la verdad es que esconden un gran secreto, pues están malditos pues cuando les abrazan o chocan con alguien del sexo opuesto, se transforman en animales del zodiaco chino. No pasará casi nada de tiempo a que Tohru descubra la verdad, pero gracias a su actitud aceptará casi de inmediato la situación convirtiéndola en alguien realmente importante para ellos.

Puede que muchos puedan criticar la forma de ser de Tohru, pero su propia existencia es una mezcla muy complicada de sentimientos, y el temor a la soledad es uno de los más importantes. Con los Sôma encuentra un hogar y ellos en ella, encuentran cierta calma que no habían conocido hasta el momento. 

La serie mezcla tanto la comedia como el drama, y en muchas ocasiones las lágrimas están aseguradas, pues la historia se podría presentar como algo mucho más simple, y acaba siendo un torbellino de sentimientos muy oscuros por una maldición demasiado complicada que pocos pueden entender. Pero el amor, el cariño y la aceptación juegan papeles muy importantes en esta historia.

Tohru establecerá una relación muy especial con Yuki y su primo Kyo, junto a ellos recorrerá un camino hacia la madurez que ninguno de ellos podía imaginar. Del odio a la aceptación, del castigo al perdón. Fruits Basket es una historia tan especial que, personalmente, nunca pensé que pudiera despertar sentimientos tan agridulces en mí cuando empecé a ver su primer anime.

Tiene un mensaje muy positivo, que a pesar de todo lo malo, siempre hay que esperar que algo bueno llegue. Pues como bien nos recuerdan Hatori, otro de los primos Sôma, y Tohru: "¿Qué es lo que pasa cuando la nieve se derrite?"... Fácil, "llega la primavera".

Aunque la serie haya podido rehacerse, el resultado sigue transmitiendo esa nostalgia tan característica del manga, el espíritu está intacto. Se nota un aire a los 90, que era donde se basaba el manga, y podemos comprobar las raíces profundas de anclarse en el pasado, que es lo que pretende, aunque eso no quita que la producción original sea refrescante.

Puede que Fruits Basket parezca algo anticuado hoy en día para estas nuevas generaciones, pero para los fans de siempre sea un regalo cálido y añorado. La verdad que la serie es para todos, es una historia tratada con mucho cariño, y nos enseña que todos nos merecemos ser aceptados y queridos.

Pues no hay ninguna duda, una bola de arroz puede formar parte de una cesta de frutas. ¡Por supuesto que sí!

La primera temporada de Fruits Basket 2019 consiste en 25 episodios y volverá por una segunda temporada en 2020.
The following two tabs change content below.

Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

About Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.