Fariña 1×07: 1987

Fariña 1x07: 1987

Fariña 1x07: 1987

Series: Fariña

4 Stars

Summary

Hay un narco menos en la ría de Arousa, pero ahora quieren venganza por la muerte del ayudante de Colombo. Está a punto de estallar la guerra entre el bando del narcotráfico y el de la policía y, aunque Sito y Darío intentan evitarla, parece que se están quedando sin mecha.

Coder Credit

Colombo ya está en la cárcel, punto para el sargento Darío Castro y Maruxa, la viuda de Braulio. Pero, durante la huida para evitar a los aduaneros en la descarga de cocaína del narcotraficante, la lancha volcó entre las bateas y murió su mano derecha. Ahora, los que trabajan para los narcos quieren que la Guardia Civil pague.

A pesar de que se tiene que preocupar por un narco menos, el sargento Castro sabe que ganar una batalla no significa ganar la guerra. La cooperativa sigue teniendo muchos apoyos, y con la ayuda de Maruxa, por muy buena que sea, no tiene suficiente. Y menos, con el mundo del narcotráfico gallego reclamando venganza por la muerte del ayudante de Colombo. Está a punto de estallar una guerra, y no puede ni detener a los aduaneros para que no entren en su juego ni detener a los narcos.

Con esa atmósfera, estupendamente conseguida gracias a los pedazo actores y a la realización de la serie (planos, guion, iluminación, vestuario, decorado), empieza el año 1987 en 'Fariña'. Así que, si os estáis preguntando si han conseguido mejorar el capítulo de la semana pasada, sí, lo han conseguido. No hay casi escenas en las que no haya ni un ápice de tensión.

 

Con el ambiente así de caldeado, Sito organiza una descarga de fariña. Les exige que no haya bronca con los aduaneros, que si les persiguen, tiren la mercancía. Esa misma noche, cuando la lancha del SVA les apunta con el foco y les da el alto, Amador, que va en la barca con Petete, utiliza las luces para cegar a los pilotos y quitarse de encima a los de Aduanas. Pero no sale como él quiere: el aduanero acaba en urgencias, grave. Sobra decir que Sito no encaja muy bien la noticia (hay que admitir que Javier Rey lo parte en este capítulo).

Ese no es el único problema de Miñanco. Después de que Camila se acostara con Tati, apenas han vuelto a hablarse. La panameña, viendo que Sito no le hace ni caso, hace las maletas y le dice que se vuelve a Panamá. Bien, aquí todavía no me hace mucha gracia el personaje de Camila, pero luego os cuento por qué creo que puede empezar a aportar tanto como aportaba en los primeros capítulos.

Para el resto de la cooperativa, las cosas tampoco están saliendo a pedir de boca. Quieren sacar de la cárcel a Colombo (que parecía un tío duro, pero no está llevando muy bien lo de estar encerrado), y, lógicamente, evitar que encierren a alguno más. Pero, con la policía pisándoles los talones, las descargas no están funcionando bien: Bustelo ha tenido que deshacerse de bastantes kilos de hachís para evitar a los aduaneros, Sito acaba de ver frustarse una de sus descargas y Charlín quiere nuevos contactos, así que llama a Ballesteros.

 

¿Cuál es el problema? Que Ballesteros pide fianza, al igual que se la pidió a Sito. Y es entonces cuando entra en juego de nuevo Javier Bustelo, que se había ido a Madrid con Leticia Charlín, pero que vuelven cuando se quedan sin dinero. Le pide trabajo a Manuel Charlín. Después de una discusión y de una ardua negociación, Javi se sube en el coche con los Charlines para ir de fianza humana (brillante la vuelta a la serie de Chechu Salgado).

Pero la descarga no sale bien, la lancha sufre un accidente y se pierde la mitad de la cocaína. Justo cuando van a contárselo a Ballesteros, el abogado da una (muy mala) idea: mentir a Ballesteros, decirle que se perdió toda la mercancía y quedarse con lo que ganen en la venta. Manuel acepta, y manda la fariña a Valencia. Otro golpe para los Charlines: la policía pilla la mercancía y Ballesteros se entera de que le han mentido. Conclusión: Javi, por la estrategia de Manuel Charlín y del abogado, está a punto de morir.

Leticia, desesperada, acude con Bustelo a la casa de Sito para pedirle que negocie con Ballesteros. Él le llama, y le dice que va a pagar la deuda de 500 millones de pesetas para salvar al chaval, pero el colombiano se niega porque no quiere hacer tratos con Sito. Eso deja al gallego con una única bala en la recámara: Camila, que está en el aeropuerto, a punto de embarcar hacia Panamá.

 

Las tramas va enlazándose perfectamente, sin dejar ningún cabo suelto. Lo que más fuera de lugar queda, aunque tampoco es que desentone mucho, es la detención del segundo narco, Laureano Oubiña. También tengo que decir que es muy probable que parezca que no encaja por lo estúpido de la situación, pero bueno. En fin, que Oubiña está tan tranquilo cenando con Esther cuando un grupo de atracadores les apuntan con pistolas y se llevan todo el dinero que guardan en la nave industrial. La Guardia Civil va a tomarles declaración, Darío presiona y el narco acaba agrediendo a uno de los agentes. Así es como detienen a Oubiña, de ahí que me parezca algo tonta teniendo en cuenta cómo pillaron a Colombo.

Retomo la historia de Camila y Sito para cerrar. Tenemos al gallego en medio del aeropuerto, intentando convencer a Camila para que llame a Ballesteros y negocie para salvar a Javi. Camila parece pensárselo, pero termina aceptando y arreglando las cosas con Sito. ¿Por qué digo que va a empezar a aportar casi tanto como en los primeros capítulos? Porque equilibra de nuevo a Sito, que estaba bastante descontrolado últimamente, porque gracias a ella sobrevive Javi Bustelo, y porque Tati aparece en el adelanto. Bueno, y si os parecen pocas razones para ver el siguiente capítulo, Carmen Avendaño, indignada y enfadada por tener a su hijo en coma por sobredosis, levanta a las madres contra la droga. ¿Qué pasará en 1988?

The following two tabs change content below.

Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.

Latest posts by Andrea Arias (see all)

About Andrea Arias

Empecé a perseguir historias con Castle y me topé con el mundo del cine y las series. Ahora, para mí, las buenas películas y series suelen tener un policía y un caso, o, en su defecto, un escritor sarcástico.