Fariña 1×09: 1989-1990

Fariña 1x09: 1989-1990

Series: Fariña

4.5 Stars

Summary

Padín y Portabales están decididos a hablar, y Garzón ya está preparando la operación para detener a todos los narcotraficantes, pero la cooperativa tiene a su abogado y varios ases en la manga.

Coder Credit

Después de casi una década de contrabando y varios años de narcotráfico, y después de tener una inmunidad que rayaba en lo incoherente, la ley se pone las pilas para atrapar a los delincuentes. Parecía que no habían hecho nada en nueve años, pero no, nos tenían engañados. Así que ahora toca limpiar la ría de Arousa.

Después de 1988, llegamos al penúltimo capítulo y la trama se complica... tanto para la ley como para los narcotraficantes. Para el equipo del sargento Darío Castro se complica porque por fin, después de muchos capítulos, se ha dado cuenta de que hay un topo en su brigada (hurra, sargento Castro, solo te ha costado siete capítulos).

En la cooperativa de los narcotraficantes, empieza a haber problemas con la legislación, y ahí su abogado ni pincha ni corta. Porque sí, tendrían a media Xunta en cartera, pero, amiguetes... aunque parezca mentira, no todo el mundo hace la vista gorda por unos cuantos millones de pesetas.

Empiezo por los narcos. Laureano Oubiña sale de la cárcel. Colombo no tiene tanta suerte, pero, ¿por qué sale Oubiña? Porque los cargos por contrabando de tabaco, al entrar en la CEE, han prescrito. A Colombo lo pillaron con fariña, pero a Oubiña le tenían entre rejas por contrabando y agresión, así que... un narco más, una victoria menos para el sargento Castro.

Pero sigue habiendo una herida abierta, al menos, entre los Bustelo y los Charlín. Javi y Leticia están en casa, pero Leticia está harta de tener que trabajar para su tío. Se entera de que, para blanquear dinero, Manuel Charlín llegó a un acuerdo con un vecino del pueblo al que le tocó la lotería, y se encarga personalmente de robar el boleto premiado. Casi le pilla Pilar (lo que se sufre en esa escena, y qué bien aguanta el tipo Cristina Iglesias), pero consigue huir con todo el dinero y con Javier Bustelo.

Se arma cuando están todos los narcos en casa de Oubiña celebrando que ha salido de la cárcel. Eso sí, con la televisión, que justo ese día había partido y ninguno de los de la cooperativa se lo quería perder, a pesar de la insistencia de Esther Lago (un toque que representa maravillosamente el carácter español). Se arma, sí, pero sin Sito Miñanco. Ahora comento su historia y la de Camila.

Bien, lógicamente, los narcos están encantados con la noticia de que sus delitos han prescrito, pero a Carmen Avendaño no le hace ni pizca de gracia. Va a gritar al sargento Castro a la comisaría en cuanto se entera. Al sargento no le hace ni pizca de gracia (pero es un lujo ver a Iolanda Muíños liándola como representante de la lucha contra la droga). Sale de la comisaría, coge su cartel, llama al resto de madres de la droga y se plantan con un par de narices en la puerta de la casa de Laureano Oubiña.

Qué pedazo de escena. O sea, qué maravilla y qué fuerza las madres de la droga gritando a los seguratas de la puerta de Oubiña, sin achantarse aunque vayan armados hasta los dientes. Olé, olé y olé. El sargento habrá hecho lo que ha podido, no lo discuto, pero la movilización de la gente, la concienciación del pueblo y el inconformismo lo lideran Carmen y el resto de madres de la droga. Voy a permitirme el lujo de decir que, tal y como lo plantea la serie, sin ellas no hubieran terminado con el narcotráfico gallego.

Sigo. El sargento Castro, como he dicho antes, por fin descubre quién es el topo. Recibe una llamada de Garzón, le comenta el problema, el juez se pone borde y deciden hacer un cambio de planes: esa misma noche, irán a por todos los narcotraficantes con las declaraciones de Padín y Portabales.

Detienen a todos los narcos menos a uno. El topo aprovecha y le cuenta a Sito que la policía tiene en marcha un plan con Garzón para ir a por ellos. Con el dinero, huye antes de que el sargento Castro vaya a por él, y Sito, avisando solo a Terito por lealtad, huye con Camila a Panamá.

Falta un capitulillo por comentar, el final, la resolución de la Operación Nécora, los meses que faltan del año 1990. ¿Qué va a hacer el abogado para sacarlos de la cárcel, si es que puede? ¿Qué pasa con Carmen Avendaño y el accidente de coche que ha tenido con su marido porque algún narco le ha cortado los frenos? Bueno, y lo importante para Antena 3: ¿van a cerrar la serie con un broche de oro, o van a cagarla después de nueve capítulos?

The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.