Fariña 1×10: 1990

Fariña 1x10: 1990

Fariña 1x10: 1990

Series: Fariña

4.5 Stars

Summary

La Operación Nécora arranca en el año 1990 de manera anticipada cuando el sargento Darío Castro y el juez Baltasar Garzón descubren que el agente Romero es un topo, pero arranca con dos claras ausencias: la de Terito y la de Sito Miñanco, que han conseguido huir a tiempo.

Coder Credit

Baltasar Garzón y Darío Castro han tenido que adelantar la Operación Nécora por el aviso de Romero. Y, por el chivatazo, no han conseguido pescar a todos los peces gordos que querían: Sito Miñanco y Vicente Otero, más conocido como Terito, están en paradero desconocido.

Último capítulo de la serie de Antena 3. Diez años de narcotráfico en las rías gallegas resumidos en diez capítulos, y es que tengo que felicitarles, porque, dentro de las fronteras que marca la ficción, han conseguido contar un pasado muy reciente de España que conocía muy poca gente (y que hubiera conocido aún menos de no ser por la jueza que ordenó el secuestro de la novela).

Empezaron ganando la pelea los (por aquel entonces) contrabandistas, y le llevaban a la policía una ventaja impresionante. El sargento Castro no tenía ni recursos ni pruebas como para poder detener a cualquiera de los miembros de la corporativa por tráfico de tabaco. Pero la balanza empezó a inclinarse por el bando de la justicia, curiosamente en el momento en que Sito dio un golpe sobre la mesa y decidió dejar el tabaco para dedicarse a la cocaína, porque el tabaco era de viejos, pero la fariña era el futuro.

Después de diez años de peleas entre clanes, de negocios, de cambios en la mercancía y en los proveedores, de motines contra el jefe de la cooperativa (Terito) y de detenciones (Colombo les llevaba la delantera por dos años al resto de narcotraficantes), Darío consigue, con Garzón y con la inestimable ayuda de Carmen Avendaño y las madres de la droga, concienciar a un pueblo y hacerle ver que la riqueza de su tierra venía de barcos llenos de veneno.

Y la serie muestra perfectamente el cambio de mentalidad del pueblo. De hacer la vista gorda porque todos salían ganando y de políticos y policías aceptando sobornos, se pasa a una comisaría trabajando para encerrarlos y las mujeres de un pueblo gritando en la puerta de los bares con pancartas. Porque sí, las declaraciones de Padín y Portabales son fundamentales para poder detenerlos, pero no les terminaron encerrando porque hablaran. El abogado de los narcos, Ventura, consigue una vuelta de hoja cuando parecía que no había por dónde coger el juicio.

Yo creía que ya sabía lo que iba a pasar, era el último capítulo, ya lo tenían todo hecho. Todos los narcotraficantes estaban en la cárcel, Terito se planta en la comisaría y consigue librarse por un fallo en la redacción de la orden de detención y Sito estaba por ahí organizando la última descarga. Pero los narcotraficantes ya estaban en la cárcel. Estaban ahí porque alguien iba a declarar contra ellos, porque había pruebas. No esperaba que el abogado consiguiera desmontar las declaraciones de Padín y Portabales en un juicio en el que todo parecía tan claro. Y, después del juicio, van y salen absueltos los Charlines y los Bustelo. Es que parece absurdo.

Voy a retomar la trama que más historia tenía, quizás por ser la única detención que no llegó a hacer el sargento en el anterior capítulo por fuga: la historia de Sito Miñanco y Camila Reyes. Después de la huida, da en toda la diana el sargento Castro al detener al "Chino" y requisar los ahorros de toda la vida de Sito. Y el narcotraficante tiene una idea, que es la que le lleva a otra que voy a comentar luego porque fue la que más me sorprendió: tiene la idea de hacer una última descarga para Ballesteros.

El colombiano accede a ayudarle con el transporte de todo su dinero a Panamá a cambio de una última descarga, y Sito acepta. Pero no le queda otra que hacerla cuando pierde todo el dinero, aunque claro, tiene un problema gordo, y es que a él no le han detenido, pero todos los que trabajaban con él en el negocio están en chirona. Y recurre a las dos personas a las que pensé que no volvería a ver en toda la serie: a Roque y a Oli.

El reencuentro del antiguo clan de la Ros es una de las mejores escenas que hay en todo el capítulo. También demuestra la evolución que ha habido en las tramas de los personajes y en su carácter, porque Roque y Oli hubieran ayudado a Sito hacía años, pero ya tienen la cabeza sentada y una familia. Ya no son los mismos. Siguen siendo sus amigos, pero no van a jugarse todo lo que han conseguido por una última descarga.

Ellos no van a jugárselo todo, pero Sito sí. Y así mueve la primera ficha hacia lo que va a ser el jaque mate definitivo para uno de los mayores narcotraficantes que ha visto la ría de Arousa. Sito ha supervisado todas las descargas personalmente, y viaja hasta Galicia desde Pozuelo para organizarlo con Di Stefano. Pero el sargento Castro le estaba esperando. Y le detiene en la mejor escena del capítulo. Qué pasada de diálogo, es una escena muy simple pero con una fuerza increíble. Sobre todo por la frase que dice Sito cuando sabe que ya no hay escapatoria: el sargento le llama asesino, él baja el arma y dice que él no mató a Braulio. No intenta defenderse de los cargos por tráfico de drogas, eso le da igual.

Para terminar, me dejó completamente a cuadros que Bustelo se ofreciera a declarar en contra del resto de narcotraficantes, y me dejó más a cuadros que lo mataran. Creo que Alfonso Agra ha hecho un trabajo impresionante durante toda la serie interpretando al jefe del clan de los Bustelo, y creo que hace un último capítulo brillante junto con el actor que interpreta a su hijo, Chechu Salgado (que, como curiosidad, al igual que la mayoría de los actores, coincidieron antes en la serie gallega 'Serramoura').

Y, para Antena 3, me encantó el final. Creo que ha sido muy buena idea resumir el final de todos los narcotraficantes, cuáles fueron las condenas, y cómo acabaron en la cárcel los narcos que quedaron absueltos del macrojuicio de la Operación Nécora. Eso, y comparar a los personajes caracterizados con las personas reales. Como pega, creo que hubiera sido aún mejor si se explicara la resolución de algunas historias que ni aparecen, como la enfermedad del sargento Castro, que ni siquiera se llega a mencionar qué tenía; su historia con Maruxa, que aparecen en el capítulo nueve y se acabó; y la historia de Carmen Avendaño, que tiene delito que haya sido uno de los personajes que más relevantes me han parecido y que no se diga nada al final.

Por lo demás, creo que es una de las series españolas del año que no se pueden dejar pasar. No por la polémica, sé que ha influido mucho en su éxito, pero más a nivel promocional que de calidad. Es una serie histórica muy buena, de calidad, y de algo que ha ocurrido recientemente, y creo que tiene mucho mérito que no hayan desilusionado con las altas expectativas que la crítica tenía con 'Fariña'. Buen trabajo, Atresmedia, y estupenda investigación, Nacho Carretero.

The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.